Las claves de Pisa: los docentes y el entorno social

Los profesores defienden que una de las claves de los resultados es su trabajo y los padres alegan que «se trata simplemente de números».

«Ni antes los estudiantes eran tan malos, ni ahora son tan buenos».

Ésta es una de las valoraciones que el profesor de Métodos de Investigación en Educación de la Universidad de León Javier Vidal hace en relación a los resultados obtenidos por los alumnos de Castilla y León en el último informe Pisa. Una puntuación de 516 de media autonómica sitúa a los estudiantes castellanos y leoneses a la cabeza del ránking a nivel nacional, aunque esta cifra no convence ni al representante de los padres ni a los sindicatos de profesores, que aseguran que gran parte del mérito está en el «esfuerzo» que cada día realizan los docentes a pesar de los recortes en educación. Por su parte, el consejero de Educación, Fernando Rey, apeló a que el sistema que se desarrolla en la autonomía «es equitativo y homogéneo» y a los planes de mejora educativos realizados en los últimos años, como el de lectura.

El informe presentado este año analiza con más detalle las cuestiones de ciencia, junto con las pruebas de lectura y matemáticas. Los alumnos de Castilla y León alcanzaron 519 puntos en ciencias, 522 en lectura y 506 en matemáticas. Las medias de España, la Unión Europea y los países de la OCDE no bajan de 486 puntos y las máximas rozan los 500 puntos.

Javier Vidal va más allá del simple resultado de unos números y, con el contexto de una tesis doctoral dirigida desde su departamento sobre el impacto de los resultados de Pisa en los medios de comunicación, destaca que las diferencias entre las puntuaciones de Castilla y León y España o la OCDE «no son significativas», porque todos ellos están en la media, que son los 500 puntos, ya que la desviación típica de este informe es de cien. Como investigador en educación, resalta que una de las claves de la puntuación de Castilla y León —y también de las diferencias entre las autonomías del norte y del sur— está en el entorno socioeconómico, la cultura y la historia.

En este sentido, recuerda un estudio sobre la alfabetización a principios del siglo pasado, en el que ya se hacía patente la apuesta de los territorios del norte de España por la educación de sus hijos, a los que instruían para poder gestionar las tierras que eran de su propiedad. Los jornaleros del sur, que trabajaban en las tierras de los propietarios de los grandes latifundios, sin embargo, dejaron de lado esta apuesta por la educación. Esa base histórica sigue reflejándose y en León y en la comunidad «tampoco existen grandes concentraciones de grupos económicos desfavorecidos, como sí los hay en el sur». Por este motivo concreta que «Andalucía no lo está haciendo mal, simplemente su entorno y las condiciones les afectan», a lo que añade: «Si un padre es universitario es más fácil que su hijo llegue a la Universidad».

Para el profesor de la Universidad de León los profesores «sin duda, intervienen de manera clave en los buenos resultados», pero especifica que Pisa no analiza el sistema educativo, «simplemente tres competencias concretos».

Todos los sindicatos de profesores han remarcado la importancia de su papel en los resultados de Pisa. Desde Csif señalan «el amor propio» por su trabajo «independientemente «de las condiciones que impone la administración» y desde UGT señalan que «la metodología no ha cambiado», mientras que desde la Junta «continúan con el recorte de plantillas y el mismo número de alumnos por aula». «La dedicación y el esfuerzo» de los profesores es uno de los pilares básicos de los resultados, según Stele, que también destaca la progresiva mejora en los niveles de formación de los progenitores y la implicación de las familias.

Por su parte, el presidente de la Felampa, la federación que aglutina a las Ampas en León, Arsenio Martínez, señala que «aunque hemos mejorado en algo, sigue habiendo carencias. Esto no es una medalla para la administración, simplemente son números». Mientras, el rector de la Universidad Juan Francisco García Marín concreta que los resultados de Castilla y León se deben a que las instituciones «se están esforzando en poner las bases para que eso sea así, y, sobre todo, porque hay buenos profesionales en la enseñanza. Éstos son los más importantes para que haya una buena educación».

«Las conclusiones deben ser muy prudentes y España no lo está siendo», remata Vidal, quien insiste en que el país «Está en la media» y que esta posición es estable, porque ha mejorado al mismo ritmo que el resto de los países de igual nivel socioeconómico.

Qué es, qué valora y quiénes se examinan

En el Informe PISA 2015 (Programme for International Student Assessment) han participado 537.591 alumnos de 15 años que cursan sus estudios en 18.541 centros de 72 países, representando a 26.659.321 estudiantes, de los 1.858 alumnos pertenecientes a 57 centros de Castilla y León.

El informe lo elabora desde el año 2000 la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), con los países participantes y analiza los conocimientos de los jóvenes de 15 años en ciencias, matemáticas y lectura, cada tres años.

En cada una de sus ediciones da más peso a las preguntas de una de las tres materias.

Las preguntas no son las habituales a las que se enfrentan los estudiantes en un examen ordinario, si no que su objetivo es conocer la capacidad y las destrezas del joven para interesarse e implicarse en temas científicos e ideas sobre ciencia, en este último año.

Una media de 516 puntos en Castilla y León

Con los baremos de Pisa, Castilla y León obtuvo una media de 516 puntos frente a los 492 de media de los países que forman parte de la OCDE. El promedio de la UE fue de 494 puntos y 492 la media nacional.

Por áreas, los alumnos de la comunidad sacaron 522 puntos en Lectura, la media de España fue de 496, la de la UE 494 y de 493 en la OCDE. En la competencia de Ciencias España logró 493 puntos, la UE, 495 y la media de la 493 OCDE.

En Castilla y León el resultado fue de 519. En matemáticas, mientras los alumnos de la comunidad alcanzaron los 506 puntos, el resultado de España fue de 486, de 493 en la Unión Europea y de 490 en los países de la OCDE. El ránking numérico lo lidera Singapur con 552 puntos de media, seguido de Japón, con 529 y de Canadá, con 524. Tras los 516 puntos de Castilla y León a nivel nacional, Navarra con 529 y Madrid con 524.

A. Calvo. Enlace noticia Diario de León

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons