Prueba final de Bachillerato: Así será el examen que sustituirá a Selectividad desde 2017

  • Educación renuncia al formato test.
  • La nueva selectividad mantendrá su carácter de reválida de bachillerato como única novedad.
  • El 40% de la nota del examen se sumará al 60% de la obtenida en bachillerato.

NOTA DE PRENSA DEL MECD

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y CRUE-Universidades Españolas acuerdan las características que ha de tener la prueba de evaluación externa de Bachillerato

 

La nueva prueba de Bachillerato será similar a Selectividad y sin preguntas ‘test’

La nueva prueba final de Bachillerato, que comenzará a aplicarse a partir del próximo curso 2016-17, en lugar de la Selectividad, tendrá un formato similar a ésta y no incluirá preguntas test como estaba previsto en un primer borrador sobre esta evaluación, con la que también se podrán alcanzar 14 puntos.

Agencias Así lo han anunciado este miércoles el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades (CRUE), Segundo Píriz, quienes el pasado mes acordaron crear una comisión mixta para perfilar esta nueva prueba fijada en la Lomce. Méndez de Vigo ha explicado que se han acordado las características de la nueva prueba y será Educación quien determinará el marco legal, diseño y contenido de la prueba sobre asignaturas troncales -cinco materias-, dos opcionales y una específica, a elección estas tres últimas de los estudiantes. Y las comunidades autónomas desarrollarán los exámenes, preguntas o fechas.

El 60% de la nota de los dos cursos de bachillerato se sumará al 40% del resultado de esta nueva prueba que fija la Lomce. Píriz ha comentado que la CRUE está en la línea de que las universidades no hagan a su vez otra prueba de acceso, como permite la Lomce, aunque celebrarán una Asamblea el próximo mes en Córdoba en la que abordarán este tema. No obstante, Píriz ha reconocido que una de las cosas que más “preocupaban” a los rectores era no romper el “distrito único universitario” (que valgan las mismas notas para todas las universidades) y “favorecer a todos los estudiantes” porque cree que “no tenía sentido” que un alumno tuviera que hacer exámenes en distintas universidades para después elegir en cuál entrar.

Alumnado UniversidadEllo conllevaría una “cierta segregación” porque no todos los estudiantes pueden desplazarse a varios lugares para hacer varias pruebas, según Píriz. El hecho de que la prueba que haga un alumno en su ciudad y la nota que saque le sirvan para desplazarse por todo el sistema universitario es “una buena noticia”, ha añadido el también rector de la Universidad de Extremadura.

El ministro ha anunciado a su vez que próximamente convocará una Conferencia Sectorial para tratar este tema con las autonomías (el acuerdo será la base de un real decreto que regulará la prueba a partir del próximo año). Méndez de Vigo ha hablado de “seguridad y marco homogéneo” en cuanto a esta prueba que deberán realizar el próximo curso los cerca de 400.000 alumnos que terminen segundo de Bachillerato.

La Lomce fija que la prueba del curso 2016-17 valdrá para acceder a la Universidad pero no tendrá efectos para conseguir el título de Bachiller, como sí ocurrirá en los cursos siguientes. “Las universidades queremos simplificar al máximo, ponérselo fácil al alumno” porque “ya han vivido tiempos de incertidumbre”, ha comentado, por su parte, Ángela Barrios, secretaria ejecutiva de CRUE Asuntos Estudiantiles y vicerrectora de Estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid. Barrios ha comentado a la prensa que con el acuerdo anunciado este miércoles “se ha intentado encajar la PAU (Prueba de Acceso a la Universidad o Selectividad) dentro de la legalidad”.

Además, ha explicado que Educación y CRUE llevan más de dos años tratando este tema y que, a raíz de que los rectores pidieran una demora de la nueva prueba final de Bachillerato, que se les denegó porque venía establecido en la Lomce, que es una ley orgánica, se ha avanzado más en el acuerdo. También Barrios ha comentado que el Ministerio quiere recopilar datos para ver si hay “variables sociodemográficas” que influyen a la hora de hacer la prueba pero que es un tema que no está cerrado.

Por otra parte, las nuevas pruebas serán aplicadas por profesores del sistema público español y los equipos directivos y el profesorado de los centros participarán en su realización, ha añadido Educación en una nota. El real decreto de la nueva prueba también regulará el acceso desde la FP y resolverá situaciones transitorias para los estudiantes del actual sistema.

Y el Ministerio fijará las medidas para que el alumnado con necesidades educativas especiales pueda realizar la prueba, facilitando la accesibilidad de estas personas tanto al título como a los estudios universitarios.

Educación cede y limita los cambios del examen de Selectividad

La prueba, que cambia el curso que viene según la LOMCE, se seguirá haciendo en las facultades, corregidas por funcionarios y la nota final servirá para todos los campus. El País El examen que sustituirá a la actual Prueba de Acceso a la Universidad (PAU, la conocida Selectividad) arrancará el curso que viene con menos cambios de los que se preveían con la reválida de bachillerato que introdujo la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), la reforma educativa del PP. Se seguirá haciendo en las facultades, corregidas por funcionarios y con una nota final que servirá para todos los campus. El Ministerio de Educación y los rectores anuncian hoy los cambios que han negociado. Queda pendiente el visto bueno de las comunidades autónomas.El Ministerio de Educación aparcó el verano pasado, después de unas elecciones regionales que limitaron sensiblemente el peso político del PP en las comunidades autónomas, la orden en la que incluía las reglas para la futura reválida de bachillerato que recoge la LOMCE y que debe sustituir a la actual Selectividad a partir del curso próximo. Tras las generales de diciembre, con nuevos comicios a la vista y después de que los rectores les pidieran una moratoria que Educación rechazó aplicar, el equipo que dirige en funciones Íñigo Méndez de Vigo ha negociado a contrarreloj una nueva prueba de acceso. Las líneas principales se asemejan a la que se está aplicando hasta ahora, según distintas fuentes de la negociación a las que ha consultado este periódico. Lo único que se mantiene, tal como recoge la ley, es su carácter de reválida. Es decir, los estudiantes tendrán que aprobarlo para obtener el título de bachillerato. El ministro de Educación y el presidente de los rectores, Segundo Píriz, harán públicas las principales condiciones del examen en una comparecencia prevista a primera hora de la mañana de este miércoles. Queda definitivamente descartado el examen tipo test que llegó a incluir el anterior ministro José Ignacio Wert en un borrador sobre la reválida de bachillerato. Y, por ahora, también se descarta que se generalicen las pruebas propias que la LOMCE permite hacer a cada universidad para seleccionar a sus estudiantes. En la CRUE no consta de momento ninguna petición al respecto. alumnado_Univ_Pompeu Las pruebas las diseñarán las comunidades autónomas dentro de un marco general que debe fijar el Ministerio de Educación. Es decir, ya no habrá un único examen que todos los aspirantes a universitarios tengan que hacer en un mismo día. Igual que ocurre ahora, las regiones harán pruebas en distintos días pero sus resultados serán homologables. La nota que obtenga el alumno le servirá como carta de acceso para cualquier campus. Esta era una de las reclamaciones fundamentales de la conferencia de rectores. Consideraban, entre otros aspectos, que someter a un alumno a diferentes exámenes en distintas regiones puede atentar contra la igualdad de oportunidades, además de resultar un proceso engorroso. Docentes funcionarios de institutos y de Universidades públicas corregirán las pruebas, igual que ahora. Los rectores reclamaban además que se permita discriminar la calificación de cada materia. Ahora el alumno que quiere entrar en un grado de Medicina (con una nota de corte muy alta) puede apuntarse a una prueba específica de asignaturas del bachillerato de las que no se ha examinado en la Selectividad para subir su calificación final. La idea es que, a partir del cambio, se puedan revisar de forma aislada los resultados de algunas materias que se consideren básica para una carrera, —por ejemplo química o biología para Medicina,— para favorecer el acceso al estudiante que mejor nota tenga en ellas. El ministerio debe presentar el borrador de la orden que regula esta prueba a las comunidades autónomas antes de su aprobación, que Educación quiere cerrar lo antes posible para que los alumnos de bachillerato puedan conocer qué criterios regirán su acceso a la Universidad antes de matricularse para el curso que viene. Rectores y Gobierno consideran que esto dará garantía jurídica a los alumnos y les permitirá tener claro el panorama tanto si el PP repite en el Gobierno como si hay un nuevo Ejecutivo que quiera una nueva ley educativa.

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons