Madres coraje por la inclusión

  • Diferentes pero iguales.
  • El alumnado con necesidades educativas especiales ha aumentado un 34% y el personal de apoyo se estanca.
  • La asociación ‘Todos Sumanos-Creando Inclusión’ exige más medios y poner freno a la segregación que lleva al abandono escolar temprano

La inclusión efectiva de los niños y niñas con discapacidad o diversidad funcional en las aulas ordinarias todavía es un reto. Un grupo de padres y madres leoneses, concienciados por las dificultades que sufren los menores con necesidades especiales en el ámbito educativo, ha fundado la asociación Todos Sumamos-Creando Inclusión de ámbito autonómico.

Empezaron como un grupo de apoyo para compartir sus problemas y vivencias y en menos de tres meses han constituido la asociación para sacar a la luz la falta de medios para una efectiva inclusión educativa y social.

Su objetivo es «aunar sus voces y exigir a la Administración que elimine aquellos obstáculos que, todavía hoy, impiden la inclusión real y efectiva en los colegios». La radiografía que presentaron, con datos en la mano, refleja el déficit de inclusión que se vive en las aulas. Las cinco madres que presentaron la asociación ayer en rueda de prensa, señalaron que hace cuatro años el número de alumnas y alumnos con necesidades educativas especiales (acnee) en las aulas leonesas era de 522. A día de hoy suman 701 casos diagnosticados, según datos de Stele, y el número de profesionales con que cuenta la Junta de Castilla y León en los centros escolares se ha estancado. Hay 83 especialistas de pedagogía terapéutica (PT) y 63 de audición y lenguaje (AL).

La asociación ‘Todos sumamos-Creando inclusión’, impulsada por 64 familias leonesas, nace con el objetivo de exigir aumentar la dotación de especialistas y sobre todo que los apoyos se realicen en las aulas ordinarias y se evite sacar al alumnado con necesidades especiales del entorno escolar normalizado.

Mari Carmen Álvarez, presidenta de la asociación, presentó los datos de una encuesta que han realizado entre familias afectadas. El resultado evidencia las carencias de apoyo educativo y la segregación escolar. Según estos datos, el 76% de las sesiones de pedagogía terapéutica y el 82% de las que imparten logopedas se desarrollan fuera del aula. «Los apoyos son una herramienta para la exclusión, no para la segregación y se deben impartir fuera del aula de manera excepcional», puntualizó.

«No queremos burbujas»

Las madres recalcaron que, así como la sociedad es diversa, «no queremos que nuestros hijos estén en burbujas». Resaltaron que la merma en los apoyos necesarios son un freno a la igualdad de oportunidades.

«Los jóvenes con discapacidad presentan unas tasas de abandono escolar temprano del 43% y más de 70% declaran que han tenido barreras para acceder a la formación», explicaron las impulsoras del nuevo colectivo a favor de la inclusión educativa.

Asimismo, denunciaron que el 55% de los dictámenes de escolarización de este alumnado llevado a cabo por el equipo de orientación se incumple sistemáticamente. «Se imparten el 39% menos de las horas de pedagogía terapéutica dictaminadas y el 46% menos de las horas de audición y lenguaje», subrayó.

Asimismo, el 38% del alumnado recibe sesiones grupales, «lo que sugiere que la decisión de sacar a los niños de su aula deriva en parte de la escasez de personal de apoyo, que se ve obligado a juntar varias sesiones para cumplir las horas pero no por razones pedagógicas».

Según la citada encuesta, el 21% de los niños y niñas no tienen todavía dictamen a pesar de tener una discapacidad reconocida. Sin dictamen, unos niños reciben apoyo y otros no y pueden recibir apoyo pero sin ser contabilizados a efectos de la dotación de personal especialista.

También criticaron que la Junta haya optado por no concretar las horas de apoyo en los dictámenes para evitar las quejas de las familias por dichos incumplimientos.

La falta de personal de Apoyo Técnico Educativo (ATE) es detectada por el 77% de las personas encuestadas. Se trata de profesionales que ayudan con las necesidades físicas y funcionales de los niños y niñas con discapacidad.

Derechos en papel mojado

«Estos datos no pueden ser más desalentadores», resaltó Álvarez. Las consecuencias directas son «el abandono escolar temprano del 43% de los jóvenes con discapacidad y que el 70% confiesa haber encontrado barreras para acceder a la formación a pesar de que las leyes hablan de apoyos, inclusión, derechos, todo es papel mojado», añadió.

La asociación reivindica también que los municipios doten de personal de apoyo, con monitores formados, las actividades de ocio para que sean accesibles a los niños y niñas con diversidad funcional. En concreto, han presentado mociones en los municipios de León, San Andrés, Villaquilambre y La Bañeza y ha salido adelante en todos los municipios excepto en este último. «Lo lamentamos mucho, parece ser que no es una iniciativa urgente para el PSOE y el PP».

Vida plena y centros especiales

La asociación nace con el compromiso de ofrecer formación e información a las familias y al personal docente a través de talleres y cursos especializados. «Esta asociación se ha creado no sólo para fomentar la inclusión de todos los niños y niñas con discapacidad en todos los ámbitos de su vida, también para que esos niños y niñas y sus familias puedan tener una vida plena, como cualquier otra persona, con los mismos derechos y las mismas oportunidades», manifestó Álvarez.

La asociación mostró respeto hacia las familias que optan por centros especiales para sus hijos e hijas con discapacidad, pero defendió que su criterio general es que los niños no sean derivados a estos centros sin el consentimiento de sus padres y madres.

No cuentan con las familias

«Estamos viendo continuamente en las noticias cómo se vulneran los derechos de nuestros hijos e hijas, cómo Educación toma decisiones respecto a ellos sin contar con las familias», afirmó la presidenta.

Los centros especiales, apostilló, «deben ser el último recurso» y para eso «hay que agotar los recursos en los centros ordinarios. «Para agotar esos recursos, tendrían que existir y no es el caso», precisó. Las madres elogiaron la labor de inclusión que hacen muchas maestras y maestros en las aulas.

La brecha que abrió Rubén

«Educar en la diferencia supone pensar en una escuela para todos, que incluya las diferencias y excluya las desigualdades, porque como me dijo una profesora hace unos días, todos son iguales y todos son diferentes», señaló Mari Carmen Álvarez para concluir la presentación de la nueva asociación Todos Sumando-Creando Ilusión, que desde León se convierte en un aldabonazo para toda la Comunidad en la reivindicación de la educación inclusiva.

La nueva asociación anunció la colaboración del abogado Juan Rodríguez Zapatero, que ha ganado varios casos para la asociación Solcom, pionera en España en esta materia y que respaldó a la familia de Rubén Calleja hace ya cinco años en la lucha por su escolarización en un centro ordinario.

El caso de Rubén, que supuso al padre y a la madre un juicio por abandono de menor, aunque finalmente fueron absueltos en 2015, abrió una brecha por la escuela inclusiva.

La vocal de Solcom en León, María del Mar Álvarez, ha ofrecido su apoyo a la nueva asociación para trabajar juntas en la misma dirección y objetivos: «Que se respeten los derechos de nuestros hijos e hijas».

LE-31-01-18-Asociacion-Inclusion

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons