¿Es Posible un Acuerdo por la Educación?

 La controvertida Ley Lomce, en realidad reforma en lo sustancial por vía de urgencia de la LOE sin consenso y amparada en el apoyo de la mayoría absoluta de los populares.

 

Editorial Escuela Hoy   18/12/15

A pocos días de abrirse las urnas, las diferentes formaciones de una manera u otra recogen lo que quieren hacer con la educación de este país. Cierto es que con una educación pública, tomando el pensamiento de Nelson Mandela “la hija de un campesino puede ser médica, el hijo de un minero jefe, o el hijo de un trabajador agrícola presidente de una nación” y por ello todos los partidos que se presentan saben lo que afirmó el propio Mandela “La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”. Por ello el cómo se organice la educación es clave para tomar el rumbo de una sociedad que promueve las mismas oportunidades para todos independientemente de su origen o extracción social o seguir el camino de mantener unas oportunidades única y exclusivamente para unos pocos, mientras la mayoría no podrá alcanzarlas y se perpetuará en su lugar de origen sin poder prosperar.

Quien afirma que la educación no tiene nada de ideológico o debe tenerlo desde la perspectiva de cómo organizarla, miente. tira comicaEs la herramienta para construir el modelo de sociedad futura y ese modelo tiene mucho de óptica política y por tanto ideológica. La cuestión es si los modelos de sociedad desde las diferentes formaciones, tienen algo común para llegar a un acuerdo que cristalice en un modelo educativo completo. Si analizamos cuanto se dedica a la educación dentro de los programas que muy pocos leen y que poco deciden lamentablemente en el voto, ya hay enormes diferencias. PP le dedica 5 páginas, PSOE 12, UP-IU 44, Podemos 44 y C´S 34. Unas formaciones se inclinan por la doble vía Educación Pública y Privada financiada con fondos Públicos (PP, PSOE y C´S) y otros por la Educación Pública (UP-IU y Podemos).

Las diferencias entre las propuestas programáticas son más dispares aún empezando por cuanto dedicar de nuestro PIB a Educación. Unos proponen ampliar Podemos (4,9%), PSOE (5%) y UP-IU (7%) y otros dejarlo como está en un 4, 5% (PP y C´S). En esta materia no conviene olvidar  que hemos asistido a un recorte presupuestario sin precedentes de más de 7.000 mil millones de euros. El balance nos lleva a retroceder unos nueve años en los presupuestos dedicados a la Educación, un recorte de profesorado que alcanza los 35.000 puestos de trabajo en las aulas de los centros públicos de las enseñanzas no universitarias, que han visto crecer su alumnado con 600.000 nuevas matrículas. Por tanto un “Ere gigantesco” Tampoco conviene dejar pasar que el país que era el espejo al que queríamos no hace mucho asomarnos, Finlandia, dedica el 7,2 % de su PIB a Educación. En lo que supone la financiación pública de la red privada (concertada) todas las formaciones salvo UP-IU apuestan por mantenerla.

De las medidas más importantes para garantizar la gratuidad real en la educación 4 formaciones apuestan por ello (PSOE, UP-IU, Podemos y C´S) y otro no (PP). Sobre la disminución de alumnos por aula para garantizar mayor tiempo de atención a chicas y chicos, tres formaciones si se comprometen (PSOE, UP-IU, Podemos) y dos no (PP y C´S).

Sobre la participación de la comunidad educativa (padres y madres, profesorado y alumnado) en la decisiones importantes de los centros educativos tres formaciones (PSOE, UP-IU, Podemos y C´S), proponen reforzarla y otras dos (PP y C´S) dejarla como esta, donde los Consejos Escolares con la Lomce no tienen poder decisorio y son mero órgano consultivo.

La controvertida Ley Lomce, en realidad reforma en lo sustancial por vía de urgencia de la LOE sin consenso y amparada en el apoyo de la mayoría absoluta de los populares. Aquí tres partidos apuestan por su derogación y elaboración nueva (PSOE, UP-IU, Podemos) y dos por mantenerla (PP y C´S). Respecto a la educación y la laicidad de la misma, PSOE, UP-IU, Podemos si hacen explícito el compromiso y dos (PP y C´S) abogan por mantener la religión en el horario lectivo de las aulas.

En igualdad y diversidad con sus programas y dotación en la compensación educativa sólo  UP-IU y Podemos se comprometen a apostar por ello y ampliar, mientras que PSOE, PP y C´S no muestran tal compromiso programático. De aquí que el apoyo y refuerzo de 0 a 6 años lo promuevan  UP-IU y Podemos.

Respecto a la concepción del propio sistema educativo las diferencias no son únicamente de forma sino muy de fondo. El PP plantea un programa continuista con la Lomce, defensa de los conciertos educativos y una concepción empresarial de la educación donde la competitividad interna sea el motor  entre alumnos y entre profesores. Esto  ha de llevar a una “selección de los excelentes”, quienes podrán disfrutar de mejores oportunidades, separando así los “buenos” de los “malos”. Con programas sustentados en la exclusión sin desarrollar ni explicar, parecen pretender mejorar simplemente las estadísticas. En una línea similar se sitúa Ciudadanos, con un enfoque empresarial y de rentabilidad económica donde lo esencial es formar trabajadores competitivos a merced de la necesidad del mercado, aparcando la formación integral e inclusiva del alumnado. ¿Se imaginan los resultados en plena burbuja inmobiliaria, con una formación dedicada a la construcción y especulación financiera que luego acabaría en unas gigantescas bolsas de desempleo?. Plantean un pacto nacional por la educación, pero nos explican los términos concretos. ¿una ley, unas materias concretas, un acceso docente?. Ambas formaciones plantean un sistema educativo basado únicamente en el conocimiento, no en formación de valores o desarrollo de todas las capacidades.

El PSOE presenta una concepción inclusiva con oportunidades para todos independientemente del punto de partida y del proceso de desarrollo. Su intención es volver  a la situación anterior a la reforma LOMCE, con programas de inclusión y compensación sustentados en grande planes y proyectos que no tienen mucha concreción. Recuperan la idea de Escuela Pública gratuita y de sacar la religión del horario lectivo, algo que no pusieron en práctica en su época de gobierno. Pretenden ampliar el periodo de formación obligatoria y la gratuidad de los libros de texto. UP-IU amplia su programa del 2011 y también defiende como concepción del sistema educativo una formación en educación integral e inclusiva en la igualdad de oportunidades con independencia de la extracción social. Recoge muchas de las reivindicaciones de las plataformas de la Escuela Pública más conocida como “marea verde”.  Podemos a pesar de la variación de su programa en su corta trayectoria, también se sitúa en el marco de la idea de un sistema educativo público, laico garantista que prime el desarrollo personal y social a través de una educación inclusiva. También se percibe como en los anteriores una falta de concreción para poner en marcha planes y proyectos que proponen.

Un capítulo especial que se dedica en los programas está relacionado con el acceso a la docencia, su articulación, promoción y evaluación. Desde la óptica liberal conservadora, defendida por PP y C´S se pone el foco en los males del profesorado. Dejan fuera de dicho análisis los problemas reales, como son la inversión, los esfuerzos en formación permanente, las dificultades que atraviesan las familias y el alumnado en el acceso, la sobrecarga de burocracia de la tarea docente y la falta de puestos de trabajo necesarios consecuencia de los recortes. De esta concepción se deriva el apoyo de ambas formaciones de modo explícito PP y más ambiguo C´S,  al “Libro Blanco sobre la profesión docente” del  filósofo J. A. Marina. Un Libro Blanco con un lado muy oscuro. Apoyarse en un “experto” para barnizar la idea de neutralidad pero sin basarse en ningún estudio riguroso que apoye la idea previa de que los supuestos “males educativos” no pasan por aumentar la inversión educativa ni favorecer el trabajo en equipo, sino en desacreditar al profesional de la educación responsabilizándolo del problema educativo. La idea que plantean es una evaluación externa con consecuencias, pero no para detectar problemas para superarlos sino para establecer un sistema de premios y castigos económicos. Proponen como soluciones un modelo de carrera docente que jerarquiza y divide a los claustros docentes, evaluaciones por resultados educativos y diferencias salariales entre el profesorado según resultados, dinamitando la idea de cooperación para sustituirla por la competitividad. La evaluación como elemento punitivo que ante un resultado desfavorable provoca que el centro educativo  vea  reducidos sus provisiones económicas y el profesorado sus salarios. Si la situación no mejora la escuela es cerrada y sus docentes despedidos. Una idea vieja del siglo XIX donde se trata de tener una administración pública dócil y obediente a merced del capricho político de turno. PSOE y PODEMOS en sus propuestas plantean un sistema de acceso diferente donde se implantara un estatuto específico que evalúe la capacitación profesional con un sistema de ingreso similar al de los médicos.  En sus propuestas no vinculan evaluaciones profesionales con salarios, despidos o asignación de recursos. UP-IU en la misma línea de profesión docente cooperativa y no competitiva apuesta por evaluaciones no obligatorias formativas, una recuperación de condiciones laborales, prácticas y dotaciones para perfeccionar el ejercicio profesional a lo largo de toda la actividad laboral. Proponen establecer periodos específicos dedicados a la innovación y promoción profesional siempre voluntaria.

Una vez analizado lo más sustancial de sus propuestas cabe volver a la pregunta inicial acerca de si es posible un pacto o acuerdo por la educación.  Pero ese pacto ¿Que incluiría? . Una Ley, un sistema de acceso docente, un compromiso presupuestario en porcentaje sobre PIB? ¿El desarrollo de materias y articulación de etapas, ciclos o similares?: Parece que la vista de las disparidad en la concepción del sistema educativo y las propuestas para articularlo, son tales las diferencias que es muy difícil un pacto amplio que englobe leyes, decretos y normativas de gran calado. Quizá sea posible un acuerdo de mínimos respecto al porcentaje de gasto en educación. Llama la atención que el programa de armamento cueste al próximo gobierno 21.400 millones de euros y con ello gastemos más en armas que en libros. Y eso que la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo, que por otro lado evita muchas guerras. Es posible que el acuerdo cristalice en una ley pero vendrá de acuerdo entre fuerzas de signo parecido, bien conservadoras y liberales o bien progresistas y de corte social. Más allá de eso es muy complejo imaginar que la vista de los planteamientos por mucho que se quiera vender,  haya un gran acuerdo sobre la educación.

También te gustará...

1 Respuesta

  1. Julya dice:

    Esta claro la educación es muy importante por eso algunos partidos ,no quieren colejios públicos por que? Por que contra menos personas pueden estudiar mejor así no piensan no opinany no deciden y así los que tienen poder decidan por los demas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons