Unicef alerta que uno de cada tres niños de Castilla y León vive en riesgo de pobreza

  • 1 de cada 3 niños repite curso.
  • Es necesario “invertir en educación, apostar por impulsar la primera etapa educativa (de o a 3 años) y generar oportunidades para todos, pero poniendo el foco en los más vulnerables”.
  • Uno de cada tres niños, vive en riesgo de pobreza o de exclusión social, “lo que se traduce en que viven en hogares donde es difícil hacer frente a los gastos educativos o de dentista y oculista, incluso donde no se pueda encender la calefacción mucho tiempo ni tener una dieta equilibrada”.

II Informe sobre la ‘Situación de la Infancia en Castilla y León. Bienestar infantil y equidad educativa en Castilla y León’

Pobreza-Infantil-CyL2017-02

1 de cada 3 niños repite curso

Para Rocío Gutiérrez, el hecho de que en Castilla y León uno de cada tres niños repita curso debe ser un indicador de “alerta” ya que estos escolares corren el riesgo de abandonar de forma temprana los estudios o de fracaso escolar, una “exclusión educativa” que no afecta a todos por igual ya que los tres factores de exclusión son el estatus socioeconómico y cultural, el origen étnico o nacional y el género.

Así, el 50 por ciento de los casos de fracaso escolar guardan relación con el estatus socieconómico del que procede el alumno y así el fracaso entre estudiantes cuyos padres no tienen estudios secundarios es del 40 por ciento frente al 5 por ciento para alumnos con padres que si tienen dichos estudios; pero también influye el origen étnico o nacional y el género ya que la probabilidad de repetir curso es 10 puntos mayor en niños que en niñas.

Acceso universal a la enseñanza de 0 a 3 años

Solo uno de cada tres niños entre los 0 y 3 años está escolarizado frente a un 55% en España.
Unicef recomienda promover el acceso temprano porque “durante los primeros años de vida los niños son más susceptibles a las dinámicas que suceden en su entorno” además de reforzar los enfoques de equidad e igualdad de oportunidades de todos los niveles de enseñanza y garantizar la estabilidad de los recursos económicos del sistema educativo así recuperar partidas que contribuyan a garantizar el apoyo escolar o el acceso de todos los niños a actividades educativas complementarias.

El informe evalúa la inversión pública en educación.

En Castilla y León la inversión pública en educación no universitaria todavía se sitúa por debajo de los niveles alcanzados en los años previos a la crisis económica. El retroceso ha sido del 1,43 % durante los años 2012 al 2016.. Unicef critica que al reducirse la inversión pública en educación «los hogares deben hacer un esfuerzo económico complementario, lo que ha agravado la desigualdad de oportunidades en función de la capacidad familiar para hacer frente a los gastos».

Tres indicadores que influyen en el abandono escolar.

  • Estatus socioeconómico y cultural: en España el 50% de los casos por fracaso guardan relación con la clase social. La educación supone unos costes y en Castilla y León la partida de becas en material escolar se ha reducido a un 69%.
  • Origen étnico: los estudiantes de origen español obtienen mejores resultados que los no españoles. Según datos aportados a Unicef por el Secretariado Gitano, en el 2013 solo un 23% de los gitanos con 14 años están matriculados.
  • Género: la probabilidad de repetir curso de los niños es mayor que la de las niñas. En el curso 2014/2015 en 1ºESO repitieron un 15% de los niños frente a un 11% de las niñas.

La ONG destaca los buenos datos PISA, pero advierte de que en 180 municipios de la Comunidad no hay ya niños.

Agencias

Unicef Castilla y León alerta que el 29,5 por ciento de los niños de la Comunidad vive en riesgo de pobreza o exclusión social, frente al 32,9 por ciento en España, lo que supone tener dificultades para afrontar gastos derivados de la educación, relacionados con la vivienda o para asumir determinados costes derivados de la salud, según se recoge en su informe ‘Bienestar Infantil y Equidad Educativa en Castilla y León’.

PISA y Despoblación

En el estudio, aunque se destaca los buenos resultados que obtienen los escolares en el informe PISA, también se advierte de los problemas de la despoblación. En este sentido, se indica que el 55,5 por ciento de la población de entre cero y 17 años, que representa el 14,5 por ciento del total de la población, se concentra en quince municipios, y se apunta a que en 180 municipios ya no hay niños.

En el informe se reconoce que Castilla y León es la comunidad con mejores puntuaciones en los resultados del informe PISA en capacidades de matemáticas, ciencia y lectura, con promedios por encima de media nacional y también de la media de la Unión Europea. Sin embargo, la tasa de repetición es elevada en la comunidad y afecta al 31 por ciento de los niños, el mismo porcentaje que para el resto de España.

Pobreza-Infantil-CyL2017-02Por su parte, la tasa de idoneidad, que indica si el alumno se encuentra escolarizado en el curso que le corresponde por su edad, es del 62,8 por ciento, lo que supone que 4 de cada 10 niños de 15 años está en un curso inferior al que le corresponde, “lo que aumenta las probabilidades de abandonar la escuela”.

Unicef también argumenta que además de la pobreza, otros factores que influye en la exclusión educativa son el origen ético y nacional y el género. Así, resalta que los resultados PISA en Castilla y León son mejores para los estudiantes de origen nacional y el porcentaje de niños que repite curso en primero de ESO es del 15 por ciento, frente al 11 por ciento en el caso de las niñas.

Críticas

La ONG también critica que esta situación se produce en un contexto de reducción a medio plazo de la inversión pública en educación y asegura que desde el año 2007 la inversión anual por alumno se ha reducido en un 14,4 por ciento, al pasar de 6.986 a 5.981 euros.

Al mismo tiempo, plantea que la promoción del desarrollo del niño pasa por invertir en la primera infancia (0-3 años). En Castilla y León, 1 de cada 3 niños (33,4 por ciento) está escolarizado antes de los tres años, mientras que a nivel nacional, este dato es del 55,4 por ciento.

Entre las recomendaciones también plantea situar a la infancia como un colectivo prioritario en políticas ya existentes en la comunidad autónoma, como el Plan Estratégico de Servicios Sociales o la Red de Protección a las Familias Afectadas por la Crisis, “dotando a estas iniciativas de inversión específica para ello”.

A su vez, también pide fortalecer las políticas educativas para atender a la diversidad, teniendo en cuenta las necesidades de los niños de origen extranjero, minorías étnicas y niños con discapacidad, e impulsar estrategias de detección temprana de estudiantes en riesgo de abandonar la escuela para poner en marcha itinerarios de “valor académico y social” que fomenten la continuidad en el sistema educativo.

El último informe de esta organización reclama que se recupere más ayudas para becas

Norte de Castilla

Uno de cada tres niños de la comunidad autónoma repite curso escolar, lo que supone “una advertencia de futuro” para el actual sistema educativo regional, que por el contrario obtiene buenos resultados respecto a la calidad de la enseñanza que se imparte en las aulas, y que confirman los informes europeos de Pisa.

Esa es una de las conclusiones a la que llega el último informe de Unicef Castilla y León, que sobre el ‘Bienestar infantil y Equidad Educativa’ en la región ha sido presentado hoy en Valladolid, fruto de una encuesta realizada a más de 600 docentes de educación Primaria y de datos oficiales obtenidos del Ministerio de Educación y la Junta.

Pese a que Castilla y León es la comunidad autónoma española con mejores puntuaciones en los resultados de capacidades de matemáticas, ciencia y lectura, con un promedio de 516 puntos por encima de la media nacional de 492, “la tasa de repetición escolar regional es elevada”. ya que afecta al 31% de los niños y niñas.

Además, según explicó Rocío Gutiérrez, coordinadora del Comité Unicef Castilla y León, “cuatro de cada diez niños de 15 años está en un curso inferior al que le corresponde, lo que eleva las probabilidades de abandonar la escuela”. El informe señala que tasa de idoneidad es del 62%,8%. Respecto al género, los menores varones que repiten curso en primero de la ESO es del 15%, frente al 11% en el caso de la niñas.

Unicef también advierte de los datos que incentivan la exclusión social a la larga, ya que considera que uno de cada tres niños de la comunidad, vive en riesgo de pobreza, “lo que se traduce en que residen en hogares donde es difícil hacer frente a los gastos educativos o de dentista y oculista, incluso donde no se pueda encender la calefacción mucho tiempo ni tener una dieta equilibrada”. Esta organización asegura en su informe que el 29,5% de los niños de Castilla y León vive en riesgo de pobreza o exclusión social, frente al 32,9% en España.

El informe constata la existencia de una ‘pobreza monetaria’ que afecta en la Comunidad al 26,6% de los niños, frente al 17,7% de los adultos, una circunstancia que origina también desigualdades en las aulas.

familia-infantil

Recuperar las ayudas a familias

En este sentido, la institución de Naciones Unidas que trabaja en favor de la infancia reclama a las administraciones públicas, incluida la Junta, que recuperen los niveles de gasto para ayudas a las familias y las cuantías de las becas que habían con anterioridad al comienzo de la crisis en 2007.

Para Javier Martos, director ejecutivo de Unicef España, “los políticos deberían de tener claro que la infancia es un elemento estratégico para el país”, que tienen en cuenta sociedades europeas como la finlandesa a la hora de apoyar a las familias y el crecimiento de la natalidad.

“Es una ventaja económica y social poder disponer de una infancia protegida”, insistió Martos, que recordó que España se sumó a la normativa internacional en este aspecto en el año 1990.

“Y es muy alarmante que en 180 municipios de Castilla y León no viva ningún niño”, lamentó Rocío Gutiérrez, que solicitó políticas inmediatas para facilitar la conciliación familiar en los centros de trabajo.

Entre las propuestas de Unicef está el promover el acceso universal a la enseñanza de 0 a 3 años, “Castilla y León necesita aumentar el número de estudiantes en este ciclo, e incorporar a los niños en hogares con menos recursos”.

También solicita que se impulsen las estrategias de detección temprana de los escolares en riesgo de abandonar las aulas, e impulsar itinerarios de valor académico y social que fomenten la continuidad en el sistema educativo.

JORGE MORENO

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons