Comunicado STECyL-i. Balance Oposiciones 2018

Seguimos insistiendo: este sistema está caducado, priman los conocimientos teóricos y memorísticos frente a la capacidad pedagógica y la experiencia docente

  • Es llamativo el hecho de que en varías especialidades no hayan aprobado suficientes opositores para cubrir el número de plazas.
  • 267 plazas quedarán desiertas. Algo difícil de entender en un proceso en que concurren más de  13.000  personas.

A lo largo de esta semana han acabado los procesos selectivos puestos en marcha por la Consejería de Educación que se han venido desarrollando desde el 23 de junio y del que queda pendiente aún la proclamación oficial de las personas seleccionadas finalmente.

Desde STECyL-i consideramos que ha llegado el momento de realizar una reflexión y un análisis sosegado de todo este proceso, tanto en lo que se refiere al ámbito del Ministerio de Educación – que impuso un Real Decreto de acceso que nadie quería -, como en el ámbito de nuestra Comunidad, que una vez más reitera la falta de interés de la Administración para que el proceso selectivo ofrezca garantías de transparencia y objetividad para las personas aspirantes.

En lo que se refiere al Real Decreto de acceso, queda patente la necesidad de modificar el sistema de oposiciones. Se trata de un sistema obsoleto que prima los conocimientos teóricos y memorísticos frente a la capacidad pedagógica y la experiencia docente, unas competencias que las personas aspirantes no pueden demostrar con este sistema puesto que establece ser eliminados si no se supera la primera parte teórica. Por esta razón desde los STEs-i hemos solicitado la convocatoria urgente de la Mesa sectorial del MECD para analizar en profundidad los defectos del sistema.

En lo que se refiere a las oposiciones organizadas por la Consejería de Educación celebradas en Castilla y León, creemos que han ocurrido ciertos desajustes que detallamos a continuación:

  • Respecto a los tribunales, desde STECyL -i queremos transmitirles nuestro apoyo, puesto que han realizado esta ingrata labor en unas condiciones muy precarias: comienzo de procesos selectivos sin haber terminado el curso en los centros, fuera de sus lugares de origen, trabajo a destajo y jornadas interminables de más de 12 horas para cumplir con los plazos y condiciones que les fueron impuestas por la Administración, todo ello recompensado con dietas ridículas basadas en el Decreto de indemnizaciones de 1993, que no han sido actualizadas desde el año 2007, y que obligan a los tribunales a adelantar esas cuantías
  • En cuanto al desarrollo y resultados de las oposiciones en Castilla y León, muchos de los problemas que han surgido eran previsibles y por esta razón STECyL-i presentó una serie de propuestas de mejora de las bases de la convocatoria, que lamentablemente no fueron tenidas en cuenta.
  • Los criterios de corrección y de calificación eran tan generales y básicos que se ha dado la paradoja de que ha habido diferencias sustanciales en los aplicados por los tribunales de una misma especialidad, lo que supone que haya gente que se sienta más perjudicada por el hecho de estar en un tribunal u otro.
  • Al ser pruebas eliminatorias, la prueba práctica ha determinado que en varias especialidades no hayan aprobado suficientes opositores para cubrir el número de plazas.
  • Al no existir unos criterios objetivos acerca de la prueba práctica cada Comisión de selección ha establecido unas pruebas con duración y dificultad muy diversa dependiendo de la especialidad. Además, en casi todas las especialidades los opositores desconocían el valor de cada una de las preguntas de esas pruebas, causándoles el consiguiente perjuicio.
  • Nos llama la atención esta situación de opacidad que contrasta con los criterios de transparencia exigidos oficialmente y que los propios docentes aplican a lo largo del curso con su alumnado al ofrecer explicaciones, atender reclamaciones, enseñar exámenes e incluso entregar copia de los mismos. No es la primera vez que la Consejería maltrata a sus propios docentes a quienes exprime al máximo durante el curso para luego no corresponder con la misma delicadeza.
  • El número de suspensos en la primera prueba ha sido muy elevado. Se da la circunstancia de que, en algunos casos, ya en esta fase primera ha habido menos aprobados que plazas ofertadas. Ocurre eso en hasta 12 especialidades. Los aspirantes se quejan de la excesiva dureza de la prueba práctica y de la falta de transparencia del proceso y de los criterios de calificación aplicados a los que ya hemos hecho referencia.
  • No se ha garantizado el anonimato de las personas aspirantes en las pruebas escritas, tal como se hace en la mayoría de las CCAA, máxime en especialidades pequeñas, con una elevada probabilidad de coincidencia en el mismo tribunal de personas que se conocen por haber coincidido antes en el lugar de trabajo, por señalar alguna posibilidad.

Han quedado un total de 158 plazas desiertas, algo difícil de entender en un proceso en que concurren más de 13.000 personas.

Por señalar algunos casos llamativos, habría que hablar de especialidades en las que han quedado desiertas la mitad de las plazas ofertadas, como en buena parte de las especialidades correspondientes a Formación Profesional (Soldadura, Procesos y Medios de Comunicación, Cocina y Pastelería, Mantenimiento de Vehículos, Operaciones y Equipos de Elaboración de Productos Alimentarios, Procedimientos de Diagnóstico Clínico y Ortoprotésico) o Física y Química y Matemáticas, en las que quedan desiertas 112 plazas.

Además, las plazas para el turno de personas con discapacidad han quedado desiertas en muchos casos, sin poder pasar al turno libre. Solamente 11 personas del acceso por minusvalía han aprobado, de las 120 plazas ofertadas, por lo que no se van a adjudicar 109 plazas, que, unido a las 158 anteriores, da un total de 267 plazas perdidas.

Estamos en condiciones de hacer un primer análisis referido al impacto que pueda tener este proceso selectivo y señalar que ha servido para garantizar la estabilización en el trabajo de una serie de personas entre las que se encuentra un número significativo de personal interino hasta el momento, y nos felicitamos por ello. Sin embargo, también estamos en condiciones de asegurar que habrá otro grupo de personas que se queda fuera y seguramente tenga que afrontar una complicada situación personal y laboral con el inicio del curso 2018-2019. Habrá que esperar a la adjudicación de plazas de agosto para poder contrastar los datos reales y tener una idea más ajustada del impacto final.

En todo caso, desde STECyL-i creemos que estamos ante un modelo de selección agotado, tanto por las condiciones excluyentes del modo de acceso como por los defectos señalados en el desarrollo práctico de la prueba.

Secretariado Federal STECyL-i

Christina Fulconis. Portavoz

STECyL-i

También te gustará...

4 Respuestas

  1. Opositora dice:

    Bueno, algo va saliendo. Deberían tener en cuenta también el hecho de que al ser un sistema eliminatorio y con las características del actual (mayoría de suspensos en la parte práctica), la nota máxima resultante para nuevos presentados en el apartado B es 1,99. Esto es una gran desventaja ante opositores interinos que asistieron a oposiciones no eliminatorias y pudieron sumar más puntos, a los que se guarda la nota. Al ser sistemas diferentes deberían plantear alguna solución.
    Otra cuestión son prácticos imposibles de resolver en el tiempo establecido, es un despropósito.

  2. Profesor dice:

    Está muy bien que critiquéis que las plazas de discapacidad no se pasen al turno libe pero creo que tendríais que luchar para que los opositores que concursan en ese turno sean tratados con igualdad. Porque, no olvidemos, que muchos tribunales no quieren que existan esas plazas de reserva y estos opositores son tratados con excesiva dureza (más que los del turno libre): Al igual que queréis que las plazas del turno 1 no queden desiertas, deberíais luchar porque las plazas del turno 2 fueran dadas en su totalidad. No hablo de regalar plazas obviamente pero si de luchar y pelear porque estas plazas no queden desiertas convocatoria tras convocatoria. Porque cuando eso ocurre, a mí me da mucho que pensar. No me creo que todos los opositores de este turno sean inútiles, vagos o no se hayan preparado la oposición. Pero no, vosotros seguiréis peleando porque esas plazas no cubiertas pasen al turno libre. Es lo único que os importa.

    • webmaster dice:

      Evidentemente nosotros lo que queremos es que se cubran todas las plazas sean del acceso que sean.Ya la oferta en sí es insufiente para las necesidades educativas. El objetivo es crear empleo estable y reducir drásticamente los índices de interinidad. Un profesorado estable, unas plantillas estables, unos centros con continuidad, con equipos docentes que puedan dar continuidad a los proyectos educativos mejoran sustancialmente la calidad educativa.

      • Profesor dice:

        Seguís sin responder a mi observación. Nadie duda de lo escandaloso de estas oposiciones, sobre todo en lo referente a los ejercicios prácticos y al tiempo insuficiente para realizarlos y, en algunas especialidades, en la excesiva dificultad de los prácticos planteados. Nadie duda de lo indignante de baremaciones para interinos.
        Sin embargo, no os veo indignados ni quejosos porque las plazas del turno 2, año tras año, sigan si cubrirse por los opositores de este turno. Parece que poco os importa lo que pasa con esos opositores (muchos de ellos interinos) que, ya no solo se tienen que enfrentar a su situación personal y la vida diaria con esa discapacidad (que, aunque no se vea en todos los casos, sí les puede afectar seriamente( sino a la reticencia por parte de tribunales sin escrúpulos que no dudan en juzgarlos con excesiva severidad por estar en contra de la existencia de este cupo reservado. Solo os veo poner el grito en el cielo porque las plazas del turno 1 no se cubran en su totalidad o porque las plazas desiertas del 2 no pasen al turno 1. Cuando es exactamente lo mismo por lo que protestáis ante lo ocurrido este año en las especialidades en las que van a quedar plazas desiertas. Haced también un estudio en las últimas convocatorias sobre lo que ocurre con estos opositores y este turno cuyas plazas, por sistema, nunca se cubren por opositores por discapacidad. Me gustaría saber si, en secundaria, en las últimas cinco convocatorias, ha habido alguna especialidad en la que se hayan cubierto todas las plazas por opositores de este turno o, si al menos, se han cubierto ¡¡¡la mitad!!! de esas plazas por personas que concursan por este turno.
        Echadle un ojo a esto que os digo y os llevaréis una sorpresa. Aquello que criticáis y que ha pasado este año lleva ocurriendo siempre en los opositores del turno 2. Y nunca nadie, ningún sindicato, ha protestado por ello.

Responder a webmaster Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons