Familias y docentes piden que las becas sean un derecho subjetivo y el alumnado no tenga que adelantar dinero