Los rectores rechazan por inoportuna la reforma de grados de Wert

Pasar del sistema actual a otro de tres años y dos de especialización encarecería las tasas


CONFERENCIA SECTORIAL DE EDUCACIÓN

Ministro Wert y Consjero de Cyl Mateos

Según el ministro Wert sólo Asturias y País Vasco discrepan sobre los grados de tres años

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha afirmado que las comunidades autónomas de Asturias y País Vasco son las «únicas» que han presentado discrepancias al borrador de Real Decreto que permite a las universidades optar de forma voluntaria a la implantación de grados de tres años (180 créditos), como lo ha hecho la mayoría de los países del Espacio Europeo de Educación Superior.

«Las únicas discrepancias de fondo las han planteado dos comunidades: Asturias y País Vasco», ha asegurado el titular de Educación durante la rueda de prensa posterior a la Conferencia General de Política Universitaria, en la que se ha debatido también sobre las propuestas del Ministerio para la acreditación del profesorado universitario o las nuevas exigencias para la apertura de universidades y centros.

Aunque el decreto sobre los grados de tres años ha sido el que ha acaparado mayor atención en el encuentro entre los responsables autonómicos y el ministro, que ha durado más de tres horas, Wert ha indicado sobre el borrador de apertura de centros que algunas comunidades han mostrado su «preocupación» ante una posible «proliferación» de universidades no presenciales.

Sobre las opiniones de rectores, expertos y representantes de los consejos sociales de las universidades, que apuestan por una reforma más profunda de la universidad, empezando por el sistema de gobernanza y la financiación, el ministro ha indicado que no excluye «tocar» estas dos cuestiones y que su departamento continúa con un «diálogo abierto» con los diferentes actores del sistema universitario.

CAMBIOS MÁS RADICALES
«El enfoque de una reforma de la Universidad no puede ser el mismo que el de la educación no universitaria por el propio funcionamiento de la autonomía universitaria», ha aseverado Wert, que ha admitido que hay «voces favorables» a cambios «más radicales», que conllevan la reforma de la actual Ley Orgánica de Universidades (LOU), como es en el caso de la gobernanza.

En cuanto a la financiación, el ministro ha dicho que «no tiene tanto que ver con la LOU», sino con algo que afecta a las administraciones educativas, que son las que financian el sistema público universitario, y con las que es «necesario» un diálogo para abordar este asunto. «¿Se renuncia a introducir reformas en estos aspectos?» se ha preguntado el ministro, para inmediatamente responder que «no».

Enlace noticia Europa Press


Los rectores vallisoletanos rechazan por inoportuna la reforma de grados de Wert

Hace tiempo que se barruntaba que el ministro Wert preparaba un buen revolcón para el sistema universitario. El pasado miércoles llegó la confirmación con el primero de los movimientos: una propuesta para cambiar los grados universitarios del modelo actual, 4 años y uno de máster, a uno de tres años y dos de máster.

El cambio es importante. Este año han coincidido los últimos alumnos de las licenciaturas de cinco años con los que finalizaban la primera promoción de los nuevos grados, implantados con la llegada del plan Bolonia.Ahora debería abrirse un periodo en el que las universidades tendrían que evaluar cómo ha sido la implantación de Bolonia. Y no vale con hacer un simple informe. El trámite burocrático es enorme.

Pues bien. Recién terminada esta primera fase del proceso, el ministro Wert propone que se dé otra vuelta de tuerca a la duración de los grados. El objetivo, según explicó, es que exista una mayor convergencia con Europa. Algo que, a juicio del rector de la UVA, Daniel Miguel, no es tan sencillo. «En Alemania se está pensando si lo de tres es más conveniente, porque en EEUU los grados, los ‘Bachelor’, son de cuatro. A ver si convergemos todos en una cosa que luego es incompatible con Estados Unidos. Luego vas a hacer un posgrado en EEUU y te dicen que no puedes hacer un máster allí porque solo tienes tres años», argumenta.

Pero es que hay algo más en esta pretendida reforma de Wert que escama a los rectores y a parte de las comunidades autónomas. El real decreto, que se aprobará en septiembre u octubre, contempla esta reforma, que se pondría en marcha en septiembre de 2015, como voluntaria. Cada universidad podrá hacer lo que desee con la duración de sus grados. Para unos, una ventaja. Para otros, un inmenso error.

En el lado de los que consideran esto una buena noticia está el consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Juan José Mateos. «La postura del Ministerio reúne algunas características que me parecen positivas. Que sea optativo me parece interesante, y que sea voluntario. Eso aumenta la posibilidad de hacer un sistema universitario más flexible, porque pueden convivir grados de distinto tamaño», apuntaba Mateos tras la reunión de las comunidades autónomas con el ministro.

Sin embargo, las mayores objeciones de los rectores de las universidades a esta medida vienen precisamente por ese lado. Entienden que el cambio, justo ahora que se termina de implantar Bolonia, es precipitado e inoportuno. Si hay que hacerlo, sin embargo, opinan que debe ser todos a una o ninguno. El libre albedrío es peligroso.

«Si hubiera que hacerlo, se pone uno a trabajar y lo hace. Pero lo que propone el Ministerio es dejar libres a las universidades para que hagan lo que quieran y eso, si va adelante, nos obliga a empezar a pensar grado por grado. Excepto, aunque no está muy claro, aquellos grados que conduzcan a profesiones reguladas, como Enfermería o Medicina», explica Daniel Miguel.

Eso sin contar con que se crearía un sistema competitivo pernicioso. Un ejemplo. Si la Universidad de Valladolid decide mantener Periodismo –la segunda carrera más demandada en el campus vallisoletano– con un sistema de cuatro años, podría encontrarse que la UEMC, la de Salamanca, la Complutense y las privadas de Madrid la ofertaran como 3+2. ¿Aguantaría la titulación vallisoletana la comparación con el resto? «¿Cuál es el problema? Que si empezamos las universidades con que unas a tres años y otras a cuatro, esto puede ser un caos. Ya sería malo si dice que es mejor a tres y listo, pero es que así…», lamenta el rector de la Universidad de Valladolid.

Algo similar opina la rectora de la Universidad Miguel de Cervantes, Imelda Rodríguez. «Coincidimos plenamente con la CRUE en relación a este asunto. Es crucial que las universidades dispongamos del tiempo suficiente para evaluar adecuadamente los resultados de aprendizaje y la posición de competitividad de nuestros futuros egresados, para contar así con datos sumamente precisos que nos ayuden a tomar una decisión coherente sobre la posibilidad de flexibilizar la duración de las titulaciones universitarias», explica.

Desde la Consejería de Educación se aboga, sin embargo, por ver las cosas con perspectiva y cierta calma. No urge, explica el consejero, y añade que su departamento está decidido a dialogar con las universidades de la región para estudiar el mejor modo de llevar a cabo este cambio. «Ahora mismo nos lleva a una problemática porque tenemos que acabar primero la implantación de los grados de la forma tradicional», admite JuanJosé Mateos.«Pero esta llegada de los grados de tres años se puede hacer en 2016 o en 2017. Los rectores pueden ir decidiendo a qué ritmo se considera idóneo ejecutar este cambio, y no necesariamente en todos los títulos», señala. «Siempre iré a favor del mayor consenso posible y de que el sistema universitario sea lo más rico posible. Me parece que la flexibilidad de este decreto nos hace tener un sistema universitario más rico», explica el consejero.

Más tiempo

Mateos insiste en que hay tiempo para estudiar las cosas con calma, pero a los rectores el hecho de promover este asunto ahora les parece extemporáneo e inadecuado. «Lo de los grados de 3+2 podía estar bien en principio,pero ahora no es el momento de hablar de esas cosas. Primero porque tenemos recién implantado el 4+1, acabamos ahora con el grado de 4 y estamos cerrando a la vez las licenciaturas de cinco años», explica Daniel Miguel gráficamente.

Imelda Rodríguez considera que el tema es «tan complejo y tan decisivo» para los estudiantes «que debería tratarse desde una perspectiva que permita valorar detenida

enlace nooticia nortedecastilla

 

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons