Denuncian la escasez de plazas públicas de 0 a 3 años

Plaformas en defensa de la escuela pública acusan a la Junta de actuar como un «caballo de Troya» al servicio de la concertada con la gratuidad de 0 a 3 años

Diversos colectivos autonómicos como el Foro por la Educación, la Plataforma por la Escuela Pública Laica y Gratuita y el Movimiento por la Escuela Pública, Laica y Gratuita de Valladolid acusaron hoy a la Junta de Castilla y León de actuar como un «caballo de Troya» al servicio de la escuela privada y concertada, al asegurar que la Consejería de Educación volverá a «regar generosamente» con dinero público en la gratuitad de la educación de cero a tres años.

Los movimientos en defensa de la escuela pública pusieron el acento en Valladolid capital, al recordar que solo 19 centros de titularidad pública (apenas, siete colegios) podrán ofertar plazas de 2 a 3 años el próximo curso frente a 60 concertados y privados, de los cuales 25 son centros religiosos.

Proceso oscuro

Estos movimientos lamentaron que la Consejería haya convertido la extensión de la gratuidad en un proceso «difícil» y «oscuro».  No en vano, señaló que la administración ha jugado con unos plazos «inasumibles», ha negado las inversiones «necesarias» para que los colegios de titularidad pública pudieran hacer reformas para ofertar más plazas de primer ciclo de Educación Infantil y ha dejado fuera a centros públicos que tienen una baja matrícula de alumnado y que contaban con espacios preparados, «sin siquiera una explicación».

El comunicado conjunto recogido por la Agencia Ical alerta de la gravedad de esta «agresión» por sus consecuencias «nefastas» para las siguientes etapas de la educación pública, al bajar «aún más» las ratios en los centros públicos. Y es que recordó el artículo 3 de la Orden Edu/95/2022 que explicita que «el acceso a una escuela infantil para cursar enseñanzas de primer ciclo garantizará el derecho a permanecer en la misma hasta la finalización de dichas enseñanzas».

A jucio de estas organizaciones, la aplicación de esta medida conduce a un «auténtico» cambio de paradigma en la relación de fuerzas entre la enseñanza pública y la privada- concertada. «El Gobierno de Castilla y León incurre en un trato de favor a la enseñanza privada-concertada«, sentenciaron en la nota.

Es por ello que las organizaciones que forman el Movimiento de Escuela Pública, Laica y Gratuita (MEPLyG) exigieron a la Consejería de Educación que corrija esta situación de «forma inmediata» y que se hagan las inversiones necesarias para que todos los colegios públicos puedan ofertar plazas del primer ciclo de Enseñanza Infantil. También, demandó revisar la orden para evitar dar prioridad en la entrada en los estudios de segundo ciclo de Infantil a los que estén escolarizados en la etapa 0-3 años.

Cumplir la LomLOE

Por último, reclamó que se cumpla la nueva Ley de Educación LomLOE que, en su disposición adicional tercera, recoge que el Gobierno, en colaboración con las administraciones educativas, elaborará un plan para la extensión del primer ciclo de Educación Infantil «de manera que avance hacia una oferta pública suficiente y asequible con equidad y calidad y garantice su carácter educativo».

Foro_Plataforma_Movimiento

La privatización de la educación en Castilla y León

La gratuidad de la educación de 0 a 3 años satisface una antigua reivindicación de muchos colectivos sociales, sindicatos y asociaciones de familias. Con ello, se garantiza el derecho a la educación desde los primeros años, independientemente del nivel de renta de los tutores, y se posibilita el desarrollo integral del alumnado. Además, en fechas cercanas al 8M no podemos dejar de señalar que estas medidas facilitan el acceso al mercado laboral y al ocio de las personas que, en general, más tiempo consagran a los cuidados familiares, las mujeres.

Sin embargo, en Castilla y León, especialmente en Valladolid, esta medida se ha convertido en un instrumento para favorecer los intereses económicos e ideológicos de la enseñanza privada-subvencionada, relegando a la escuela pública a un papel secundario y marginal. Apenas el 25% de las plazas ofertadas para esta etapa son de titularidad pública. Este porcentaje roza el escándalo en la ciudad de Valladolid donde solo 19 centros de titularidad pública (apenas, 7 colegios) podrán ofertar plazas de 2 a 3 años el próximo curso frente a 60 concertados y privados, de los cuales 25 son centros religiosos. El gobierno de nuestra Comunidad y su representación en las Direcciones Provinciales actúan así como caballo de Troya al servicio de la escuela privada y concertada, a quien volverán a regar generosamente con dinero público.

La Consejería de Educación ha convertido el proceso de extensión de la gratuidad en un proceso difícil y oscuro. Ha jugado con unos plazos inasumibles. Se han negado las inversiones necesarias para que los colegios de titularidad pública pudieran hacer reformas para ofertar más plazas de primer ciclo de Educación Infantil. Además, se ha dejado fuera a centros públicos que tienen una baja matrícula de alumnado y que contaban con espacios preparados, sin siquiera una explicación.

La gravedad de esta agresión es que sus consecuencias serán también nefastas para las siguientes etapas de la educación pública. El artículo 3 de la ORDEN EDU/95/2022 explicita que “el acceso a una escuela infantil para cursar enseñanzas de primer ciclo garantizará el derecho a permanecer en la misma hasta la finalización de dichas enseñanzas”. Esto quiere decir que el ingreso a la educación infantil garantiza una plaza en las enseñanzas posteriores, lo que bajará aún más las ratios en los centros públicos. Por tanto, la aplicación de esta medida, con los porcentajes de reparto arriba descritos conduce a un auténtico cambio de paradigma en la relación de fuerzas entre la enseñanza pública y la privada-concertada. El gobierno de Castilla y León incurre en un trato de favor a la enseñanza privada-concertada.

Ante esto, las organizaciones que formamos el MEPLYG exigimos a la Consejería de Educación de Castilla y León que corrija esta situación de forma inmediata, que se hagan las inversiones necesarias para que todos los colegios públicos puedan ofertar plazas del primer ciclo de enseñanza infantil. Exigimos también revisar la ORDEN EDU/95/2022 para evitar dar prioridad en la entrada en los estudios de segundo ciclo de infantil a aquellos que estén escolarizados en la etapa 0-3 años.

En definitiva, exigimos que se cumpla la nueva Ley de Educación (Disposición adicional tercera): “el Gobierno, en colaboración con las Administraciones educativas, elaborará un plan […] para la extensión del primer ciclo de educación infantil de manera que avance hacia una oferta pública suficiente y asequible con equidad y calidad y garantice su carácter educativo.” La educación pública, laica y gratuita, es un derecho de todas las familias y, es además, la única garantía para cumplir con los valores de igualdad, libertad y respeto a la diversidad.

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.