El consumo irresponsable tiene consecuencias. NO AL BLACK FRIDAY

NO AL BLACK FRIDAY

Debemos reflexionar sobre la irresponsabilidad de un consumo insostenible  en el actual contexto de crisis climática, energética y de alta inflación provocado por los cortes de suministros,  de la lenta reactivación tras la pandemia. A pesar de su explosivo crecimiento, beneficia básicamente a las grandes compañías, oligopolios del descuento, a los horarios ininterrumpidos y a los salarios precarios. Es un modelo de incentivos de compra a impulsos que desajusta los ciclos del pequeño comercio y sacude sus posibilidades de subsistencia
  • El consumo insostenible agrava la crisis climática. Se ha aumentado un 35% el consumo de energía en 2020 y la consecuencia ha sido el aumento en 1,2 ºC de la temperatura según la Organización Meteorológica Mundial. Las emisiones de CO2 vuelven a los niveles prepandemia empujadas por el carbón y la gran demanda de energía. Las cifras del plantel de expertos confirman que en 2021 el porcentaje de este gas de efecto invernadero soltado a la atmósfera crecerá un 4,9
  • Es insostenible consumir para tirar. Los productos más vendidos durante el Black Friday  fueron productos electrónicos. Sabiendo que la vida útil de estos productos está controlada a través de la obsolescencia programada, podemos deducir que estos productos acabarán siendo desechados en un periodo de vida corto. Un total de 53 millones de toneladas mundiales de basura electrónica  generados  a golpe de clic de la que solo se recicló el 17%. El resto acabó en vertederos con un fuerte impacto en las localidades donde se ubican.
  • Fomenta la explotación, los empleos temporales y precarios.  Cuando las grandes empresas recortan de una forma tan drástica en sus precios, ofreciendo grandes rebajas y descuentos, lo hacen a su vez en sus costes laborales. Esto provoca en muchas ocasiones la creación de empleos temporales precarios, además de la vulneración de los derechos de las personas que participan en la cadena productiva. La mayor parte de los productos que venden las grandes multinacionales son fabricados por personas que trabajan en condiciones que no respetan los derechos fundamentales humanos.

Por ello de STECyL-i queremos pedir a la afiliación, el profesorado y las y los empleados de los sectores públicos que no participen en este Viernes Negro (BLACK FRIDAY) y que las administraciones fomenten el cosnumo responsable y sostenible.

Comparte:

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Funcionario dice:

    Cada día os siento más lejos. Teóricamemte los sindicatos están para defender los intereses de los trabajadores, no para elaborar unidades didácticas ni para decirnos dónde o cómo tenemos que comprar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.