Suspender la reválida solo permitirá matricularse en una FP Básica

El Gobierno aprueba las ‘reválidas’ de ESO y Bachillerato.

Suspender la reválida solo permitirá matricularse en una FP Básica.

  • Las evaluaciones finales se realizaran por primera vez el curso que viene aunque sin efectos académicos.
  • La de bachillerato servirá de prueba de acceso a la universidad.
  • Los alumnos que no superen la reválida al terminar la ESO no podrán acceder a una FP de Grado Medio ni de Grado Superior.
  • Los que lo hagan al finalizar Bachiller no podrán acceder a la universidad, pero sí a una FP de Grado Superior.

El Gobierno ha aprobado el Real Decreto que regula las ‘reválidas’ de ESO y Bachillerato, uno de los aspectos más polémicos y rechazados de la LOMCE. El ministro Iñigo Méndez de Vigo ya había anunciado cambios respecto al diseño original que planteó su antecesor José Ignacio Wert, actual embajador de España ante la OCDE.

Las pruebas no serán tipo test como se planteó en principio ni tampoco se realizarán el mismo día en toda España. La LOMCE establece que superar estas pruebas es necesario para obtener el título aunque el curso que viene aún no tendrán efectos académicos. La de bachillerato sustituirá a la actual selectividad tras el acuerdo al que llegaron el ministerio y la Conferencia de Rectores (CRUE).

La Vicepresidenta, Soraya Saenz de Santamaría, ha defendido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la realización de estos examenes asegurando que “la mayoría de los países de la OCDE y de la UE existe una prueba externa y estandarizada al final de las etapas educativas, es el caso de Finlandia, el Reino Unido, Francia, Alemania, Noruega, Estados Unidos o Portugal”

El borrador de orden ministerial que presentó Educación a las comunidades Autónomas en la última conferencia sectorial el pasado 13 de mayo especificaba que cada prueba contaría de un máximo de 15 preguntas “abiertas y semi abiertas que requerirán del alumnado capacidad de pensamiento crítico, reflexión y madurez, especialmente en la evaluación final de Bachillerato“.

Los alumnos, según los borradores y a la espera de conocer la versión definitiva, se examinarán de las asignaturas troncales y de dos optativas y una específica a su elección tanto en la evaluación final de secundaria como en la de bachillerato.

Hasta siete asignaturas

En secundaria serán por tanto siete pruebas en total: Geografía e Historia, Lengua, Matemáticas y Lengua Extranjera, más dos materias de opción, más una materia específica. En Bachillerato serán ocho: las cinco troncales Filosofía, Lengua, Historia de España, Lengua Extranjera y, según lo que haya cursado el alumno, Matemáticas, Latín o Arte más dos materias de opción, más una específica.

Los borradores también establecían que cada examen tendrá una duración de 60 minutos en la ESO y de 90 minutos en Bachillerato, con descansos mínimos entre sesión y sesión de15 minutos en el primer caso y de 20 minutos en el segundo.

Las evaluaciones tendrán “una duración de un máximo de cuatro días, aunque las autonomías con lengua cooficial podrán tardar cinco días. Las pruebas incluyen cuestionarios de contexto sobre la situación Socioeconómica y cultural del centro, el alumno y su familia”.

El Gobierno incluyó garantías en el proyecto de Orden Ministerial garantías para evitar que las pruebas sirvieran para realizar rankings especificando que las comunidades autónomas “elaborarán un informe de los resultados promedio de cada uno de los centros” que facilitarán al instituto o colegio mediante “resultados contextualizados en relación con el Índice Socioeconómico y Cultural (ISEC) para permitir la comparabilidad de centros de ISEC similar y siempre garantizando el anonimato de los mismos”.

Los alumnos de 4º de la ESO que suspendan las dos convocatorias establecidas por curso para la evaluación final de ESO y quieran estudiar algo el año siguiente, sólo podrán matricularse de Formación Profesional Básica.

Esta modalidad de la LOMCE está dirigida a alumnos de entre 15 y 17 años que sólo han superado el primer ciclo de la ESO, es decir, hasta 2º. Así lo han confirmado fuentes del Ministerio de Educación en relación con aquellos estudiantes que, habiendo aprobado el último curso de la ESO, no pueden continuar sus estudios en FP de Grado Medio ni Bachillerato por no contar con el título que sólo se obtiene con la superación de la evaluación externa.

Las mismas fuentes añaden que tras un ciclo de FP Básica (un año de duración) los alumnos pueden pasar a la FP de Grado Medio o volver a presentarse a la evaluación final de ESO las veces que necesiten hasta aprobarla.

Por su parte, los que suspendan la reválida de Bachillerato las dos convocatorias establecidas para cada curso, no podrán acceder a la universidad ni a enseñanzas artísticas superiores, pero sí matricularse en algún ciclo de Formación Profesional de Grado Superior.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este viernes 29 de julio al decreto que regula las evaluaciones de Secundaria, que, según el calendario de la LOMCE, la de ESO (alumnos de 15 y 16 años) se pondrá en marcha en 2017, pero no será hasta 2018 cuando los alumnos tengan que aprobarla para obtener el título de la ESO.

Lo mismo ocurre con la de Bachillerato (17 y 18 años), que en el primer año de aplicación, 2017, no servirá para titular, pero sí para acceder a la Universidad. Desde la Federación de Asociaciones de Directivos de centros Públicos (FEDADI) lamentan que el Ministerio de Educación no haya subsanado “el limbo” en el que van a encontrar los jóvenes que no aprueben la reválida de ESO, pese a haberlo denunciado en varias ocasiones.

Asimismo, alertan de que esta situación va a provocar que España aumente la tasa de fracaso escolar, es decir, de alumnos que no acaban ni siquiera la educación obligatoria. “¿Qué hacemos si suspende un 10% de los chavales? ¿Les dejamos en la calle?”, pregunta el presidente de FEDADI, Alberto Arriazu.

Asegura que esta situación puede generar un problema logístico porque “no va a haber plazas suficientes” de FP Básica y, sin embargo, en FP de Grado Medio “se van a quedar vacías”. Este director cree que los que no aprueben la evaluación de ESO están en “clara desventaja”.

A los que no pasen la de Bachillerato, sin embargo, se les permite acceder a ciclos de FP de Grado Superior para los que “hasta ahora era necesario el título”. Por ello, no entiende “por qué no dejan a los de 4º de la ESO sin reválida superada que accedan a FP de Grado Medio”.

Desde esta federación rechazan de plano las evaluaciones ligadas a la obtención del título por su carácter “finalista”, ya que consideran que “no tiene en cuenta el progreso del alumno”. “Evaluaciones externas sí, pero no ligadas a la titulación”, asevera, para añadir que el título de ESO es el “más básico” que hay en España, “a la altura del título de ciudadano”.

Noticia Antena3

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.