El Consejo Escolar presente un informe sobre los deberes

  • Plantea orientaciones de cómo deben ser los deberes de nuestros hijos.
  • El documento no ha pasado por el Pleno del Consejo Escolar, aunque sí por la Comisión Permanente.

Aunque hablan de un documento del Consejo Escolar, se refiere a que el curso pasado hubo una jornada de debate convocada por el Consejo Escolar de CyL y que van a presentar unas conclusiones que aún desconocemos y que es mucho suponer que el documento de 20 puntos que citan esté acordado o consensuado, ya que no se nos ha remitido ni se ha llevado al Consejo tras dicha jornada.

El informe ‘Oportunidades de los deberes escolares. Pautas y orientaciones’, elaborado por el Consejo Escolar de Castilla y León recomienda que los tutores coordinen los deberes de los alumnos de su grupo estableciendo una fórmula común para cada nivel educativo y los planifiquen a principio de curso. En ningún caso estas tareas deben considerarse «un castigo» porque «su utilización como herramienta disciplinaria» las aleja de su función.

De este modo, según recoge el citado informe en sus recomendaciones que no tiene carácter de dictamen preceptivo, ni pretende constituirse en «normativo y obligatorio», plantea varias actuaciones en materia de coordinación del centro para dar respuesta a la polémica suscitada con la idoneidad o no de los deberes escolares. Sostiene que los deberes deben servir para evaluar la comprensión y el trabajo desarrollado por el alumno y para detectar errores y enmendarlos y cada centro determinará la calificación o no de los deberes y su influencia en la nota de evaluación, si bien, a su juicio, deberá quedar recogido en las programaciones didácticas e informar a las familias.

La cantidad y el tiempo de los deberes dependerá de la edad y la etapa y para «evitar el exceso de tareas» es fundamental la coordinación del profesorado y recomienda que se delegue en el tutor esta función. Es necesario adecuarlas en función de las capacidad, ritmos y destrezas del alumno, bien para cada escolar o grupo. En todo caso, sostiene, deben ser tareas «revisadas y evaluadas» por el profesorado..

«Nunca deberán considerar las tareas escolares como un castigo o una penalización con consecuencias negativas» porque, argumenta, su utilización como herramienta disciplinaria «las aleja de su función y objetivo real».

Propone que cuando algunas familias tengan dificultades para ofrecer a sus hijos garantías de «espacio, tiempo y recursos académicos» para realizar los deberes es conveniente, según el informe, «analizar, buscar y proponer alternativas que la administración y los centros pueden proporcionar: aulas abiertas, horas de estudio, bibliotecas, apoyos y refuerzo de profesorado».

El informe apuesta por consensuar en el seno de la comunidad educativa la necesidad o ausencia de deberes escolares y los objetivos y beneficios, en su caso, mediante la reflexión sobre el tipo de tarea que se envía para casa o su grado de dificultad, analizando los posibles efectos de las familias, alumnado y profesorado, tanto a nivel académico, como emocional, disciplinario, de apoyo o de recursos.

También, recomienda reflexionar y consensuar de forma general los tiempos escolares (dentro y fuera del aula) y singularmente para el alumnado, atendiendo a sus demandas prioritarias, concretando, en su caso, tiempos máximos de tareas diarias y respetando el tiempo de ocio y juego así como dar reconocimiento y palabra al alumnado a través de su representación estudiantil, singularmente en la Educación Secundaria, para que pueda participar en el análisis y toma de decisiones, en su caso, sobre los deberes escolares con el objetivo de comprender el sentido y la intención de las tareas fuera del aula y para evitar el sentimiento de debilidad y sufrimiento, causado por la posible falta de coordinación entre el profesorado del aula.

 

Un documento consensuado por el Consejo Escolar de Castilla y León, asumido ya por la Consejería de Educación, considera que los deberes escolares deben adaptarse a las etapas académicas y a la capacidad de cada alumno, ser racionales en su planteamiento y dejar tiempo libre.

«No hay que considerarlos como un castigo sino como un aprendizaje», ha resumido en su esencia el presidente del Consejo Escolar de Castilla y León, Marino Arranz, quien esta mañana ha presentado en Valladolid el informe titulado «Oportunidad de los deberes escolares. Sugerencias y orientaciones».

Ha sido elaborado y consensuado durante los últimos meses entre representantes de los alumnos, del profesorado y de los padres y madres de los estudiantes, en todos los casos tanto de los centros públicos como privados, y un borrador del mismo fue enviado hace varias semanas a la Consejería de Educación «que lo ha respaldado».

deberes-ESOLa intención es la de «concienciar a los padres y profesorados durante este curso» con la confianza en que al final del mismo fructifique y varíe el modelo establecido en Castilla y León, ha manifestado Arranz.
Los deberes «pueden servir como el lugar adecuado para percibir las carencias en el aprendizaje y aplicar las soluciones inmediatas», ha manifestado Javier Ampudia, representante del profesorado de enseñanza pública, quien se ha mostrado partidario de una coordinación para evitar «la innecesaria acumulación» de tareas.

Para María del Carmen Gómez, portavoz del profesorado de enseñanza privada, los progenitores no deben inmiscuirse nunca en las labores académicas de sus hijos en casa, que en su opinión deben ser individualizadas en función de las características de cada estudiante, y convendría estimular el uso de las nuevas tecnologías.

Considera que los deberes tienen que primar la memorización y el esfuerzo, y que han de marcar retos para implicar al alumno, pero «siempre respetando y confiando en el criterio de los docentes», ha puntualizado.

Otro de los autores del informe, Marina Álvarez (CONFAPACAL), cree necesario dedicar un tiempo diario en casa al estudio, en coordinación con los profesores y progenitores, y que éstos pueden ayudar a sus hijos a preparar su plan de trabajo «pero nunca suplir al docente».

En representación de los alumnos, Fernando Ruiz (FADAE), ha resaltado la importancia del ocio y tiempo libre en las etapas educativas de Infantil y Primaria, «enseñarles en ese momento a estudiar para que cuando lleguen a la ESO sepan organizarse de un modo más autónomo». Charlas de formación para enseñar a trabajar en casa y tareas racionales han demandado el portavoz de FADAE.

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons