Instrucciones para un tirano

silencio05Cuídese del que pregunta ¿Por qué? Y no ¿Por cuánto? Posiblemente piense y tenga ganas de saber más de lo que a usted le interese. Manténgalo entretenido largos años en colegios e institutos donde el conocimiento sea superficial, rudimentario. Donde se enseñe Historia como una sucesión de hechos particulares inconexos; nunca con causas y consecuencias. Donde todo se reduzca a memorizar datos, fórmulas, biografías y fechas. Nunca entre a buscarles una explicación, una interpretación, un pero. No aliente, por favor, tal curiosidad, estará perdido.

Debe usted, por otra parte, etiquetarlos desde bien pequeños; ya sabe, el que no muestre dificultades de aprendizaje oriéntelo a estudios universitarios superiores, esos que cuesten el dinero suficiente como para que pueda dormir usted tranquilo y ellos pronto se queden fuera porque les resulte económicamente inasumibles. Encauce desde cursos tempranos a los que presenten dificultades cognitivas hacia ciclos formativos específicos y mecánicos, concebidos como un lugar donde el individuo deje de ser un ser cualificado y amante de su trabajo para convertirlo en un productor conformista y barato. No se le ocurra una propuesta educativa inclusiva que favorezca la igualdad de oportunidades, así se llega a la justicia y la libertad y eso a usted no le conviene.

Priorice usted la formación religiosa. Es bastante útil. Para anular la capacidad crítica viene de perlas, recuerde esto: el milagro de los panes y los peces siempre removerá menos la conciencia que el Guernica de Picasso. Aniquile la Filosofía y la Ética. Nunca olvide eso. Aniquílela. Y pronto. Quien pregunta por qué – ya le digo- sale caro y molesta en las calles. Haga esto: haga creer a la población que preguntarse por el funcionamiento de una empresa es Metafísica (véase la LOMCE y los contenidos que fija para Filosofía y ciudadanía). Tendrá usted unos brillantes robots mudos y rentables. Elimine la ética. La reflexión sobre dicha materia implica autonomía y escrúpulos. Aquello que fomente la heteronomía, la incoherencia y la abulia le dará menos disgustos. Nada de reflexión acerca de qué es el bien o si existe un fin en la vida humana. Recuerde, este tipo de pensamientos en sus súbditos le causará problemas. El Arte y la Música tampoco le beneficiarán. Despiertan mentes y provocan emociones. Y las emociones son difíciles de combatir.

Elimine todo contenido que busque la igualdad real entre los sexos. Si se deja de educar en valores feministas (los que predican la igualdad de derechos y libertades entre hombres y mujeres, sobra, espero, la aclaración) sólo tendremos que hacernos cargo de someter a la mitad de la población. El patriarcado, que revivirá con esta nueva concepción de la educación, hará el resto.

Convierta a los institutos y colegios en centros de excelencia rentables para el bolsillo. Excluya la diversidad, alimente el elitismo vacío.

Si usted se emplea a fondo puede conseguir incluso que los que se declaren detractores suyos ni siquiera sepan por qué.

Lo tiene hecho. Usted ya es tirano. Usted ya ha sacado la LOMCE adelante. Sólo le queda esperar, en poco tiempo tendrá usted súbditos que produzcan lo que a usted le hace rico. Lo mejor de todo; cambiarán los gritos por el conformismo. ¿No me diga, querido Wert, que no es tentador? Sólo tiene usted un pero. Muchos nos quedaremos sin aliento para que todo eso no ocurra. Se lo prometo. Le doy lo que nadie nunca me podrá alienar: mi palabra.

silencio_corderosAna Cuervo Pollán


También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Simple Share Buttons