La igualdad se debe aprender desde la escuela

  • La educación es una de las claves fundamentales para combatir el problema de la violencia.

El juicio a «la Manada» ha protagonizado está última semana los medios y las calles. La indignación por el tratamiento hacia la víctima en el juicio a los cinco miembros de «la Manada», ha hecho que se reflexione mucho más sobre la educación que tenemos en España.

Este sábado, 25 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En lo que va de año y según cifras oficiales, 44 mujeres han sido asesinadas a manos de hombres con los que tenían o habían tenido una relación de pareja, los mismos hombres que han asesinado a ocho niños y niñas en el marco de la violencia que estaban ejerciendo contra sus madres. La Constitución proclama el derecho a la vida y a la igualdad, y las normas de desarrollo legislativo prevén mecanismos de protección contra las conductas de violencia machista y las sancionan, «dichas conductas siguen reiterándose de forma continua, año tras año, sin que las estadísticas de los datos sobre violencia de género reflejen mejoría alguna ni avances en su erradicación».

Integrar una perspectiva de género en las aulas significa analizar los factores sociales, económicos y culturales que generan las desigualdades y las relaciones asimétricas de poder entre mujeres y hombres. Por ello, es preciso articular una perspectiva histórica en las aulas, es decir, observar cómo varían las desigualdades según el contexto económico, político y social que se da en un cierto momento.

Uno de cada cuatro jóvenes ve «normal» la violencia de género en la pareja y más del 20% de españoles de 15 a 29 años considera que la violencia machista es un tema «politizado que se exagera mucho», según un informe de la FAD. Muchos adolescentes consideran «inevitable» o «aceptable» controlar los horarios de su pareja, impedir que vea a su familia o sus amistades, no permitir que estudie o trabaje o decirle lo que puede y no puede hacer. Estas formas de machismo surgen en la juventud y van nutriendo el sentimiento machista sin darnos cuenta, el machismo pasivo. Si se consigue que en la escuela no solo se diga que estos valores se van a trabajar transversalmente sino que además se aseguren de que se están trabajando, bien en una asignatura o bien que los centros tienen recursos para ellos, se estará de verdad haciendo algo para cambiar la situación.

Asimismo, un estudio en «Science» asegura que la separación de los niños y las niñas en las aulas alimenta estereotipos y afianza el sexismo. Los partidarios insisten en que el rendimiento escolar es mayor. Educar separadamente solo tiene sentido si se parte de la idea de que cada sexo ha de tener una distinta función social, y, por lo tanto, de que mujeres y hombres no deben gozar de las mismas posibilidades.

La educación es una de las claves fundamentales para combatir el problema de la violencia.


 

También te gustará...

1 Respuesta

  1. jaime dice:

    que politicas han utilizado en esta decada para tratar el acoso escolar entre jovenes estudiantes ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons