Vuelve el Libro Blanco de Marina sobre el pacto educativo: en plena campaña electoral y de manera interesada.

Secuencia:

  • En plena campaña electoral es vergonzoso apoderarse del compromiso que otros hicieron de derogar la LOMCE y promover otra ley, a través de un Libro Blanco en el que no ha participado la comunidad educativa.
  • Un documento elaborado bajo el auspicio de una universidad privada y que propone un pacto para perpetuar y blindar su propuesta de una educación puesta a los pies de los mercados.
  • Un medio de tirada nacional como El País se hace eco de este pacto en plena campaña electoral pero lo lo hace de manera tendenciosa.

José Antonio Marina miente. Miente y lo sabe.

Los autores del Libro Blanco de la Función Docente, José Antonio Marina y la teóloga Carmen Pellicer, presidenta de la Fundación Trilema, convocaron el pasado lunes día 13 de junio en un hotel de Madrid a diversos representantes educativos para transmitirles (ojo al verbo) la “hoja de ruta” para un pacto educativo. http://bit.ly/1Ysx7ve, cumpliendo así el encargo efectuado -no sabemos a qué precio- por la Universidad (privada) Nebrija.

Fuimos decenas las asociaciones, colectivos y plataformas que rechazamos la invitación por considerar ilegítimo el papel que se habían arrogado. Así se lo habíamos hecho saber a Marina tras su primera solicitud de colaboración(ismo) el pasado 30 de abril, y así se lo reiteraremos cuantas veces sea necesario. http://bit.ly/1XqcWOX

El acto, no obstante, se celebró, y según lo difundido por el propio Marina acudieron “más de 100 organizaciones de la sociedad civil, expertos en educación y representantes políticos” http://bit.ly/1YoVGcq

¿De qué organizaciones se trata? Rastreando en la prensa estas son las que hemos podido espigar: la Asociación de Directores de Infantil y Primaria de Andalucía, el sindicato docente ANPE, el sindicato FSIE de la concertada, el director del Instituto Diocesano de Teología y Pastoral de Bilbao. Nos faltan 96 y nos gustaría saber de cuáles se trata. (A no ser que Marina tuviera escrito el artículo de antemano y las 96 restantes fueran las que declinaron la invitación denunciando una vez más la ilegitimidad de la iniciativa. https://porotrapoliticaeducativa.org/…/ilegitimidad-de-hoj…/

La reunión -decíamos- se celebró, y Pellicer y Marina presentaron sus “Papeles para un pacto”: http://www.magisnet.com/pdf/papeles.pdf. Sus tres primeras líneas son toda una declaración de principios: “Todas las naciones del mundo están en estado de emergencia educativa. Si no quieren marginarse, las personas, los sistemas educativos, y las sociedades deben aprender, al menos, a la misma velocidad con que cambia el entorno”. Al parecer lo de menos es hacia dónde cambia el mundo y a favor (o en contra) de quién: de lo que se trata es de arrearse para adaptarse: matar o morir.

Tras este aterrador “Objetivo” pasan a hablar de metodología, y al referirse a su intención de proceder a un meta-análisis de las conclusiones ya existentes, meten en un totum revolotum a la Fundación Encuentro, el colectivo Lorenzo Luzuriaga, los Pactos establecidos en diferentes comunidades (¿Madrid?), el cuasi-pacto de Gabilondo y el Foro de Sevilla.

Pero es aquí donde miente Marina: Marina sabe que el documento impulsado inicialmente por el Foro de Sevilla – y este sí es de actualidad- denominado “Documento de Bases para una Nueva Ley de Educación” ((www.porotrapoliticaeducativa.org) fue debatido, consensuado y firmado por más de 20 colectivos, y no pequeños. Lo sabe Marina y miente por tanto al silenciarlo. Y lo sabe porque él mismo acudió el pasado día 31 de mayo al acto de presentación de la campaña “Diálogo por la Educación” organizado por la plataforma La Educación que nos Une (de la que Yo estudié en la Pública forma parte), por más que esto también lo silenciara en la crónica que hizo de su periplo educativo en aquella semana. No le gustó, sin duda.

Allí se explicitó que todos los colectivos que integramos la plataforma “La Educación que nos Une” hemos colaborado en la redacción de dicho Documento de Bases, y los fuimos nombrando uno a uno: Attac España, OXFAM Intermón, Confederación Estatal de Movimientos de Renovación Pedagógica, Europa Laica, Plataforma 0-6, Ecologistas en Acción, Foro Mundial de Educación, Juventud Sin Futuro, Red IRES, Rosa Sensat, Yo Estudié en la Pública.

Pero, además, también lo han hecho otros colectivos como Amesti Educació (Associació de Mestres Grup de Treball per la Infancia), Asamblea Marea Verde Madrid, Colectivo Infancia, Foro de Sevilla, Junta de Portavoces de educación infantil, Proyecto Roma, Plataforma Crida de las Illes Balears.

Pero, además, sindicatos de Estudiantes (Sindicato de estudiantes, Federación de estudiantes progresistas del Estado y Colectivo Estudiantil Salmantino), y asociaciones de Madres y Padres
(Confederación Española de Padres y Madres del Alumnado).

Y, además, organizaciones sindicales (Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras , Confederación Stes-intersindical y CGT Madrid) y partidos políticos (Partido Socialista Obrero Español, Izquierda Unida, Podemos y Esquerra Republicana).

Hay, por tanto, alternativa a la LOMCE. Lo que ha hecho la derecha con no poca astucia y mayor desvergüenza es buscar la huida hacia adelante: apoderarse del compromiso que otros hicieron de derogar la LOMCE y promover otra ley para perpetuar y blindar su propuesta de una educación puesta a los pies de los mercados. Solo les faltaba encontrar el lacayo.

Foto de Yo Estudié en la Pública.

Ayer, por primera vez, uno de los grandes medios de información -“El País”- mencionó el Documento de bases para una nueva Ley de Educación, en cuya redacción hemos colaborado, como comentábamos también ayer mismo. El artículo puede leerse aquí: http://politica.elpais.com/465927313_458509.html

La mención se hace a cuento de la misma noticia de la que nos hacíamos eco: la reunión organizada por José Antonio Marina para proponer su “hoja de ruta para un pacto educativo”, que en “seis meses” dotará a este país de una “nueva Ley de Educación” por “consenso”. El Documento de bases, según este periódico, es “otra hoja de ruta”.

El artículo se titula: “Los partidos chocan en campaña por el modelo educativo, clave para los pactos”, y está firmado por Pilar Álvarez, periodista encargada de educación en dicho periódico, y Juan José Mateo, periodista que solía encargarse de deportes hasta hace un año, cuando fue designado para seguir la actividad de Ciudadanos. Esto ya nos da una pista de por donde van los tiros.

En un tono periodístico falsamente objetivo, el artículo cuenta la historieta de cómo el profesor Marina tiene un plan para salvar la educación española y ha invitado a su mesa a todo el mundo, pero algunos no han querido sentarse :( . Los que sí lo han hecho, Albert Rivera y su mano derecha en Economía y Educación, Luis Garicano, proclaman: “La hoja de ruta es sensatez pura: equidad con excelencia, consenso. Pero no encaja con el relato de venganza que exige Podemos”. ¿Qué quieren decir con esto? No lo sabemos. Desde luego, de su hoja de ruta se puede decir de todo menos que es sensata, y en cuanto al “relato de venganza”, no se dan más pistas, de momento.

Lo que sí vemos claro, acudiendo a un comentario de texto rudimentario que se aprende en las escuelas, cuando se deja enseñarlo, es que el artículo se estructura siguiendo la narrativa clásica de héroes y villanos. De un lado el sabio Marina (que en el artículo es denominado “el profesor”), el ministro experto Garicano y el mesías Rivera, “clave para formar Ejecutivo según las encuestas”, y que no cejará en su empeño por lograr el bien máximo para la Educación española: “asegura que no firmará ningún acuerdo de Gobierno hasta que se sienten las bases de un pacto nacional en esta materia”. De otro, todos los demás, “unos profesores” del Foro de Sevilla, con PSOE, IU y Podemos. Con todos se mete. Los del Foro son unos “descontentos”, IU los que están a por uvas con discursos trasnochados, el PSOE es el tonto que “se ha sumado a la lógica de Podemos” -villano supremo y vengativo-, y que ha traicionado a C’s porque, a pesar de tener un pacto, propuso la derogación de la LOMCE en el Congreso con toda irresponsabilidad ya que “no proponían un modelo alternativo” :( .

Hay que reconocer que los periodistas están bien informados de la polémica suscitada en las últimas semanas acerca de la legitimidad del señor Marina y una universidad privada para proponer el pacto mismo, y la ventilan sin contemplaciones de un plumazo. Hecho esto, ya tienen vía libre para comparar ambas propuestas.

La diferencia entre “una” hoja de ruta y “la otra” hoja de ruta, según estos periodistas, es que la “una” “defiende que la escuela pública puede desarrollarse “como indica la Constitución a través de una doble red: pública y concertada”, y la “otra” “defiende un currículo laico “en el conjunto del sistema educativo” y contempla la “supresión progresiva de la financiación pública de los centros privados y concertados”. O sea, de la manera más burda y maniquea reducen toda diferencia de modelos educativos al viejo conflicto de las dos Españas, rojos contra católicos, poco más o menos. Eso sí, todo ello con el tono periodístico de falsa objetividad.

En ningún momento mencionan que el modelo del señor Marina y el señor Rivera es el que les han dictado las multinacionales Mckinsey, Pearson y compañía, probado en numerosos países para mayor lucro de esas empresas y desastre de sus ciudadanos. https://www.diagonalperiodico.net/…/28905-libro-blanco-mari…

Por supuesto, lo que defendemos desde Yo Estudié En La Pública, La Educación Que Nos Une y el Documento de bases para una nueva Ley de Educación es otra cosa, y a nuestro trabajo nos remitimos:

Foto de Yo Estudié en la Pública.

Artículo ElPais

Los partidos chocan en campaña por el modelo educativo, clave para los pactos

PSOE, Podemos e IU quieren derogar la LOMCE del PP. Ciudadanos respalda la iniciativa del pedagogo José Antonio Marina que quiere mantenerla como “ley de transición”

Las diferencias de modelo educativo entre partidos complican aún más los posibles pactos tras el 26-J. El PSOE, Podemos e IU quieren derogar la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) del PP. Ciudadanos respalda la iniciativa del pedagogo José Antonio Marina, que la ve como una ley de transición, da un plazo de seis meses para cerrar un pacto y blinda la educación concertada. La formación de Albert Rivera, clave para formar Ejecutivo según las encuestas, asegura que no firmará ningún acuerdo de Gobierno hasta que se sienten las bases de un pacto nacional en esta materia.

José Antonio Marina, al que el PP encargó en 2015 el libro blanco de la función docente, ha recibido otro encargo, esta vez de la Universidad de Nebrija, una de las privadas de Madrid, para hacer un libro sobre el pacto educativo. El pasado lunes invitó a partidos, sindicatos, expertos y distintos miembros de la comunidad educativa a debatir. Ciudadanos fue el único de los cuatro principales partidos que acudió. Sí que hubo un representante del Ministerio de Educación. En concreto, el director general de Evaluación y Cooperación Territorial, José Luis Blanco.

En esa reunión, Marina mostró una propuesta de siete puntos. Entre otros, mantener la reforma educativa del PP, la LOMCE, como “ley de transición” y que los partidos logren un pacto educativo en un máximo de seis meses para iniciar “inmediatamente” la redacción de una ley de educación “por consenso”. Su hoja de ruta defiende que la escuela pública puede desarrollarse “como indica la Constitución a través de una doble red: pública y concertada” y propone la ampliación de la oferta educativa hasta los 18 años.

Ciudadanos asume este documento y critica que el resto de formaciones políticas no acudieran a la cita. “El PSOE se ha sumado a la lógica de Podemos de no sentarse a hablar”, dijo el martes Rivera. Luis Garicano, asesor del presidente de Ciudadanos en economía y educación, añade: “La hoja de ruta es sensatez pura: equidad con excelencia, consenso. Pero no encaja con el relato de venganza que exige Podemos”.

La polémica reabre heridas recientes entre el PSOE y Ciudadanos, que firmaron un acuerdo para gobernar tras las elecciones del 20-D. En aquel texto, ambos se comprometían a abrir una ponencia parlamentaria y alcanzar un pacto nacional en seis meses. Sin embargo, cuando el PSOE llevó al Congreso una moción para paralizar la LOMCE, Ciudadanos se abstuvo, aduciendo que no proponía un modelo alternativo.

Fuentes del PSOE señalan que la iniciativa de Marina es solo una propuesta más a tener en cuenta. El pedagogo “se arroga una representatividad que nadie le ha dado encabezando esta iniciativa”, afirma Ione Belara, miembro de la dirección de Podemos. “Es un pacto neoliberal que responde a la ideología propia de Ciudadanos y a la que se podría sumar el PP”, añade Enrique Díez, coordinador del área federal de Educación de IU.

PSOE, IU y Podemos han suscrito otra iniciativa en materia de enseñanza, el llamado Documento de bases para una nueva ley de Educación. Es otra hoja de ruta, impulsada por una veintena de asociaciones y por el Foro de Sevilla, un colectivo que nació en 2012 de un grupo de profesores universitarios. “No estábamos contentos con la evolución de la educación y los recortes y, cuando salieron los borradores de la LOMCE, vimos que esa no iba a ser la solución”, explica una de sus integrantes, Carmen Rodríguez.

Currículo laico

Esta propuesta se centra en la educación pública. Defiende un currículo laico “en el conjunto del sistema educativo” y contempla la “supresión progresiva de la financiación pública de los centros privados y concertados” hasta alcanzar una red única de centros de titularidad y gestión pública que los integre.

“Seis meses es muy poco tiempo para cerrar un acuerdo. No queremos un pacto parlamentario que volvería a cerrar en falso el debate y creemos, además, que hay que garantizar la inversión”, señala Belara. “Históricamente se han hecho pactos de despacho y buscamos uno en el que primero hable la sociedad”, Díez.

El PP tampoco acudió a la cita. Una de sus principales representantes en Educación, Sandra Moneo, ve “interesantes” las propuestas de Marina, “como las de otros colectivos”. “Estamos por el pacto, pero entendemos que somos los partidos políticos que salgamos de las urnas los que debemos empezar y sumar después a la sociedad civil”. El PP defiende su reforma educativa y respalda la escuela concertada. Moneo añade que el futuro pacto deberá regular la profesión docente.

Los cuatro principales partidos incluyen en sus programas la promesa de cambiar el modelo y sustituirlo por otro de consenso. Sin embargo, las posiciones reflejan cómo las diferencias de fondo dificultarán cualquier pacto tras las elecciones generales del 26-J.

Un papel de mediador cuestionado

El Foro de Sevilla o la confederación de los padres de la pública, Ceapa, critican que José Antonio Marina actúa “sin representar a un colectivo, movimiento ciudadano, grupo de profesionales o sector de las comunidades educativas o de la sociedad”. El profesor defiende, por su parte, que el trabajo para hacer un libro blanco sobre el pacto educativo “es solo una propuesta más”. “Estoy legitimado para hacerlo como cualquier ciudadano”, replica Marina. El documento, añade, pretende hacer “un metaanálisis de todas las conclusiones a las que se han llegado en intentos previos” de pacto. En la reunión del lunes —con 150 participantes según la organización—, Marina pidió cerrar “al menos un compromiso más elemental: que el próximo presidente del Congreso constituya un equipo de gestión del pacto educativo”.

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons