El estudiante más listo aprendió en la escuela pública

Reivindica «la enseñanza pública», a la que considera responsable de su éxito académico.

El gaditano Miguel Gallardo comparte con un estudiante alicantino la máxima puntuación en Selectividad

La Zarzuela no parece un mal sitio para estudiar. Encaramada en una ladera de Tarifa, esta aldea gaditana tiene como mayor distracción para sus 300 vecinos el hipnótico girar de los aerogeneradores que salpican campos segados y plantaciones de girasoles. Con ese paisaje de fondo, Miguel Gallardo ha logrado un 14 sobre 14 en Selectividad, la nota más alta de España, junto con el alicantino Carlos Rodríguez. El gaditano, de 18 años, ya ha decidido que estudiará un grado en Traducción e Interpretación en Sevilla.

Hijo de la enseñanza pública —a la privada no le sale rentable ir a las aldeas—, este gaditano de 18 años se crio en una zona que vive bajo el estigma del paro y ha salido peleón: «Vengo de un pueblo pequeño; se cree que los logros vienen de las grandes ciudades y no es así. Además, reivindico las letras y las humanidades, estamos infravalorados”, reta. Y también reivindica «la enseñanza pública», a la que considera responsable de su éxito académico.

Un expediente perfecto: 10 en el bachillerato de humanidades y la máxima calificación en la Selectividad. “Cuando me llamaron para decírmelo, pensaba que era para comunicarme que me habían suspendido por mi mala letra. No sabía que me iba a salir tan bien porque terminé los exámenes con cierta inseguridad”, reconoce Gallardo, sentado en el salón de su casa. Pero quienes le rodean en la estancia —Juani Muñoz y Julián Gallardo, sus padres, y su hermana mayor Ana, estudiante de 3º de Telecomunicaciones— no pueden negar que “el niño” apuntaba maneras desde pequeño.

“El afán por estudiar le viene de siempre. Cuando era chico y le daban dinero sus abuelos él siempre decía ‘lo guardo para cuando vaya a la universidad”, rememora Muñoz entre risas. Gallardo empezó a despuntar en la escuelita rural de La Zarzuela. Su estela siguió en el colegio de la vecina localidad de Zahara de los Atunes y culmina en el instituto Trafalgar de Barbate, a donde iba cada mañana en transporte escolar, el clásico periplo diario o semanal de los estudiantes de pueblo. “Por donde ha pasado, ha dejado huella”, dice la madre. Y no es pasión de sangre. Los profesores también han agradecido al muchacho haber puesto al instituto público “en lugar destacado a nivel nacional”.

En toda su trayectoria educativa, las calificaciones de Gallardo nunca han bajado del sobresaliente o el notable alto, en un mal día. “Lloré una vez que saqué un 7,5 en Matemáticas. Me presenté a las recuperaciones”, recuerda el joven. Porque Gallardo no deja hueco a la autocomplacencia y la desgana: “Mi sentido de la responsabilidad es más alto que la pereza”. Y con ese acicate ha pasado un curso estresante de 2º de bachillerato, con largas tardes de estudio que empezaban a las cuatro de la tarde. “Pensaba que me iba a quedar calvo”, asegura, aún con cara de preocupación.

No es un ratón de biblioteca. Gallardo estudia de pie, paseando de acá para allá mientras repasa la lección en voz alta por la casa. En esos menesteres ha pasado el último curso, deambulando por los pasillos y la habitación en La Zarzuela y con un tiempo limitado para el ocio. Pero el joven advierte con sorna: “Tengo vida social, la gente que estudiamos también tenemos aficiones”, dice en la forma coloquial andaluza. En su caso, ir a la playa, salir con su hermana —se llevan algo más de dos años—, ver series o leer. A eso y a sacarse el carnet de conducir dedica ya el que es su último verano en casa, antes de empezar la vida universitaria.

Aunque su mayor afición es la música. Toca la guitarra, cantó en su graduación y reconoce que le gustaría dedicarse a ella, “aunque ahí tiene que ver también la suerte y la oportunidad”. Por eso, de momento, apuesta sobre seguro y ya ha presentado la preinscripción para estudiar Traducción e Interpretación, otra de sus pasiones, en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. “Estudiar es chungo, ¿te vas a meter en algo que no te gusta?”.

Porque la Educación Pública es excelencia, diversidad, aprendizaje en valores, igualdad, es de tod@s y para tod@s, llega a todos los lugares…

Por estos y otros motivos creemos en ella y la defendemos.

? POR UNA EDUCACIÓN PÚBLICA DE CALIDAD DE TOD@S Y PARA TOD@S ?

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons