Nueva la ley de universidades. Menos contratos temporales, más igualdad y apuesta por la investigación