Se dispara la pobreza infantil severa en España

España está entre los países de la Unión Europea con más desigualdad.

800.000 menores viven ya en nuestro país en hogares en los que ninguno de sus miembros trabaja, según el informe Desheredados. Desigualdad infantil, igualdad de oportunidades y políticas públicas en España  (pdf 160 pág, 2,4MB) hecho público por la organización Save the Children, 

desheredados_pobreza_infantil

Resumen del Informe Desheredados

  • La desigualdad es mayor entre la población infantil que entre la población general.
  • La caída de la renta entre los niños y niñas más pobres ha sido especialmente acuciante y desproporcionada.
  • A más desigualdad hay menor igualdad de oportunidades y la pobreza se hereda en mayor medida.
  • La diferencia de renta abre posibilidades educativas diferenciadas: unos estudiarán un máster y hablarán más idiomas, y otros no podrán permitirse el coste de oportunidad de seguir estudiando tras la educación  obligatoria.
  • Tanto el desempleo como el empleo de mala calidad afecta en mayor medida a hogares con niños y niñas a cargo.
  • Los gastos de la vivienda son de los más regresivos para las familias españolas

Mientras que entre 2010 y 2015 el gasto público en educación en la UE se redujo en un 3%, en España lo hizo en un 12%.

España es uno de los países más desiguales de la Unión Europea, las personas más ricas ganan siete veces más que las más pobres (la media europea es de 5,2). Pero la desigualdad afecta con especial crudeza a los niños: los menores de edad con menos recursos se han empobrecido cinco veces más durante la crisis que los más ricos -un 32% y un 6% respectivamente-. Entre 2008 y 2015 el número de niños en situación de pobreza severa aumentó en 424.000.

“Mientras que en los años duros de la crisis la renta de la infancia que contaba con más recursos se redujo en un 6.5%, la de los niños y niñas del 20% más pobre de la población lo hizo en un 32,1%”, es decir, los niños con menos recursos se han empobrecido cinco veces más. Entre 2008 y 2015 el número de niños y niñas en situación de pobreza severa aumentó en 424.000Y entre 2008 y 2015, el número de niños en situación de pobreza severa aumentó en 424.000.

En las sociedades más desiguales el éxito de los niños está condicionado por la herencia económica y social de los padres. En España, un niño que nace en un hogar pobre está condenado de por vida a serlo. El Estado no permite que los niños tengan las mismas oportunidades, al contrario, les pone zancadillas a los que peor están.

Países como Finlandia, Noruega o Dinamarca han apostado por invertir en infancia como forma eficaz de lograr    sociedades más igualitarias.


El informe analiza cinco dimensiones en las que se manifiesta la desigualdad con especiales consecuencias en el desarrollo de niños y niñas: el empleo, la protección social, la vivienda, la educación y la salud.

La educación

Los recortes en políticas de educación acentúan la pobreza infantil

El informe elaborado por Save the children indica que si no se invierte en los sistemas educativos hay una “amenaza de que la pobreza educativa se convierta en pobreza de por vida”.

Titularse en educación secundaria obligatoria y seguir estudiando son dos condiciones imprescindibles para la futura integración laboral y social de los niños y niñas. SIn embargo no todos los niños están en igualdad de condiciones, ya que acabar los estudios o dejarlos tiene que mucho que ver con el nivel de renta y formación de las familias. Además de que las familias con más recursos  económicos dedican a la educación de media entre 7 y 8 veces más de  dichos recursos que los del 33% más pobre, cuentan con recursos culturales que influyen en un mejor resultado académico de niños y niñas.

Empleo escaso y precario

“La desigualdad está directamente ligada con el empleo. La destrucción de empleo durante la crisis ha afectado de forma desproporcionada a las familias más pobres con hijos en nuestro país”.

Pero tener un trabajo tampoco es una garantía para salir de la pobreza: la tasa de hogares pobres con hijos en los que algún miembro trabaja en España es de las más altas de Europa. De hecho, el 60% de los niños más pobres viven en hogares cuyo sustentador principal tiene un trabajo temporal.

Las causas y consecuencias del crecimiento de la pobreza están inter-relacionadas. Si la economía no genera empleo suficiente para todos o este es no es de calidad, los hogares solo pueden salir de la pobreza a través de la protección social. Pero en el caso de España, la inversión es muy escasa y no se distribuye de forma equitativa. “Apenas un 33,6% de los niños pobres tienen acceso a la única prestación dirigida a mejorar su situación”.

