Educación Pública, I y II

Arsenio Terron Alfonso. Profesor Universidad de León

Arsenio Terrón Alfonso

Profesor Universidad de León

Quién tenga por costumbre leer estas reflexiones semanales, recordará que hace ya algunos años les conté el experimento de la rana y el agua hirviendo. Valga de nuevo el símil para explicar la actuación perfectamente diseñada para dañar, socavar, y si pudieran y ello no les causara de momento más daño que beneficio, dinamitar el sistema público de educación.

Según las leyes de la física, cualquier acción genera una reacción de igual intensidad y de signo contrario. Por ello, si se planifica una actuación de modo agresivo, radical, puede provocar en la población una reacción poderosa que impida o contrarreste las medidas propuestas. Ellos nunca han intentado dinamitar el sistema público de educación con medidas drásticas, si no que han diseñado un plan para someterlo poco a poco, sin que lo parezca, hasta llegado un punto en que ya no haya vuelta atrás.

Hubo un momento que en este país solo había enseñanza pública, para todos, y enseñanza privada, solo para unos pocos, muy pocos privilegiados económica y socialmente. Por eso se inventaron el sistema de enseñanza concertada, con el cual hacer creer a muchos que ellos eran como las élites económicas o sociales y que se podían permitir los lujos de los colegios privados, eso sí, siempre y cuando fuera papá estado quien pagase los gastos derivados, todo ello disfrazado vergonzosamente y aplaudido por la clase media como el derecho de los padres a elegir el sistema educativo de sus hijos. Nada que objetar a este principio, salvo si acaso que quien quiera un sistema diferente al público y universal, debiera pagarlo de su propio bolsillo.

Quienes quieran sentirse diferentes, quienes quieran pensar que llevar a sus hijos a colegios concertados los eleva en el escalafón social, a ellos debiéramos decirles nosotros que se equivocan totalmente. Bien se encargan los poderosos de diferenciar entre los que son y los que simplemente lo parecen. Los diseñadores del proyecto siguen enviando a sus retoños a colegios elitistas (continuará).

… Los diseñadores del proyecto siguen enviando a sus retoños a colegios elitistas privados y dejan el invento de los concertados para los quieren ser pero no son.

Poco a poco, como una gota de agua que cae durante años en el mismo punto de una durísima roca y que termina haciendo un gran agujero, así están actuando las fuerzas demoledoras del sistema público de educación.

Paso a paso, sin que se note demasiado, para que la rana (la sociedad) no salte y se escape de la olla en la que el agua comienza a hervir, para que la gente no reaccione de manera furibunda, para que casi no se perciba por el común de los mortales, así es como poco a poco, van poniendo, los diseñadores del plan, un ladrillo más en el edificio del sistema de la enseñanza concertada, al mismo tiempo que eliminan o quitan uno o dos de esos ladrillos del gran edificio del sistema público de enseñanza.

Cuando quienes debieran velar por la salud de lo público son los primeros que lo menosprecian y no lo defienden, cuando quienes debieran generar medidas de apoyo a todo lo público se preocupan más por favorecer y engordar las cuentas de los ya de por sí muy acaudalados que ven la educación simplemente como un negocio, terminarán por provocar un deterioro continuo y duradero del sistema universal de educación que entre todos creamos en España.

Si además de todo, la gran mayoría de esos colegios concertados, si no todos, están ligados a una única vía confesional, seguiremos donde siempre ellos nos han querido: en el rebaño donde mansamente pastamos creyendo que es la mejor de las hierbas la que tragamos, sin levantar la vista hacia el horizonte donde veríamos que más allá hay nuevos campos, diferentes, libres, sin doctrinas, sin ataduras y que nos liberarán de la tiranía concertada.

Aún estamos a tiempo de parar la sangría que cercena, cada año un poco más, a la educación pública para seguir fomentando la concertada que en ninguna prueba de nivel ha demostrado jamás la obtención de mejores resultados académicos.

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons