Primer análisis sobre la LOMLOE

Echamos de menos una apuesta más valiente que permitiera hacer realidad algunas de la reivindicaciones históricas de STEs y de la Comunidad Educativa

Estos son algunos aspectos del proyecto de ley LOMLOE

Educación Infantil.

Aunque esta etapa no es obligatoria, España ya roza la plena escolarización en su segundo ciclo (de 3 a 6 años) y el Gobierno quiere ampliar la oferta en el primero. La nueva ley recupera el carácter educativo de la educación infantil que la LOMCE cercenó para ir hacia un modelo más asistencial. Los centros deberán cumplir unos requisitos mínimos y elaborar una propuesta pedagógica para poder impartir la etapa.

Lo que no está claro es la asunción por parte de las administraciones publicas de esta etapa “educativa” y cabe la posibilidad de que privatice

Primaria

En la Educación Primaria se recuperan los ciclos. Esto quiere decir que en vez de haber seis cursos más o menos independientes entre sí, se agrupan de dos en dos, por lo que se evaluará en conjunto al final de cada uno de los ciclos (2º,4º y 6º). Se incorpora en el tercer ciclo (5º y 6º) una asignatura de Educación en Valores Cívicos y Éticos. La ruptura de los ciclos en la LOMCE pasando a ser Interniveles no ha supuesto una mejora y sí un aumento de las repeticiones.

Secundaria

En Secundaria se realizará uno de los mayores cambios de la ley, con el objetivo de reducir el abandono y aumentar la titulación: se eliminan los itinerarios y las dos vías distintas de titulación que establecía la LOMCE, y vuelven los programas de diversificación curricular.

Diversificación

Una de las principales medidas que incorpora la LOMLOE es suprimir los Programas de Mejora del Aprendizaje y Rendimiento (PMAR) de la LOMCE y volver a la diversificación de la LOE. Los PMAR son programas para alumnos con dificultades en Secundaria, que iban a una alternativa en 2º y 3º para volver a un 4º distinto del resto de sus compañeros, la vía aplicada. El problema es que estos chicos después obtenían un título de ESO distinto que no les permitía seguir avanzando por el sistema. Es uno de los elementos que segregaban a los alumnos, separándolos sin retorno desde una edad temprana. «Era una carrera de obstáculos, la nueva ley es integradora y atiende las diferencias entre el alumnado», valora Merino, de STES. . La LOMLOE recupera los programas de Diversificación de la LOE, que permiten la modificación de los currículos para estudiantes de 3ª y 4ª de la ESO, de manera que obtengan el mismo título que los demás.

Itinerarios y etapas

Los itinerarios son un elemento que introdujo la ley Wert que básicamente consistían en derivar a los estudiantes con problemas académicos en 2º de la ESO a los llamados PMAR, programas alternativos que llevaba a una vía paralela de la Secundaria y que acababan en una titulación diferente de la ESO

Bachillerato

En Bachillerato la principal novedad es que, excepcionalmente y con informes favorables del centro educativo, los estudiantes podrán cursarlo en tres años. La idea es que esta última etapa, no obligatoria, pueda ser parecida a la universidad y si no se supera un curso solo haya que repetir las asignaturas pendientes y no todas ellas. Pero hará falta un permiso especial.

También se introduce en esta etapa la obtención del título «por compensación». Esto quiere decir que un alumno podrá sacarse el Bachillerato aún teniendo una asignatura suspendida, también de manera excepcional y previo informe del centro.

¿Compensación en Bachillerato?

Uno de los elementos que más críticas está recibiendo entre los docentes es la posibilidad de que los estudiantes de Bachillerato puedan titular con una asignatura suspensa. Será en casos excepcionales, pero muchos profesores no la ven ni necesaria ni apropiada.

Repetición de curso

Los cambios en la gestión del alumnado suponen una de las principales novedades en la ley. Por un lado, el Gobierno quiere reducir la tasa de repetición, actualmente rondando el 30%. Para ello, se establecen varias medidas. En Primaria, la mencionada creación de etapas implicará que solo se pueda repetir al final de las mismas (en los cursos pares, 2º, 4º y 6º). En Secundaria se contempla que los estudiantes puedan superar el curso de forma excepcional si los responsables del centro consideran que esos suspensos no impedirán al alumno continuar los estudios con normalidad. El Bachillerato se podrá hacer en tres o superar con un suspenso.

Adiós a los estándares de aprendizaje

«Los currículos y los estándares de aprendizaje han supuesto una complicación grande que no se ha traducido en beneficio», valora Raimundo de los Reyes, de Fedadi. Los estándares de aprendizaje son un elemento que se inventó la LOMCE y que han sido una pesadilla para muchos profesores. Son pequeñas píldoras de aprendizaje que los alumnos deben ser, y bajan hasta un nivel de detalle difícil de asumir para los docentes.

Que los eliminen es muy positivo, hay regiones que evalúan ítem a ítem. Y una asignatura podía llegar a tener 100 estándares. Los docentes consultados valoran positivamente cuestiones como que vayan a desaparecer los estándares de aprendizaje, un enrevesado elemento que traía de cabeza a los docentes

Los currículos y los ejes transversales.

En la nueva Ley se hacen numerosas alusiones  a los llamados ejes transversales (valores), pero estos valores deben concretarse en el currículo de cada materia y tener reflejo en las programaciones. Es necesario exigir su cumplimiento, pues solo de esta forma tendrán el protagonismo que se merecen. Los currículos de las diferentes materias deben ser objeto de una honda revisión, tanto cualitativa como cuantitativa.

El Ejecutivo quiere darle una vuelta a los contenidos que se enseñan en los colegios. Para ello, creará un Instituto de Desarrollo Curricular, en colaboración con las Comunidades Autónomas, que revise de manera permanente los currículos. La idea del ministerio es rebajar la contenidos de las asignaturas, que con el paso de los años y las leyes han crecido hasta el punto de que es complicado que se lleguen a acabar en clase.

Además, la LOMLOE también va a cambiar la distribución de las clases. La LOMCE estableció un sistema por el que el Ministerio de Educación fijaba una serie de asignaturas troncales, comunes para todos, y las Comunidades Autónomas tenían capacidad de elección sobre las optativas y las de libre configuración. Ahora se volverá a la LOE: Las Comunidades decidirán sobre el 65% de las materias (55% si tienen lengua cooficial).

Admisión

La admisión es otro de los elementos que cambia. La LOMLOE establece que las administraciones educativas (o sea, los gobiernos autonómicos) podrán repartir al alumnado entre los colegios de su red (públicos y concertados) para evitar la segregación del alumnado por razones socioeconómicas. Se quiere evitar de esta manera la creación de colegios gueto con altas proporciones de estudiantes pobres o inmigrantes, una cuestión muy madrileña, por ejemplo.

La red de centros.

La doble red pública/red concertada del sistema educativo español representa una anomalía dentro de la Unión Europea. Es evidente que la existencia de la doble red de centros ha supuesto y supone la segregación del alumnado, aspecto pernicioso y dañino que atenta contra un principio básico: la Escuela debe ser el principal elemento de integración y cohesión social, y sólo la Escuela Pública puede jugar ese papel fundamental.

La cuestión concertada y la «demanda social»

Uno de los elementos más espinosos y que le ha costado al Gobierno enfrentamientos con la patronal del sector. La LOMLOE elimina la parte de la LOMCE que apelaba a la «demanda social» –que no estaba claro cómo se medía– a la hora de decidir si se construyen colegios públicos o privados. El proyecto de ley «habla de planificación y no programación, no como hasta ahora, pero eso supone no contar con las opciones de libre elección que puedan hacer los padres.

Antes el artículo 109 [de la LOE] hablaba de garantizar plazas públicas, pero la LOMCE lo cambió por esta ‘demanda social'» que abría la puerta a que las plazas fueran concertadas.

Escuela concertada

El sistema de conciertos también tendrá algunos cambios. Pero serán en cuestiones menores, el PSOE no se cuestiona la existencia de la red y Podemos parece haber renunciado a esa batalla. Las principales modificaciones en este área vienen por la eliminación del concepto de «demanda social» que introdujo el PP y también prohibirá concertar colegios que segregen por sexo.

Con la primera medida se vuelve al sistema anterior a la LOMCE. Cuando aprobó su ley, Wert estableció que sería la «demanda social» la que decidiría si los centros de nueva construcción serían públicos o privados con concierto. Esto es, si muchas familias lo solicitaban, en base a parámetros desconocidos, el colegio sería concertado. Con la LOMLOE será el Estado el que planifique la red de centros para asegurar la oferta de plazas.

Lo que no ha quedado de momento recogido en la ley es el anuncio del Gobierno de retirar el concierto a los centros que segregan a sus alumnos por sexo. Lo ha anunciado repetidas veces la ministra Celaá y está recogido en el acuerdo de Gobierno –e incluso el propio PSOE denunció esta situación, también introducida por el PP, ante el Tribunal Constitucional, que validó la medida–, pero no ha sido trasladado a la ley.

No prohíbe la segregación por sexo

Uno de los debes más llamativos en la ley ha sido que se ha quedado fuera la prohibición que el Gobierno había anunciado de prohibir los conciertos a centros que segreguen a sus alumnos por sexo. Sin embargo, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado después del Consejo de Ministros que el proyecto de ley se modificará en el trámite parlamentario y que se cortará la financiación a estos centros en virtud del acuerdo de gobierno entre su partido y el PSOE

Distribución del alumnado

Merino, de STEs; se felicita porque la LOMLOE establezca que el alumnado con necesidades educativas especiales «tienen que ser repartido por los centros públicos para evitar colegios guetos».

Profesorado. Revisión de las condiciones laborales del profesorado.

No se contempla la reducción de jornada lectiva, la formación permanente, la estabilidad de las plantillas, los planes de estabilidad para el profesorado interino, etc.

Profesorado. Formación inicial

El proyecto de ley también recoge que, en el plazo de un año desde su aprobación, el Gobierno presentará una propuesta normativa que regule la formación inicial y permanente, el acceso y el desarrollo de la carrera docente. La ministra Celaá ya ha explicado que su idea es hacer una especie de MIR docente que incluya un año de prácticas para los profesores antes de incorporarse a la profesión de pleno derecho.

Esta medida de momento apenas pasa del anuncio ya que el Minsiterio de Educación no ha explicado si estas prácticas estarán remuneradas o a quién afectarán: ¿son para todos los profesores, solo para los de la pública…?

Equipos y Departamentos de Orientación

No aparece el Refuerzo de los equipos para mejorar la convivencia en los centros educativos y atender la diversidad en las aulas.

Las ratios, sin tocar

La reducción de las ratios es imprescindible para una atención personalizada del alumnado.

El profesorado lamenta que una de las medidas que más efecto tendría sobre los resultados educativos no se vaya a tocar, al menos de momento: las famosas ratios, la relación de alumnos por aula. Actualmente, están fijadas por normativa estatal en un máximo de 25 estudiantes en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato. Las Comunidades Autónomas, que ostentan las competencias en educación, tienen la capacidad de bajarlas si quieren: casi ninguna lo hace. Modificarlas supone bastante dinero.

José Ramón Merino, docente cántabro y responsable de política educativa de STES, coincide: «No hay modificación respecto a lo que planteaba la LOMCE, las ratios actuales nos parecen excesivas y la bajada de la natalidad, que ya se está notando en las aulas, es una buena oportunidad para hacerlo«.

Inclusión y equidad

Los aspectos relacionados con la inclusión y la equidad deben ser una prioridad para mejorar el sistema educativo con perspectiva social y no mercantilista. Hay muchos aspectos que hay que mejorar de forma urgente: la desigualdad, que en muchos casos se ve empeorada por una creciente segregación educativa por motivos socioeconómicos; altas tasas de abandono escolar; el riesgo de pobreza y exclusión social; y una atención a la diversidad que no responde a las necesidades del alumnado, que está mal dotada en cuanto a recursos y que se traduce en muchas ocasiones en abandono y exclusión escolar. Para afrontar esta situación, reclamamos revertir los recortes de los últimos años y mejorar la dotación presupuestaria de la escuela pública respecto a:

Religión

Es necesario avanzar hacia la laicidad del sistema educativo.

la LOMCE le hizo ganar importancia al incluirla entre las materias que contaban para calcular la nota media, lo que tiene implicaciones a la hora de solicitar una beca, por ejemplo.

Aunque parece que la asignatura pierde peso al establecer que volverá a no contar para la media, la materia seguirá siendo de oferta obligatoria para los centros, pero optativa para los alumnos.

Se elimina la asignatura espejo (la que debían cursar los alumnos que no quisieran hacer Religión) bajo el argumento de que «la elección de unos [estudiar Religión] no puede ser la obligación de otros [tener que estudiar una asignatura más]». Lo que no se ha aclarado es cómo se articulará esto, porque los alumnos que no la cursen no pueden tener horas muertas en mitad de la jornada, y ponerla al final implicaría problemas organizativos para los centros, como mantenerlos abiertos más horas o que los docentes de Religión tengan que trabajar fuera de su jornada.

«Quitar la Religión evaluable y que no tenga alternativa sería el logro de la década», afirma el profesorado que cree que «el tratamiento es mejorable, lo deseable es que saliera directamente del currículo, que no haya asignatura espejo.

La gestión democrática de los centros. Es necesario avanzar en un funcionamiento más democrático de los centros, pues la elección de las direcciones sigue dependiendo en gran medida de la Administración.

No es una nueva Ley

Este es el segundo intento de sustituir a la LOMCE, la norma que aprobó el PP y que lleva siete años en vigor.

Pese a que las circunstancias políticas han cambiado desde que se aprobara la ley el año pasado, el Gobierno ha presentado el mismo texto para evitarse el trámite que exige todo proyecto de ley previo a su aprobación, como el periodo de alegaciones y los preceptivos informes de los organismos públicos correspondientes y que retrasarían el proyecto varios meses.

¿Posibles modificaciones?

Será durante el trámite parlamentario cuando se debatan las modificaciones que propongan los distintos grupos políticos. El Gobierno deberá moverse rápido si quiere que la ley entre en funcionamiento para el próximo curso. Los plazos que exige el trámite parlamentario de una ley orgánica como esta ya ponen en cuestión que Educación vaya a poder aprobarla a tiempo de que entre en vigor para el curso 2021-2022. Una ley necesita de unos tres meses para todo el periplo, y los colegios empiezan a planificar el próximo curso hacia mayo. Ya en este momento se duda de que haya tiempo: si el debate se enreda en el Congreso o Senado, no llegará en plazo.

¿Negociación?

Por otra parte, es preocupante que el Ministerio de Educación no haya convocado ninguna mesa de negociación con los sindicatos, ni que haya escuchado a la comunidad educativa para consensuar una nueva Ley, que es una reforma de la LOMCE y un retorno a la LOE que en su momento los STES-i ya calificaron de insuficiente. Se ha perdido una oportunidad para que el profesorado y la comunidad educativa, que son quienes finalmente aplican la ley, puedan opinar y debatirla en profundidad.

Resumen

En suma, la LOMLOE supone una mejora respecto a la LOMCE porque elimina sus aspectos más lesivos, pero es claramente insuficiente para quienes esperábamos un compromiso claro e inequívoco con la Escuela Pública, un compromiso con una escuela laica, inclusiva, equitativa, compensadora de desigualdades, coeducativa, democrática, comprometida con un mundo más justo y respetuosa con las lenguas y culturas territoriales. La aprobación de la LOMLOE supone una oportunidad perdida para avanzar hacia la Escuela que queremos.

Solo por el hecho de quitar la LOMCE ya es una buena noticia, celebramos sin duda la eliminación de los aspectos más lesivos de la LOMCE (segregación del alumnado, eliminación de competencias a claustros y consejos escolares, calificación de la materia de Religión, reválidas, etc.), pero echamos de menos una apuesta más valiente  que permitiera hacer realidad algunas de las reivindicaciones HISTÓRICAS de STEs y de la Comunidad Educativa.

Con la aprobación de la reforma de la LOE-LOMCE por parte del Consejo de Ministros, se inicia la tramitación parlamentaria de la nueva Ley educativa.

dedo

Texto de la LOE, modificada por la LOMCE, con las propuestas de la LOMLOE.

Se señalan en color amarillo las modificaciones introducidas por la LOMLOE

Download the PDF file .

Portada-LOMLOE

El Gobierno aprueba el proyecto de Ley que impulsará una transformación profunda y exigente del sistema educativo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons