El Gobierno plantea una ‘vuelta al cole’ semipresencial a partir de 3º de la ESO

El plan de trabajo del Ministerio de Educación contempla que los alumnos de Primaria e Infantil estén organizados en “grupos burbuja” para evitar contagios y que el Bachillerato alterne la docencia a distancia.

mascarilla-alumno-ventana-520x245

Incierta la inyección de 2.000 millones del ‘Fondo COVID’ que el Gobierno central reservó a los pupitres, pero cuya llegada no aporta certezas. Una vez salga de las arcas del Estado, el Ejecutivo de Pedro Sánchez perderá todo control sobre una partida, cuya distribución por CCAA aún no se ha determinado. El buen o mal uso de ese fondo quedará al albur del buen o mal criterio de unas autoridades regionales que, por el momento y salvo excepciones, han pasado la pelota de la vuelta  al ‘cole’ a un profesorado entre el que ya suenan tambores de huelga.

pizarra-coronavirus-520x245

El plan de ‘vuelta al cole’ con el que trabaja el Gobierno contempla un retorno a las aulas en septiembre semipresencial para los alumnos a partir de Tercero de la ESO. Según el borrador de protocolo a nivel estatal, los estudiantes de Tercero, Cuarto de la ESO y Bachillerato volverían a las clases alternando su presencia física en el centro con la formación a distancia desde su domicilio. “Son edades -14 y 15 años– en las que los alumnos pueden quedarse en su casa solos, sin sus padres, y pueden recibir una parte de su formación de forma telemática”, explican fuentes cercanas al Ministerio de Educación.

Este plan de trabajo contempla, por tanto, que los alumnos a partir de Tercero de la ESO acudan al centro escolar o instituto en días alternos, evitando así posibles contagios masivos en las aulas, indican las mismas fuentes. Todo pasa por una ‘vuelta al cole’ segura y con garantías, añaden.

En cuanto a la Educación Infantil y Primaria, así como los dos primeros cursos de la ESO, el protocolo con el que trabaja el Gobierno incluye la constitución en los centros escolares de los llamados “grupos burbuja”. Se propone, en definitiva, que las clases se aíslen del resto de compañeros del centro evitando así la propagación masiva del virus. De lo que se trata es que el colegio mantenga su actividad en caso de contagio y que no se paralice la docencia si algún alumno resulta infectado y sus compañeros tienen que cumplir una cuarentena.

Todo este plan se está negociando en este momento entre el Ministerio de Educación y las comunidades autónomas en, según explican fuentes conocedoras de las mismas, intensas conversaciones. La vuelta a las aulas se debería producir en menos de tres semanas y aún no hay un protocolo fijado y consensuado totalmente a nivel estatal.

El Gobierno también está dialogando sobre estas medidas con asociaciones de madres y padres de alumnos, con representantes de colegios concertados, con Escuelas Católicas… Y el Ministerio de Sanidad, así como las consejerías autonómicas del ramo, están participando en este plan de trabajo. El calendario para fijar un protocolo debería aprobarse de forma inminente, según estas fuentes. A finales de semana o principios de la próxima el Ejecutivo espera poder concretar todo el plan para comenzar a aplicarlo en apenas unos días. La Conferencia de Presidentes convocada por Sánchez será trascendental, señalan.

Otra de las claves para la vuelta al cole será conocer el ratio de alumnos por clase. Hay centro en los que no se puede mantener la cifra previa a la pandemia. La solución, según fuentes educativas, pasa por la contratación de más profesores para cubrir el desdoblamiento de las aulas. Habrá más clases con menos alumnos, apuntan. Queda por despejar la duda de cómo asumirán los centros esta factura. En esta línea el Gobierno dio el visto bueno al reparto de 2.000 millones de euros el llamado ‘fondo Covid’ para garantizar estas medidas de seguridad.

La incertidumbre lleva semanas rodeando a la comunidad educativa que, desde el primer momento, defendió la vuelta presencial a los colegios. No a cualquier precio. Los docentes siguen exigiendo unas directrices que las autoridades están cerca de concretar. Será, tienen todos claro, un ‘curso Covid’ muy diferente y que intentará no dejar a nadie atrás.

Las recomendaciones de la ONU y la vuelta en otros países

La ONU considera una prioridad máxima reabrir las escuelas para evitar una catástrofe generacional, pero asegura que debe hacerse cuando la transmisión local de COVID-19 esté bajo control. Y es que, según ha alertado la OMS, abrir los colegios sin las máximas garantías podría disparar los contagios, pues los estudios más recientes han evidenciado que tanto los niños más pequeños (menores de cinco años), como los mayores y adolescentes, pueden propagar el virus de la misma forma que los adultos.

Por tanto, está claro que es imprescindible velar por la salud emocional de los niños ante la vuelta al cole, pero también por su salud física y la de los demás. Y es que aunque los estudios hayan demostrado que la mayoría de niños que se contagian de COVID desarrollan síntomas leves o incluso son asintomáticos, no podemos obviar la cantidad de contagios cruzados que podrían surgir en pocos días, entre ellos los propios abuelos de los niños.

Por eso es necesario que la vuelta a las aulas se haga de manera segura y con protocolos preventivos muy claros. Además, en caso de que el colegio deba cerrarse o compatibilizar la educación presencial con la virtual, es necesario garantizar que todos los alumnos cuentan con dispositivos electrónicos para seguir sus clases, evitando así la brecha digital que desgraciadamente vimos durante el confinamiento.

Alemania

Ha sido la primera en iniciar la vuelta escolar. En el país gobernado por Angela Merkel, cada región tiene sus normas o sus pautas para el regreso a las aulas. Por ejemplo, en lugares donde la incidencia ha sido menor el uso de mascarilla no es obligatoria; en otros, sí que lo es, pero no en el patio; mientras, en los lugares más golpeados por el virus la utilización de mascarilla es obligatoria en todas las dependencias del centro.

  • Pese a todo, dos escuelas en el estado de Mecklemburgo-Antepomerania, el primero en retomar las clases, han tenido que cerrar sus puertas cinco días después del inicio de curso por dos casos de coronavirus. Se trata de un instituto de secundaria en la ciudad de Ludwigslust, en la que una profesora ha dado positivo, y de una escuela de primaria en Graal-Müritz, donde un alumno también ha sido diagnosticado con Covid.
  • En Schleswig-Holstein se recomienda su uso pero no se obliga, y apelan a la responsabilidad de profesores y alumnos.
  • En Berlín y Brandemburgo es obligatorio su uso en espacios comunes como pasillos, escaleras y comedor, pero no en el interior de las aulas ni en el patio. Además se ha eliminado la distancia mínima de seguridad.
  • En Renania del Norte-Westfalia el uso de mascarillas es obligatorio en secundaria y FP, tanto dentro del aula como en exteriores.
  • En Baviera ya han anunciado que el uso de mascarillas será obligatorio

Francia

El retorno a las aulas en Francia se producirá el 1 de septiembre. Su protocolo será menos estricto que en mayo, cuando la asistencia era voluntaria. En el país vecino se recomiendan entradas y salidas de forma escalonada, pero no habrá distancia social, se podrá compartir objetos y la mascarilla será obligatoria a partir de los 11 años. El personal, a excepción de preescolar, sí que deberá llevar mascarilla cuando no puedan garantizar una distancia de un metro. Medidas publicadas:

  • No hay distanciamiento físico en exteriores
  • En sitios cerrados (aulas, talleres, bibliotecas, comedores…), el distanciamiento social no será obligatorio si físicamente no es posible hacerlo debido al espacio, ya que la prioridad es acoger al mayor número de alumnos
  • Mascarilla obligatoria para los alumnos mayores de 11 años en los espacios cerrados y exteriores durante sus desplazamientos, así como en clase cuando la distancia de un metro no puede garantizarse y estén uno enfrente del otro o uno al lado del otro
  • Lavado de manos supervisado por un adulto a la llegada al colegio, antes de comer y después de ir al baño
  • Los profesores no tendrán que llevar mascarilla si atienden a niños de Infantil o si pueden garantizar una distancia de al menos un metro en Primaria, Secundaria y Preparatoria (enseñanza superior)
  • Aunque se pide que en la medida de lo posible se eviten las mezclas de grupos y clases para prevenir contagios, ya no es una medida obligatoria como sí lo era en mayo
  • Se autorizan los juegos y el uso de bancos y espacios colectivos al aire libre. También se permite a los alumnos de la misma clase o grupo compartir objetos como pelotas, juguetes, libros, material escolar…

Paises Bajos

Los colegios e institutos de las provincias del norte de Países Bajos han empezado esta semana a recibir a todos los alumnos a jornada completa, sin mascarillas ni distanciamiento en clase, en pleno repunte del coronavirus, y ante el peligro de la ventilación precaria en las aulas. El Gobierno holandés no ha tomado ninguna medida radical para el comienzo de curso y ha instado a todos los colegios a consultar con expertos externos si se necesita ventilación adicional; mientras tanto, han de mantener las puertas y ventanas abiertas para que circule el aire evitando los ventiladores y aires acondicionados portátiles porque no enfrían el aire, sino que lo distribuyen.

Italia

El primer país europeo en cerrar sus colegios, tiene prevista su vuelta para el 14 de septiembre. De forma obligatoria, todos los centros deberán tener una comisión anti-Covid: cada aula tendrá una mesa para contestar dudas y habrá apoyo psicológico que será prioritario. Se exigirá una distancia mínima de un metro que, en caso de no poder cumplirla, se precisará de mascarilla obligatoria. Y habrá una mezcla de clases presenciales con online.

Medidas:

  • Mantenimiento de la distancia física de un metro y uso obligatorio de mascarillas
  • Limpieza continua de manos y superficies, desinfección y ventilación de las aulas
  • Entrada escalonada a los colegios para evitar aglomeraciones
  • Se deja al criterio de los directores de las escuelas la posibilidad de alternar la educación presencial con la educación a distancia si fuera necesario
  • Se permite a los colegios la opción de llevar a cabo su actividad en aulas fuera del centro, en convenio con las autoridades locales
  • La atención psicológica a los alumnos y profesores será una prioridad. De este modo, se ofrecerá ayuda para enfrentar situaciones de inseguridad, estrés, ansiedad, miedo al contagio, regreso de forma presencial o dificultad para concentrarse
  • Todos los colegios contarán con una ‘comisión anti-COVID’ coordinada por el director de la escuela. Esta comisión estará formada por personal involucrado en la búsqueda de medidas que ayuden a prevenir los contagios
  • Los profesores y alumnos que se hayan contagiado deberán presentar un certificado médico de que han superado la enfermedad para reincorporarse al centro

Reino Unido

Su primer ministro ve como un “deber moral” reabrir las escuelas, aunque varios expertos británicos ya han desaconsejado este paso.

Boris Johnson ya ha anunciado que su prioridad es que todos los colegios de Reino Unido abran sus puertas. En septiembre lo harán los de Inglaterra y Gales, a finales de agosto los de Irlanda del Norte y en estos días están volviendo al colegio los alumnos de Escocia.

En Escocia volvieron al colegio hace unos días sin apenas medidas: no se les exige mascarilla y tampoco guardar distancia de seguridad. Desde entonces, varias escuelas han confirmado una decena de positivos y una ha cerrado por haber dos casos entre el personal docente.

Portugal

El curso escolar de Portugal comenzará, igual que Italia, el próximo 14 de septiembre. El Gobierno ha dibujado el plan inicial, teniendo un plan B en la recámara por si fuera necesario. El primero consiste en una enseñanza totalmente presencial con mascarilla obligatoria a partir de los 10 años. El segundo, incluye modalidad mixta, distancia y presencial. Y el último, por si fuera necesario cerrar de nuevo, 100% online. Además, habrá menos vacaciones.

Estados Unidos

Algunos estados ya han anunciado que el curso será virtual. Estados Unidos es el país con más contagios por coronavirus del mundo, con más de cinco millones y 143 mil fallecidos. Las cifras ponen los pelos de punta, por lo que no es de extrañar que el inicio del curso esté plagado de interrogantes.

El presidente Trump insiste en que quiere que todos los colegios abran sus puertas, pero los criterios son dispares según cada estado. Así por ejemplo, según informa RTVE, Chicago ya ha anunciado que el próximo curso será virtual y también lo ha hecho el condado de Montgomery, en Maryland, que tras más de un mes debatiendo ha decidido cerrar los colegios públicos.

En Nueva York planean un sistema híbrido que compatibilice la asistencia presencial con la educación virtual, y en Michigan los profesores protestan porque creen que volver de forma presencial no es seguro para nadie.

Y como muestra, lo ocurrido en Misissippi, donde más de un centenar de alumnos se ha visto obligado a guardar cuarentena tras la confirmación de varios positivos poco tiempo después de abrir los colegios. Lo mismo ha ocurrido en el condado de Cherokee, en Georgia, cuando tras una semana de curso se detectaron 13 casos de covid entre los alumnos, que ha obligado a imponer cuarentenas a más de 300 menores.

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.