Cambiemos el sistema, no el clima

Desde STECYL-i exigimos a los futuros gobiernos locales castellanos y leoneses y al autonómico que declaren el estado de emergencia climática y actúen en consecuencia. Las Administraciones Públicas deben contribuir en la creación de una sociedad más justa y sostenible, dada su capacidad y responsabilidad en la búsqueda de soluciones. Invitamos a la ciudadanía, y en especial a los empleados públicos, a que apoyen y se sumen a este llamamiento.

Emergencia-Climatica

Resolución del Pleno de la Fededarión STECYL-i sobre EMERGENCIA CLIMÁTICA.

El planeta, así como los seres vivos y los ecosistemas, nos encontramos en grave peligro, prueba de ello son los recientes informes sobre el estado de la Biodiversidad del ​IPBES y sobre el calentamiento global de 1,5 ºC del ​IPCC​, alertándonos del rumbo al que nos dirigimos: la extinción de una gran parte de los ecosistemas terrestres. Un millón de especies están en amenazas por la actividad humana, así como también estamos al borde de un punto de no retorno frente al cambio climático si no modificamos nuestra trayectoria cuanto antes. No responder ante la crisis ecológica y civilizatoria supondría la muerte de millones de personas, además de la extinción irreemplazable de especies imprescindibles para la vida en la Tierra, dadas las complejas interrelaciones ecosistémicas.

Evitar que la temperatura global se eleve por encima de 1,5 °C debe ser una prioridad de la humanidad. Necesitamos reducir con carácter urgente las emisiones de CO2eq (equivalente de carbono), reajustando nuestra huella ecológica a la biocapacidad del planeta.

La industria ganadera (así lo confirma un estudio reciente realizado por la organización internacional GRAIN junto al instituto para la Agricultura y Política comercial de Minesota). se ha mostrado como uno de los elementos  más contaminantes del planeta emitiendo según la FAO el 14’5% de las emisiones totales que provoca el efecto invernadero del planeta, a lo que habría que añadir el manejo de desechos que produce la ganadería intensiva; la deforestación que se produce para favorecer dicha ganadería intensiva con extinción de otras especies; el gasto de agua; por no hablar del uso indiscriminado de antibióticos y los efectos que produce en la salud de los humanos, etc.

Tanto la urgencia como la gravedad de la situación climática y ecológica exigen una actuación rápida y contundente para evitar los peores escenarios indicados por la ciencia.

Lograr estos objetivos requiere, necesariamente, de algo que desde STECyL-i también reivindicamos:

  • Verdad​. Que los gobiernos digan la verdad acerca de lo urgente que es nuestra situación actual, asumiendo que el primer paso para solucionar un problema es admitir el diagnóstico de la comunidad científica. Los medios de comunicación tienen un papel fundamental para transmitir esa realidad.
  • Compromiso​. Declarar la emergencia climática es, sin duda, insuficiente, por lo que debe venir acompañada de compromisos políticos reales y vinculantes, mucho más ambiciosos que los actuales, con la consiguiente asignación de recursos para hacer frente a esta crisis. Garantizar reducciones de gases de efecto invernadero anuales superiores al 7%, así como detener la pérdida de la biodiversidad son la única respuesta posible para evitar un colapso de todos los sistemas naturales, incluido el humano.
  • Acción​. Abandonar los combustibles fósiles, apostar por una energía 100% renovable y reducir a cero las emisiones netas de carbono lo antes posible de manera urgente y prioritaria, en línea con las indicaciones del informe del IPCC para limitar el aumento de las temperaturas globales a 1,5 ºC. Demandamos que los gobiernos analicen cómo lograr este objetivo y propongan los ​planes de actuación necesarios: frenen nuevas infraestructuras fósiles (centrales, exploraciones, grandes puertos, etc.; reducción de los niveles de consumo y del transporte; cambio de modelo energético; reorganización del sistema de producción; educación, además de otras medidas contundentes. Todo esto debe quedar reflejado en la Ley de Cambio Climático y Transición energética y en el Plan Nacional Integrado de Clima y Energía.
  • Democracia​. La justicia y la democracia deben ser pilares fundamentales de todas las medidas que se apliquen, por lo que han de crearse los mecanismos adecuados de participación y control por parte de la ciudadanía para abordar las cuestiones sociales difíciles y para formar parte activa de la solución mediante la democratización de los sistemas energéticos, alimentarios, de transporte, etc. En estos procesos se debe garantizar la igualdad de género en la toma de decisiones.
  • Adoptar medidas urgentes ​para frenar la extinción masiva de especies y para ​acabar con la pérdida de biodiversidad, la especulación financiera de la naturaleza, el extractivismo insostenible y la desmedida mercantilización de las materias primas y los comunes. Estamos deforestando los bosques, destruyendo los deltas, las marismas, los arrecifes de coral, los manglares, contaminando los océanos, los ríos, agotando los acuíferos. Nuestra supervivencia depende de estos ecosistemas que ​son la esperanza y la salvación para toda la vida en nuestro planeta.
  • Realizar un giro de 180 grados en las políticas comerciales internacionales​, acabando con la firma de tratados de comercio e inversión que ahondan la problemática del aumento de gases de efecto invernadero vía incremento del transporte marítimo interoceánico, así como de la aviación civil, que dificultan la lucha contra el cambio climático a través de las cláusulas de protección de inversiones (ISDS). Las medidas de mercado no pueden sustituir la adecuada planificación de la transición ecológica.
  • Los países empobrecidos son los menos responsables de la degradación planetaria, sin embargo, son a su vez los países más vulnerables a las consecuencias de esta ruptura de los límites. Los países más enriquecidos son quienes acumulan una mayor deuda ambiental, por ello y atendiendo a los criterios de justicia climática, deberán ser países como los europeos los que deban adquirir unos compromisos mayores. Se hace necesario revertir el hecho de que el 20% de la población mundial absorbe el 80% de los recursos naturales​.
  • Una opción vegana en todos los comedores y servicios de alimentación que dependan directa o indirectamente de organismos oficiales.

Desde STECYL-i exigimos a los futuros gobiernos locales castellanos y leoneses y al autonómico que declaren el estado de emergencia climática y actúen en consecuencia. Las Administraciones Públicas deben contribuir en la creación de una sociedad más justa y sostenible, dada su capacidad y responsabilidad en la búsqueda de soluciones. Invitamos a la ciudadanía, y en especial a los empleados públicos, a que apoyen y se sumen a este llamamiento.

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons