Stecyl-i condena el salvaje atentado nazi en Nueva Zelanda