“Ausencia de ratios definidas, insuficiencia de financiación, falta de concreción respecto al destino de los 2.000 millones que se transfieren a la educación, incumplimiento de sus obligaciones con el profesorado…”