Antoinette Fouque, una heroína de nuestro tiempo

Texto de Lidia Falcón en memoria de Antoinette Fouque, gran dirigente política y defensora de las mujeres

 Os envío el texto de homenaje que he remitido a las compañeras francesas para que lo lean, ya que me es imposible acudir. Difundídlo, por favor. Antoinette Fouque se lo merece. un abrazo. Lidia Falcón

In memoriam.

Antoinette Fouque

Antoinette Fouque

Antoinette Fouque ha muerto y el feminismo y las mujeres hemos perdido una gran dirigente política, una defensora de las mujeres y de los oprimidos, y una amiga insustituible.

Antoinette entró en mi vida en uno de los momentos más amargos de ella, cuando me encontraba encarcelada en la prisión de Yeserías de Madrid, falsamente acusada de haber participado en un acto terrorista. Y fue de las primeras compañeras que organizó la campaña de solidaridad, que se extendió a medio mundo, a favor de los detenidos y torturados por el régimen franquista, en aquel infame proceso del atentado de la calle del Correo de Madrid. Pero su mérito fue mayor que el de otras y otros camaradas de lucha, porque ella no me conocía, no me había visto nunca y no nos unía entonces ningún lazo de amistad ni colaboración. Sin embargo su voz se alzó para denunciar la horrible política de la dictadura española, para defender nuestra inocencia y para pedir la solidaridad de los intelectuales, políticos, sindicalistas y feministas franceses. El manifiesto que elaboraron las compañeras de Psycopo, el colectivo feminista que Antoinette lideraba, se publicó en Le Monde, costeado por ella. A continuación se puso en contacto con mis hijos y amigos y procedió a traducir al francés mi libro Cartas a una Idiota Española que publicó en su editorial Des Femmes, y más tarde el que escribí en prisión En el Infierno. Ser Mujer en las cárceles de España.

Su campaña inició la que siguieron otros y otras camaradas y amigas en diversos países, como Estados Unidos, pero Antoinette estaba siempre vigilante en la lucha contra todas las opresiones.. No solamente las españolas fuimos beneficiadas por su actividad incesante, muchos otros y otras resistentes a las dictaduras de diversos países recibieron la ayuda política, humana y económica que ella entregaba con enorme generosidad. Su editorial publicó los libros de las mujeres que escribían sobre los sufrimientos que padecían en su país, sobre la teoría feminista que íbamos construyendo entre todas, sobre los testimonios de las vidas femeninas, tan ignoradas y despreciadas hasta entonces. Su revista acogió los artículos y las confesiones de tantas escritoras cuyo trabajo no tenía cabida en las editoriales masculinas.

Antoinette estuvo siempre en primera línea de la lucha política, de la lucha feminista, del testimonio de las mujeres, en una experiencia única, que la llevó a unir la investigación psicológica, a través del psicoanálisis, con el activismo y la resistencia. Dotada de una inteligencia extraordinaria, de una percepción aguda de los caracteres y de la personalidad de sus interlocutoras, la recuerdo –con tanta nostalgia- comentando conmigo todos los acontecimientos del momento, en un análisis certero y rapidísimo.

Su prodigalidad fue conocida, cuando financiaba los libros, la revista Des Femmes en Movement, los viajes y encuentros a los que me invitó, a favor de todas las causas. Su lucha por una Europa de los ciudadanos y de las ciudadanas, que correspondiera al ideal que defendía de libertad, igualdad y fraternidad para todas y todos, es ya proverbial, como los galardones que le otorgaron, y más que hubiera merecido.

Como Antoinette no ha existido otra dirigente feminista, porque a todas sus cualidades unía el extremo valor de superar con un temple sereno y alegre su discapacidad, desdichadamente cada día en aumento, dificultad contra la que las demás que la acompañamos en la lucha no hemos tenido que bregar.

Con ella perdemos una heroína de nuestro tiempo, una obra que difícilmente se repetirá, una compañera sabia, inteligente y buena. Y nosotras, las que luchamos a la par con ella, en diferentes países, las que prometemos seguir su camino y el de otras que nos han precedido, en este terrible combate contra el patriarcado y sus aliados, desdichadamente nos sentimos hoy más solas que ayer. Y hemos de recurrir a todas nuestras fuerzas físicas y a todos nuestros recursos emocionales para no rendirnos, y en su homenaje seguir en la misma trinchera, defendiendo los mismos ideales, exponiéndonos con valor contra el enemigo, que tanto desea derrotarnos.

Nosotras, las feministas españolas, que tanto sabemos de luchas, de derrotas, de desánimos, en toda nuestra historia, y especialmente en este último siglo transcurrido a través del feminismo, de la esperanza que significó la II República, de la horrible tragedia de la Guerra Civil, de la interminable batalla contra la dictadura, de las victorias ganadas y de las frustraciones y desengaños de la actual democracia, homenajeamos a Antoinette Fouque como la heroína que ha sido de este siglo.

Y hoy que conocemos la muerte en prisión de Isabel Aparicio por falta de atención médica, en la que se considera España democrática, sabemos que nos hacen falta muchas más como Antoinette para seguir defendiendo a las presas y los presos maltratados en las cárceles, incluyendo las de países que presumen de democracias avanzadas, denunciando el poder cruel, en el que prima únicamente el beneficio económico en contra de las personas, en el que todas las opresiones e injusticias golpean más fuertemente siempre contra las mujeres. Y le prometemos cumplir su legado con fidelidad y valentía.

In memoriam.

Madrid, 2 de abril 2014.

barra separadora2

Noticia en Público.es

Antoniette Fouque

Muere Antoinette Fouque, feminista, escritora, psicoanalista y periodista

La exdiputada en el Parlamento Europeo fue directora de la revista ‘Des Femmes en Mouvement’, de la librería ‘Des Femmes’, del colectivo feminista Psicoanalysis et Politique, y lideró durante cincuenta años las luchas de las francesas por la igualdad.

Antoinette Fouque ha muerto en París hace dos días. Este es el año de la desaparición de grandes mujeres y hombres que lucharon bravamente por sacar a sus países de la miseria y la barbarie en que las guerras del siglo XX los habían sumido.

Antoniette Fouque ha sido una de las más destacadas dirigentes del Movimiento Feminista francés. Psicoanalista, escritora, creadora y directora de la revista Des Femmes en Mouvement, de la librería Des Femmes, del colectivo feminista Psicoanalysis et Politique, lideró durante cincuenta años las luchas de las francesas, desde los años sesenta. Las demandas feministas del aborto, de la paridad, de la igualdad de salarios, de la participación de la mujer en los puestos de dirección, tuvieron en su revista y en sus libros la difusión que otras editoriales les negaba.

Publicó decenas de títulos de autoras de muchos países: francesas, españolas, argelinas, vietnamitas, mientras a la vez, y como compromiso ineludible para quien entendía el feminismo como la lucha global contra las injusticias y explotaciones, era solidaria de todas las luchas de liberación: las del Tercer Mundo y las de España.

Fouque escribió un hermoso manifiesto contra la represión franquista que publicó en ‘Le Monde’

Antoinette Fouque fue la primera que inició la campaña a favor de los procesados por el atentado de la calle del Correo de Madrid. Des Femmes escribió un hermoso manifiesto contra la represión franquista que publicó en Le Monde, pagando la página entera. Organizó un comité de solidaridad en el que se incluyeron Sartre, Simone de Beauvoir, Ionescu y numerosos intelectuales más, que reclamó insistentemente nuestra libertad. Y a la vez tradujo y publicó en su editorial varios libros de los que estábamos en prisión.

Nunca terminó su tarea militante. Diputada en el Parlamento Europeo, llevó la voz y las demandas de las mujeres y de los emigrantes a una Europa egoísta, machista y racista.

Y todo ello lo hizo durante más de medio siglo padeciendo una cada vez más grave limitación física. Sufrió poliomielitis de niña y durante muchos años pudo moverse difícilmente con muletas, hasta que en la madurez un nuevo ataque la confinó en una silla de ruedas, que dirigía con un mando eléctrico, donde cada vez tenía menos movilidad.

Antoniette Fouque pertenecía a esa generación de gigantes que conocía bien el enemigo fascista y machista por haberlo sufrido directamente, en un siglo que forjó héroes y heroínas como ya no nacen.

 

La féministe Antoinette Fouque est morte

DISPARITION – Psychanalyste, elle avait cofondé le Mouvement de libération des femmes (MLF) en 1968

Antoinette Fouque, cofondatrice du Mouvement de libération des femmes (MLF) en 1968, est décédée dans la nuit de mercredi à jeudi à Paris à l’âge de 77 ans, ont annoncé vendredi soir “ses amies du MLF”.

Figure historique du féminisme français des années 70, créatrice et directrice des éditions des Femmes (1973), elle fut l’animatrice du groupe “Psychanalyse et Politique”, l’un des courants majeurs du féminisme en France. Elle avait été députée européenne (Radicale) de 1994 à 1999.

Une formation littéraire. Née le 1er octobre 1936 à Marseille, Antoinette Fouque, diplômée d’études supérieures de lettres et docteur en sciences politiques, est d’abord enseignante (1961), et parallèlement, à partir de 1964, critique littéraire et traductrice, notamment aux Cahiers du Sud et à La Quinzaine littéraire.

En 1968, elle participe à la fondation du MLF, au sein duquel elle fonde et anime le groupe “Psychanalyse et Politique”. Dans la foulée de la création des éditions des Femmes, elle ouvre trois librairies “Des Femmes” à Paris, Lyon et Marseille, dirige Le Quotidien des femmes (1974), puis Femmes en mouvement (1978-1982), et inaugure la Bibliothèque des voix, composée de livres-cassettes.

Devenue entre-temps psychanalyste, Antoinette Fouque préside l’Alliance française de San Diego aux Etats-Unis (1986-1988), avant de fonder en 1989 L’Alliance des femmes pour la démocratie, dont elle sera présidente.

Une seconde carrière politique. Dans les années 90, cette théoricienne du féminisme, aux positions souvent controversées, s’engage nettement sur le terrain politique. Chargée de mission auprès de Michèle André, secrétaire d’Etat aux Droits des femmes en 1990, elle fonde deux ans plus tard le club Parité 2000, avant d’être élue au Parlement européen en 1994, sur la liste “Energie radicale” de son compatriote marseillais Bernard Tapie.

A Strasbourg, elle sera vice-présidente de la commission des Droits de la femme, et déléguée de l’UE à la conférence mondiale des femmes à Pékin (Chine) en 1995. Parallèlement, elle est chargée de séminaires en sciences politiques et directrice de recherches à l’université de Paris-VIII Saint-Denis.

 

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.