Save the Children resalta que la capacidad redistributiva de nuestras políticas públicas es menor que la de otros países europeos. Mientras Suecia reduce su desigualdad en un 52,9% a través de transferencias sociales y la Unión Europea en un 40% de media, España lo hace sólo en un 31,9%”.

La protección social

Si la economía no genera empleo suficiente para todos o este es no es de calidad, los hogares solo pueden salir de la pobreza a través de la protección social. Pero en el caso de España, la inversión es muy escasa y no se distribuye de forma equitativa. “Apenas un 33,6% de los niños pobres tienen acceso a la única prestación dirigida a mejorar su situación”.

Save the Children resalta que la capacidad redistributiva de nuestras políticas públicas es menor que la de otros países europeos. Mientras Suecia reduce su desigualdad en un 52,9% a través de transferencias sociales y la Unión Europea en un 40% de media, España lo hace sólo en un 31,9%”.

La vivienda

Las familias más pobres destinan la mayoría de sus recursos a los gastos de la vivienda, pero la renta de estos hogares ha caído a un ritmo mucho mayor qu los alquileres o hipotecas o los gastos como la luz o el gas. El informe resalta que los niños más pobre viven en hogares que destinan más del 40% de sus recursos a los gastos del hogar. “Lo que les queda mensualmente a las familias más pobres por hijo, descontando los gastos de la casa, ha pasado de 233 euros en 2008 a 130 en 2015″.

Uno de los gastos de la casa que las familias con menos recursos se ven obligadas a recortar son los energéticos, que además durante la crisis han aumentado un 70% y que impiden a casi uno de cada tres hogares con hijos mantener la casa a una temperatura adecuada.

La salud

La desigualdad también tiene consecuencias en la salud de los niños. Los menores más pobres tienen peores condiciones y hábitos de vida y un acceso limitado a servicios sanitarios que no cubre del todo el Estado como el oculista, el dentista o el logopeda.

Por ejemplo, los niños más pobres sufren un 10% más obesidad infantil que los más ricos -un 33% y 23% respectivamente-, un problema directamente relacionado con el sedentarismo y la mala alimentación, que se da mucho más cuantos menos recursos tiene el niño.

RECOMENDACIONES:
¿CÓMO LIMITAR LA DESIGUALDAD INFANTIL?

  1. Mejorar e incrementar la ayuda personalizada para la búsqueda de empleo en itinerarios individuales adaptados a las circunstancias de los padres y madres.
  2. Aumentar la inversión en protección social a la infancia y la familia hasta llegar a la media europea, y hacerlo apostando por su componente no contributivo.
  3. Mejorar la prestación por hijo a cargo tanto en cobertura como en cuantía.
  4. Garantizar la protección de los niños y niñas con progenitoresen situación de desempleo mediante una ampliación no contributiva de la prestación y la  deducción fiscal por maternidad.
  5. Aumentar la protección de las familias monoparentales mediante la creación de un certificado homogéneo que les permita el acceso a medidas  complementarias de protección.
  6. Aumentar la oferta de alquileres asequibles, mediante políticas y planes públicos de fomento al alquiler con criterios de equidad.
  7. Planificar las intervenciones urbanas para prevenir y limitar la segregación.
  8. Relanzar un bono social contra la pobreza energética que atienda las necesidades de la infancia más vulnerable.
  9. Garantizar mediante ley la protección de las familias conniños y niñas frente a los deshaucios.
  10. Aumentar progresivamente el gasto público en educación hasta situarlo en la media de la OCDE.
  11. Reformar el sistema de becas haciendo que en el mismo primen criterios de equidad.
  12. Creación de un plan de acceso a la educación infantil pública, aumentando las tasas de escolarización de 0 a 3 hasta alcanzar un mínimo del 33% en todas las comunidades autónomas.
  13. Definir un plan de lucha contra la segregación escolar, que impida la segregación del alumnado según su origen étnico o estatus socioeconómico.
  14. Promover la atención a la diversidad inclusiva en las escuelas.
  15. Fortalecer las políticas de prevención y promoción de la salud con un enfoque de equidad e infancia.
  16. Dada la gran prevalencia de la obesidad infantil y su gran impacto en la salud de los niños y niñas de renta baja, legislar activamente para un cambio de la alimentación.
  17. Ampliar la cobertura de prótesis, audífonos y gafas para niños y niñas hasta los 18 años, incluyendo su coste total en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud.
  18. Incluir servicios psicológicos y psicosociales para menores de 18 años en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud.
  19. Incluir la educación sexual, con una perspectiva de derechos sexuales y reproductivos, en el curriculum académico, desde edades tempranas.

desheredados_educacion00

desheredados_educacion01

desheredados_educacion02

desheredados_educacion03

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons