La corrupción en España es dos veces mayor que el dinero invertido en educación.