La Junta arremete contra los deberes, menoscabando la autoridad y profesionalidad del docente