El Gobierno aprueba el Real Decreto que regula las características de la evaluación final de Primaria

Revalida3Con esta prueba se podrán hacer rankings por colegios y comunidades autónomas.

¿Habrá ‘rankings’ de los colegios? El departamento de Wert propuso en 2012 a las comunidades crear una plataforma en Internet con información sobre los colegios e institutos que se sostienen con fondos públicos. Serviría “para la rendición de cuentas” de los colegios donde se ofrecerían datos de pruebas externas detallados por centro, los polémicos rankings.

El decreto que regula las características de las pruebas de 6º de primaria, aprobado ayer por Consejo de Ministros, solo señala que los resultados de estas evaluaciones “serán puestos en conocimiento de la comunidad educativa”. Un portavoz del ministerio señaló ayer que la publicidad de esos resultados “no está definida todavía” y no aclaró si la web que anunció el anterior ministro sigue en marcha.

Según los borradores publicados en la reválida de 6º de Educación Primaria  se valorarán tres competencias básicas: Comunicación lingüística (incluyendo lengua extranjera y lengua cooficial, en su caso), competencia matemática, y ciencias y tecnología.

  • En la competencia de comunicación lingüística, la prueba consiste en cuestiones que valorarán la comprensión lectora de diversos tipos de textos (narraciones, descripciones, expositivos, etc.), la expresión escrita, y además se podrá evaluar la comprensión y expresión oral mediante una prueba pertinente, integrada o no en la misma prueba.
  • En la competencia matemática, será una prueba de cálculo y de resolución de problemas matemáticos.
  • Finalmente, en las competencias básicas para las ciencias y la tecnología, se les plantearán problemas donde tendrán que razonar y aplicar lo aprendido (generación de hipótesis), analizando todos los datos aportados y reflexionando sobre los resultados obtenidos e hipótesis, desde un punto de vista científico.

Instituto Nacional de Evaluación Educatíva

Materiales para el alumnado y el profesorado

Con esta prueba se podrán hacer rankings por colegios y comunidades autónomas.

EUROPA PRESS

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el real decreto por el que se regulan las características generales de la evaluación final de Primaria, que establece la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad educativa (LOMCE) su puesta en marcha este curso 2015-2016, y que servirán para evaluar las competencias de los alumnos en Lengua, Matemáticas, Ciencia y Tecnología.

“España se suma así a la tendencia internacional mayoritaria en los países de la OCDE, garantizando la homogeneidad de las competencias adquiridas en todo el territorio nacional, a través del sistema educativo y, en consecuencia, la igualdad en la educación de todos los españoles”, ha afirmado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Asimismo, la ‘número dos’ del Ejecutivo ha indicado también que el informe PISA “apunta que los países que emplean exámenes externos tienden a un mejor rendimiento” y que de los 34 países analizados en este informe internacional, 24 de ellos cuentan con exámenes externos.

El ministerio explica en un comunicado que el objetivo de esta prueba, cuyo resultado no condicionará a los alumnos para pasar a la ESO, es “diagnosticar dificultades de aprendizaje” en las competencias lingüística, matemática y en ciencia y tecnología, “facilitar la transición entre las etapas” de Primaria y ESO, y “orientar e informar sobre necesidades de intervención, mejora o adaptación curricular”.

En las comunidades autónomas que tengan lenguas cooficiales también será objeto de evaluación la lengua cooficial y sus resultados se incluirán en la evaluación de la competencia de comunicación lingüística, en la misma proporción que la Lengua Castellana.

ALUMNOS CON DIFICULTADES

Las evaluaciones serán individualizadas y censales, es decir, comprenderán a un total de 481.375 alumnos que cursan actualmente el 6º curso Primaria en casi 14.000 centros docentes, tanto los centros con financiación pública (públicos y concertados) como los privados. La aplicación y corrección de las mismas corresponderá a profesorado funcionario del sistema educativo ajeno a los centros docentes.

Los alumnos que presenten necesidades específicas de apoyo educativo, tales como discapacidad, dislexia, dificultades específicas de aprendizaje, y otras condiciones personales o de historia escolar, realizarán pruebas adaptadas a sus necesidades, según informa el departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo.

Los padres, madres o tutores legales de los alumnos podrán solicitar la revisión de los resultados obtenidos en la evaluación ante el organismo competente de cada administración educativa. Éstas podrán establecer planes específicos de mejora de los centros, “teniendo en cuenta la situación de partida del centro, la mejoría o empeoramiento de sus resultados, y la problemática socioeconómica del entorno”, apunta el ministerio.

El resultado de la evaluación final de etapa se expresará en los siguientes niveles para cada una de las competencias: Insuficiente (IN), Suficiente (SU), Bien (BI), Notable (NT) y Sobresaliente (SB).

El examen de 6º de Primaria costará un millón y medio de euros.

AGENCIAS

La evaluación externa y estandarizada que se va a realizar este curso a los alumnos de 6º de Primaria (12 años) de toda España costará al Gobierno un millón y medio de euros.

En concreto el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes tiene contemplados en sus presupuestos para 2016 una partida de 1.451.930 euros que se destinarán a financiar la realización de este examen.

Así lo expresa el Departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo en una nota informativa, después de que el Gobierno haya aprobado esta mañana en Consejo de Ministros el real decreto que regula las características de esta polémica prueba.

El Gobierno prevé que en ella participen 481.375 alumnos que actualmente cursan 6º de Primaria en casi 14.000 centros docentes, tanto los públicos como los concertados y privados.

Hay que hacerla

Por si acaso en alguna comunidad autónoma contraria a esta evaluación se declaran objetores y deciden no hacerla, el Ministerio subraya que debe realizarse “en todo el sistema educativo español, a todos los alumnos y centros de Educación Primaria”.

Las autonomías “deben garantizar las condiciones adecuadas de aplicación y calificación” de la prueba.

Sin embargo, el redactado final da mucho margen de actuación a las comunidades autónomas, ya que a ellas les atribuye la función del “diseño, aplicación y corrección” de esta prueba, así como de “concretar los criterios de evaluación, los estándares de aprendizaje evaluables y el diseño” de la prueba de Lengua Cooficial y Literatura.

A diferencia de las reválidas de 4º de la ESO (16 años) y 2º de Bachillerato (18 años), este examen no tiene efectos académicos y “no condicionará el acceso a la Educación Secundaria Obligatoria”.

Es decir, salvo que los profesores consideren lo contrario, el alumno que suspenda el examen podrá pasar al curso siguiente.

La prueba, que será corregida por profesores funcionarios ajenos a los colegios, examinará de competencia matemática, comunicación lingüística y ciencia y tecnología y su fin es diagnosticar “dificultades de aprendizaje” y tomar a tiempo las medidas oportunas.

El Gobierno defiende que las evaluaciones externas son una “tendencia internacional”, ya que en 24 de los 34 países de la OCDE hay pruebas de este tipo.

Con esta prueba se podrán hacer rankings por colegios y comunidades autónomas. Una cosa muy interesante es que, de forma simultánea a la celebración de la evaluación final, se aplicarán “cuestionarios de contexto”, que elaborará el Ministerio para “obtener información sobre las condiciones socieconómicas y culturales de los centros” para poder contextualizar los ránkings.

Los resultados se expresarán en términos de Insuficiente, Suficiente, Bien, Notable y Sobresaliente y se darán a los padres en un informe individual. Los centros tendrán una copia. Si las familias no están conformes con la nota, podrán solicitar la revisión de la prueba.

Nota de Prensa del Consejo de Ministros del 20 de noviembre

  • Se aplicarán en todo el Sistema Educativo Español, a todos los alumnos y centros de Educación Primaria.
  • Siguen la tendencia internacional de realizar evaluaciones externas para la mejora de los resultados.
  • No tendrán efectos académicos: no condicionarán el acceso a la Educación Secundaria Obligatoria.

El Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha aprobado el Real Decreto por el cual se regulan las características generales de las pruebas de evaluación final de Primaria establecida en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, con el fin de asegurar unas características de evaluación comunes a toda España.

Estas características son:

  • Las evaluaciones se realizarán al finalizar el sexto curso de la etapa de Educación Primaria.
  • La evaluación final en esta etapa pretende comprobar el grado de adquisición por los alumnos de la competencia en comunicación lingüística, de la competencia matemática y de las competencias básicas en ciencia y tecnología, así como el logro de los objetivos de la etapa fijados en la ley. Con ello se busca diagnosticar dificultades de aprendizaje en las competencias lingüística, matemática y en ciencia y tecnología, facilitar la transición entre las etapas Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria, y orientar e informar sobre necesidades de intervención, mejora o adaptación curricular.
  • El resultado de la evaluación final no condicionará el paso del alumno a la Educación Secundaria Obligatoria.
  • En las Comunidades Autónomas que tengan lenguas cooficiales también será objeto de evaluación la lengua cooficial y sus resultados se incluirán en la evaluación de la competencia de comunicación lingüística, en la misma proporción que la Lengua Castellana.
  • Las evaluaciones serán individualizadas y censales, es decir, comprenderán a todos los alumnos de todos los centros docentes del Sistema Educativo Español.
  • Se tratará de pruebas externas, de modo que la aplicación y corrección de las mismas corresponderá a profesorado funcionario del Sistema Educativo Español ajeno a los respectivos centros docentes.
  • Los alumnos que presenten necesidades específicas de apoyo educativo, tales como discapacidad, dislexia, dificultades específicas de aprendizaje, y otras condiciones personales o de historia escolar, realizarán pruebas adaptadas a sus necesidades.
  • Los padres, madres o tutores legales de los alumnos podrán solicitar la revisión de los resultados obtenidos en la evaluación ante el organismo competente de cada administración educativa.
  • Las Administraciones educativas podrán establecer planes específicos de mejora de los centros, teniendo en cuenta la situación de partida del centro, la mejoría o empeoramiento de sus resultados, y la problemática socioeconómica del entorno.
  • El resultado de la evaluación final de etapa se expresará en los siguientes niveles para cada una de las competencias: Insuficiente (IN), Suficiente (SU), Bien (BI), Notable (NT) y Sobresaliente (SB).

Datos de la evaluación de final de etapa en el curso 2015-2016

Se estima que la primera convocatoria de las pruebas de evaluación de educación primaria será realizada por un total de 481.375 alumnos que cursan actualmente el 6º curso de E. Primaria en casi 14.000 centros docentes, tanto los centros con financiación pública (públicos y concertados) como los privados.

Los presupuestos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para 2016 incluyen una partida de 1.451.930 euros que se destinarán a financiar la realización de estas pruebas.

Las evaluaciones en el sistema educativo

El establecimiento de evaluaciones a todos los alumnos al finalizar las etapas de Educación Primaria, ESO y Bachillerato constituye una las principales novedades de la reforma educativa diseñada por la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

Las evaluaciones finales externas aportan información de extraordinaria utilidad a todos los miembros de la comunidad educativa, al ofrecer información sobre las metas y objetivos comunes de las etapas educativas y sobre el progreso de los alumnos en el sistema educativo, y permitir la detección temprana de dificultades de aprendizaje.

Con la introducción de las nuevas evaluaciones finales externas, España se suma a la tendencia internacional que es mayoritaria en los países de la OCDE:

  • En la mayor parte de los países de la OCDE y de la Unión Europea existe una prueba externa y estandarizada al finalizar las etapas educativas.
  • Según el informe PISA 2009, en 24 de los 34 países de la OCDE existe una prueba externa y estandarizada: Finlandia, Noruega, Alemania, Japón, Países Bajos, Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Canadá, etc. Dos de cada tres alumnos de los países más desarrollados del mundo se encuentran en sistemas educativos en los que se realizan este tipo de pruebas.

Las evaluaciones externas configuran un sistema de señalización claro de los objetivos comunes que han de cumplirse al final de cada etapa educativa y, en consecuencia, garantizan la igualdad en el derecho a la educación de todos los ciudadanos.

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.