Libros de texto gratuitos para todos

El IES Ponteceso (A Coruña) gestiona un sistema de gratuidad de libros de texto basado en la colectivización de las ayudas a la compra

libros_madresEn un momento en el que la crisis económica ataca con fuerza a la economía familiar, la compra de libros de texto a principios de cada curso supone un esfuerzo difícil de asumir para algunos hogares. Por eso, en los últimos años han proliferado las fórmulas para hacer la vuelta a clase más llevadera y paliar la alta inversión que supone la compra del material escolar. El IES Ponteceso, en la provincia de A Coruña, es un ejemplo de cómo la buena gestión y el espíritu de comunidad puede redundar en el beneficio de todos.

Cuando en 2009 el Gobierno gallego sustituyó la “gratuidad universal” de libros de texto por la “gratuidad solidaria” y el sistema de préstamo por un sistema de ayudas a la compra, en este centro de la comarca de Bergantiños decidieron seguir el camino del medio y sacar el mejor partido a ambos sistemas. “Pensamos en utilizar el dinero de los cheques para renovar nuestro fondo de libros y continuar con el sistema de préstamo gratuito”, explica Manuel Varela, director del IES.

Pero esto tenía una condición sine qua non, exigía la aceptación de las familias y la cesión de sus ayudas para una compra conjunta que cubriera las necesidades de todos los alumnos, los que tenían derecho a cheque de libros y los que no. “Reunimos a los padres, se lo planteamos y lo vieron claro –recuerda el director–, casi no hubo reticencias. En un principio solo tres familias decidieron no entrar en el sistema, pero con el tiempo dos de ellas han acabado por adherirse también”.

El IES Ponteceso es un centro rural con 350 estudiantes de ESO, Bachillerato, Formación Profesional y FPI. El sistema de gratuidad de libros de texto solo funciona en los cursos de ESO, donde hay unos 160 alumnos. De ellos, prácticamente el 80% tiene derecho a la ayuda para la compra de libros de texto que ofrece la Xunta de Galicia.

Con la colectivización de todos estos cheques, se va haciendo una renovación gradual de los libros por departamentos. “El dinero total nos permite renovar cada año dos o tres manuales, así como los libros de actividades. Incluso nos da para comprar libros de lectura y otro tipo de material escolar de vez en cuando –explican–. Da para más y mejor. Por ejemplo, un libro de lectura tendrían que comprarlo fuera de la cuantía de la ayuda y de esta manera ya lo tienen”.

Las familias también están encantadas con la solución. “Nos beneficiamos todos. Si usáramos los cheques de manera individual, no llegarían para comprar todo el material –apunta Ramón Romero, vicepresidente de la AMPA del centro–. La cuantía de las ayudas es como máximo de unos 140 euros, mientras que el coste medio de los libros de texto que necesita un alumno de Secundaria cada curso puede ascender a unos 300”.

Una gestión desde el centro

Para el representante de la AMPA, la clave del éxito de este sistema está en la credibilidad del equipo directivo del IES Ponteceso y en su buena gestión. Y es que es el propio centro el que funciona de enlace y se encarga de decir a los padres qué libros hay que comprar cada año, según lo que solicitan los departamentos, recibir todo el material, repartirlo entre los alumnos y guardarlo de un curso para otro.

Esta es una de las diferencias entre su sistema y los bancos de libros que también han proliferado mucho en los últimos tiempos. “Normalmente, los bancos están gestionados por las AMPA, pero los padres no controlamos todos los aspectos del sistema educativo –explica Ramón Romero–. Es el centro el que mejor sabe qué número de alumnos va a haber cada año y qué materiales son los que se van a necesitar; por eso, lo más efectivo es que ellos sean los que gestionen el sistema y que los padres cedamos los libros al centro”.

Además, según añade el director Manuel Varela, “el banco funciona como un sistema de trueque y no consigue cubrir el 100% de los libros ni el 100% de los alumnos”. En el IES Ponteceso por el contrario, ninguna familia ha pagado ningún libro en los últimos años. Es más, este año también se pudieron comprar libros para las materias bilingües, que son más caros. Además, tanto desde la dirección del centro como desde la AMPA lo tienen claro: “si en algún momento el dinero de los cheques no llega para adquirir todo el material necesario, serán las familias sin derecho a ayuda las que tendrán que comprar los libros”.

Pero si la gestión es sin duda la base del éxito de esta iniciativa, desde el IES Ponteceso también reconocen que acertaron en el tiempo. “Empezamos justo cuando acabó el sistema de préstamo, que además fue desapareciendo progresivamente, por lo que solo tuvimos que seguir con esa inercia e ir renovando los fondos con los que ya contábamos –comenta el director–. En vez de renovar cada cuatro años, como se hacía con el Bipartito, nosotros pensamos que lo que se necesitaba era renovar dos o tres libros todos los años, y que para ello podíamos usar el recurso económico que proporcionaba el nuevo sistema”.

Lomce

Para el curso que viene se presenta otro reto, la adaptación a la nueva normativa educativa que entrará en vigor y modificará los currículos. “Muchos departamentos no saben qué cambios en los contenidos va a suponer la Lomce, por lo que optaron por no renovar manual este año”, explica Manuel Varela.

“Se trata de dosificar el esfuerzo económico y apostar por aquellos libros que creamos que van a valer para la nueva etapa, al menos durante un par de años –añade el director–. Al final de curso haremos una reunión para ver cuáles son los que se pueden mantener y cuáles hay que cambiar”.

Aún así, a pesar de que la espera por la Lomce ha frenado un poco la renovación de materiales este año, desde la dirección del IES y desde el AMPA confían en el buen funcionamiento del sistema. “Este año, aunque las cantidades de las ayudas disminuyeron, pudimos cubrirlo todo –ponen como ejemplo–. Incluso con menos recursos, sigue funcionando”.

El sistema de gratuidad del IES Ponteceso puede ser un buen ejemplo a seguir por otros centros ahora que la Lomce incluye en su disposición adicional quinta la promoción del “préstamo gratuito de libros de texto y otros materiales curriculares”.

Desde el instituto gallego piensan que es posible instaurar el mismo sistema en otros centros: “lo primero es hacer una reunión con los padres para explicarles cómo funciona –aconsejan–, ya que uno de los aspectos fundamentales para su éxito es que las familias vean lo positivo del sistema, cedan los libros al IES y así se puedan gestionar los recursos de una forma adecuada”, opinan.

Ana López
Enlace noticia

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons