Pasión por enseñar

Tener discípulos académicos que te superen, es con creces el mejor alago que pude tener un buen maestro.

Una de las ventajas de cumplir muchos años en el mundo de la docencia universitaria es que tienes la gran oportunidad de conocer a algunos alumnos extraordinarios, que han seguido derroteros de todo tipo, muchos de ellos en un gran número de países del mundo.

Ese privilegio se hace excelso cuando algunos de ellos, con el tiempo, se han convertido en excelentes profesores. Quiero hablarles de uno de esos casos.

Uno es un buen profesor cuando es capaz de trasmitir conocimiento a sus alumnos. Uno es profesor extraordinario cuando, además de conocimiento, trasmite ejemplo y acción, compromiso y maneras, fuerza y empuje para cambiar, para entender que otra manera de hacer las cosas es posible. De estos últimos hay realmente pocos. Yo al menos he encontrado pocos.

Estoy cansado de ver y tratar con algunos que se creen el centro del universo porque son enciclopedias con patas, que todo lo saben, o eso creen, pero que pasado el tiempo no dejan ni el más leve poso en el recuerdo de sus alumnos. Son, por tanto, totalmente prescindibles. Aunque ellos no lo crean, el día que falten, nadie los echará de menos, más si acaso alguno de los lameculos que crecieron a su sombra.

Tener discípulos académicos que te superen, es con creces el mejor alago que pude tener un buen maestro. Uno de estos profesores irrepetibles, coordina un gran grupo de trabajo, encabezado desde el IES Bergidum Flavium de Cacabelos y ha conseguido implicar a muchos alumnos, algunos profesores y otros esforzados y anónimos ciudadanos en un precioso proyecto de conservación de los bosques y la lacra que supone para ellos los incendios forestales que asolan nuestros territorios.

Él, Emilio, lidera un grandísimo equipo que ha conseguido llegar a la final nacional del Premio Acción Magistral 2018. Si tú eres de los que piensan que toda labor formativa es importante, vótales. Si piensas que formar personas va mucho más allá del estricto cumplimiento del deber de todo docente, vótales y anima a otros a hacerlo.

Arsenio Terron Alfonso. Profesor Universidad de León

Arsenio Terron Alfonso. Profesor Universidad de León

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons