Pablo Iglesias defiende la Escuela en la que estudió: la Pública de Soria.

Recuerdos infantiles, con olor a tiza y ruido de sacapuntas, invadieron el escenario del CEIP Numancia según Pablo Iglesias iba moviendo los hilos de un pasado muy vinculado a Soria.

En este mismo salón interpretó su primera obra de teatro, con un papel de ratoncito gris, ajeno todavía a los múltiples colores de las mareas reivindicativas que suben, más que bajan, en la sociedad española actual, reclamando unos derechos públicos básicos que “al privatizarse se convierten en privilegios”.

La profesora que le enseñó a leer le subió al primer peldaño de una escalera circular, donde los giros del conocimiento llevan al saber pensar pero, sobre todo, a ser persona. En definitiva, lo que llamamos educación, ese arma tan poderosa que permite mover el mundo, como dijo Mandela, y no un producto al servicio de los intereses empresariales, como desvirtúan las actuales políticas educativas. Pablo Iglesias aprendió tolerancia cuando tuvo que asistir a las clases de religión porque no había otra alternativa. Admiró al sacerdote que no adoctrinaba porque tenía más interés en que aquellos niños traviesos, que lanzaban pelotitas de papel a fuerza de soplo, aprendieran teología.

Finalizado este viaje mágico con destino a la vida adulta, el ponente quiso conocer las realidades e inquietudes de los asistentes, quienes pusieron la voz de una Soria, conocida como la pequeña Finlandia a nivel educativo, pero estrangulada por el nudo de la despoblación.

Pablo Iglesias apostó por la capacidad de toda persona para aflojar cualquier lazo que oprima y suprima, recuperando el espíritu mismo de la democracia como gobierno de un pueblo al que preocupa preservar una educación pública de todos y para todos.

Y es que, no hay ciudadanos de primera y segunda cuando todos tenemos las mismas oportunidades, además del derecho a elegir, a ilusionarnos, y, de manera particular, a soñar.


También te gustará...

2 Respuestas

  1. Fulgencio Guillén dice:

    ” Pablo Iglesias aprendió tolerancia cuando tuvo que asistir a las clases de religión porque no había otra alternativa”. Esto dice el texto que acabo de leer más arriba y que me sugiere algunas preguntas; entre ellas la de si debería entender que la aludida tolerancia aprendida fue consecuencia de las clases de religión o fue una actitud que hubo de ejercer para no negarse a asistir a las aludidas clases. Además de este comentario deseo expresar que por más que me “fijo” en el señor Iglesias no le veo la tolerancia por ningún sitio. Pero, bueno, como ya soy de la tercera edad, y no muy espabilado, no debe extrañar que no repare en sus cualidades, que tanto ponderan otras personas. ¡Ah!, tampoco me inspira confianza.

    • web dice:

      Estimado Fulgencio:
      Nos limitamos a hacernos eco de una noticia que en su día salió en Soria y en la que se destaca el valor de la Escuela Pública. Valores como la tolerancia son propias de la Escuela Pública y Laica que defendemos.
      Lo de tu apreciación y valoración sobre el señor Iglesias entendemos que, dentro del respeto, es una apreciación subjetiva en la que no entramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons