30 de Enero. Día Internacional de la Paz.

NO AL MILITARISMO EN EDUCACIÓN. CAMBIEMOS TANQUES Y BALAS POR LIBROS Y LÁPICES

NO AL MILITARISMO EN EDUCACIÓN. CAMBIEMOS TANQUES Y BALAS POR LIBROS Y LÁPICES

No queremos aventuras militares ni apostar por el conflicto bélico en Ucrania, menos gastos militares y más inversión en Educación, ciencia e innovación.

Cuando un Estado invierte más en Educación de forma sostenida que en armamento militar y  defensa, es signo de que se trabaja por la paz y la tolerancia. ¿Cómo ha sido el gasto educativo en España y el militar? ¿Cuánto ha crecido o menguado la dotación presupuestaria en ambos casos?

En el día de la paz es apropiada la reflexión de que la tolerancia y la apuesta por la resolución pacífica de conflictos no se construye en un día sino a lo largo del tiempo. Si realmente queremos tener niñas y niños, jóvenes que se alejen de la violencia, tendremos que invertir en educar sin violencia. Preferimos en nuestras aulas, una navaja o unas pinturillas; un arma o un libro. La educación es prevención y conciencia. Es a cada persona a quien corresponde establecer qué prevengo y cómo tomo conciencia. Tenemos la posibilidad de apoyar la promoción de la cultura y la solidaridad o  de los tanques y las balas. Podemos decidir. Tenemos la posibilidad de promocionar la igualdad entre todas las personas de nuestro entorno o la desigualdad tan generadora de violencia. Alejemos la violencia, alejemos las armas, alejemos el maltrato.

La escuela es el germen donde florecen muchos sentimientos y emociones, hagamos que todos ellos estén alejados de la violencia, que nuestras niñas y niños y adolescentes, se eduquen en un ambiente pacífico, amable y sosegado.

En los tiempos que vivimos asistimos a un crecimiento del discurso del odio al diferente y con los argumentos excluyentes de unos pretendidos espacios y recursos reducidos solo para una parte de la población de origen. Ahora mismo estamos asistiendo a una escalada de tensión prebélica a las puertas de le UE y no duda nuestro gobierno en embarcarse en aventuras bélicas a merced de las superpotencias. Esto deriva en conflictos que no apuestan por el díalogo y la paz. Es más necesario que nunca una escuela pública que eduque en el respeto y la tolerancia al diferente, que apueste por el diálogo y la empatía. No queremos guerras, ni armas para solucionar conflictos en lugar de un reparto justo de los  recursos que debe solucionarse con diálogo. Las armas matan. los ejércitos también.

El gasto militar real de los Presupuestos Generales del Estado para 2022 aprobados por el Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos asciende a 22.796 millones de euros, un 124% más de lo que  se asigna al Ministerio de Defensa (10.155 millones), lo que supone un nuevo récord histórico y un crecimiento del 5,75% respecto al año anterior. (Informe independiente C. Delás).

El gasto militar en España como ocurre en numerosos otros países (Estados Unidos, Rusia, China…) es muy superior al que se circunscribe a los Departamentos o Ministerios de Defensa, pues existen otros gastos militares repartidos por otros ministerios. En nuestro caso, el Ministerio de Defensa tiene tres importantes apartados el del propio Ministerio que es el más elevado pues abarca los tres ejércitos (10.155,2 M€); el de los Organismos Autónomos (1.231,7 M€) donde están el INTA y el Instituto de la Vivienda; y el del Centro Nacional de Inteligencia (322,2 M€) que depende de Defensa. Estos tres organismos conforman el gasto militar del Ministerio de Defensa que con respecto a 2021 aumenta un 7,8%.

Todo este gasto improductivo (tan improductivo que no computa en la elaboración del PIB) e insolidario (tan insolidario que se hace en detrimento del gasto social y de las necesidades de seguridad humana tanto “aquí” como a escala planetaria), ¿para qué sirve en realidad? Para pagar sueldos de un ejército innecesario. Para fomentar la industria militar que tan buena acogida da a algunos de nuestros políticos, ya sea mediante créditos a sus actividades a interés “cero” o para certificar y financiar la adscripción de nuestra política de seguridad a los intereses de la OTAN y supeditarla a los intereses militares de ésta como ocurre con el actual conflicto con Rusia.

El gasto público en educación es realmente necesario tras décadas de recortes. Los recursos educativos mermaron año tras año, hasta llegar a su peor cuota en 2019. Si en 2006 la administración destinó el 4,31% del Producto Interior Bruto (PIB) a lo educativo, en 2018 la cifra es del 4,24%, la más baja desde 2006.  Hoy no se ha recuperado y estamos en una inversión del 3,50% del PIB. En 2019 y 2020 se recuperó un poco el gasto 52.491,7 y 55.196,8 millones de Euros pero bajo la inversión con respecto al PIB al mismo nivel que en 2017.

En España el gasto en educación es relativamente inferior a la media de la OCDE Y de la UE, que presenta los porcentajes del 4,5% y 4,2%, respectivamente. Lo podemos apareciar en términos de porcentaje del producto interior bruto (PIB), para todos los niveles de enseñanza (el 3,50%, en total).  Si se invierte en educación, ciencia e innovación está demostrado que baja el desempleo y que los conflictos armados disminuyen. Por ello reclamamos menos gastos militares y una justa inversión en gastos educativos, sanitarios y servicios sociales.

El gasto militar en España es muy superior al que se circunscribe a los Departamentos o Ministerios de Defensa, pues existen otros gastos militares que están repartidos por otros ministerios.
⇒Uno de cada 4 € de inversión en los PGE se destinan para armamentos y otros gastos militares
⇒Los recursos educativos mermaron año tras año, hasta llegar a su peor cuota en 2019. Hoy no se ha recuperado y estamos en una inversión del 3,50% del PIB. En 2019 y 2020 se recuperó un poco el gasto 52.491,7 y 55.196,8 millones de Euros pero bajo la inversión con respecto al PIB al mismo nivel que en 2017.
⇒No queremos aventuras militares ni apostar por el conflicto bélico en Ucrania, menos gastos militares y mas inversión en Educación, ciencia e innovación.

Materiales educativos en la Red para el Día de La Paz

PRIMARIA

SECUNDARIA:

1.- La tarjeta de visita Objetivo – Mejorar las relaciones entre los alumnos. 

Descripción de la actividad

  • Damos a los alumnos una fotografía de la plantilla de la tarjeta de visita, que habrá de rellenar en todos sus recuadros: en el primero, conflictos que solucionaron mediante el diálogo y aficiones; en el segundo, libros o comics que te gusten; en el tercero, palabras que definan tu personalidad; en el cuarto, lugares donde te gustaría viajar; en el quinto, oficios en los que te gustaría trabajar; y en el sexto, cosas que has hecho de las que te sientes satisfecho.
  • Una vez hecha la tarjeta, se pide a los alumnos que cojan una hoja de papel para tomar nota de algo que llame la atención de las tarjetas de sus compañeros de clase. Luego, cada uno pasa la tarjeta de visita al compañero, que la leerá y tomará alguna nota, si lo cree oportuno, en la hoja en blanco que ha cogido. – Cuando todos tengan de nuevo su tarjeta de visita, se abrirá un turno de preguntas, sobre los datos apuntados en el papel. – Conviene que el profesor participe en el juego como un componente más del grupo. Propuesta de trabajo
  • Supone un paso más para la acogida y la confianza grupal. Es especialmente necesaria para mejorar la relación de los alumnos marginados, rechazados, introvertidos.

Otras sugerencias – Conviene que la disposición de los alumnos sea circular para favorecer la lectura de las tarjetas. –

  • Se puede continuar la técnica en una segunda sesión, en la que se propondrá que averigüen el nombre de la tarjeta que el profesor tienen en sus manos. Se harán preguntas que el profesor sólo podrá responder con un sí o un no, hasta que acierten el autor o autora de la tarjeta. – La consulta de la tarjeta de visita es recomenadable  antes de mantener una entrevista con las familias.

2.- Manual de buenas costumbres Objetivo Reflexionar sobre una serie de costumbres que enriquecen a las personas y favorecen la convivencia con los demás.

  • Desarrollo de la actividad – Presentación del código de buenas costumbres (dar un ficha o escribir en la pizarra): 1. Trabajar bien 2. Saber escuchar 3. Cuidar las cosas 4. Querer a la familia 5. Tener amigos 6. No hablar mal de la gente 7. Ser agradecidas y agradecidos 8. Actuar con naturalidad 9. tener buén ánimo  10. No perder la paciencia 11. Decir siempre la verdad 12. Saber jugar 13. Ver las cosas por el lado bueno – Repartir las buenas costumbres del código: una para cada alumno; si hace falta repetir alguna, se repite. –
  • El alumnado hace dos cosas con la buena costumbre que se le ha asignado: • Evaluar (del 1 al 10) la conducta de los alumnos de la clase con relación a la buena costumbre asignada, razonando o aportando datos sobre esa valoración. •
  • Elaborar una especie de Manifiesto, valorando la importancia de la buena costumbre para la convivencia y estimulando buenas prácticas. – Exponer cada uno al grupo de la clase la evaluación de su buena costumbre y leer el manifiesto elaborado. Diálogo sobre las exposiciones. – Elaborar  un Mural sugerente, que invite a valorar y cumplir las buenas costumbres sobre las que se ha reflexionado.

Bachillerato

  • Debatiendo la paz  Reflexionar sobre qué es la paz  Identificar los conceptos más compartidos que definen la paz
  • Consensuar lo que entendemos por paz Fotocopias de las listas de conceptos (una por participante) 50 minutos Se pasa la ficha individual y cada persona escoge aquellas 8 palabras que más identifica con la idea de paz. (Delimitar el tiempo en unos 3 minutos) Se hacen pequeños grupos (de 4 a 6 personas) siguiendo el dibujo que cada cual tiene a su ficha (a la derecha, parte superior). Cada pequeño grupo debe consensuar qué 8 palabras escoge. (Delimitar el tiempo en unos 8-12 minutos) Cada grupo elige un representante y se colocan según el esquema para iniciar la discusión. El objetivo de todo el grupo, a través de sus representantes, es ponerse de acuerdo en aquellas 8 palabras de la lista que –según ell@s– mejor describen qué es la paz y, a partir de éstas, elaborar una pequeña definición.
  • En esta tercera etapa, sólo los representantes pueden intervenir, los grupos pueden apoyarlo enviándole notas por escrito. (Delimitar el tiempo en unos 15-20 minutos). De las palabras seleccionadas, ¿se puede deducir una percepción de paz positiva o negativa? ¿Si aparece una idea ambigua y poco concreta de paz, comentar una posible razón (a menudo nos fijamos más en la violencia que en la paz) y qué implica este hecho (¿Cómo podemos construir la paz si no sabemos definir bien en qué consiste?).
  • Por esta razón hace falta concretar el concepto de paz de forma que nos permita imaginar acciones concretas y hacer una realidad. ¿Qué podemos hacer desde nuestro día a día para construir la paz?
Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.