El Consejero de Educación no dice la verdad e insiste en que la “culpa” de que el profesorado no tenga reducido su horario es de los sindicatos.