Alcance de los problemas de convivencia escolar y propuestas para avanzar.

Convivencia_escolar

Pedro Escolar. Portavoz de STECyL-i.

Según el Informe del Observatorio de la Convivencia, en el Curso 2012/2013, el total de incidencias de convivencia en los centros de Castilla y León fueron 21.966 (23.460 en el curso anterior). De éstas, las relacionadas con el desarrollo de las tareas académicas (disrupción escolar) sumaron 16.891 (77%) -18.534, (79%) en el 2011/12- y las incidencia en la relación directa entre el alumnado y el profesorado (incluye agresión verbal y/o física) fueron 609 (2,8%) – en el curso anterior   sumaron 606 (2,6%), aunque muy pocos de éstos últimos precisaron del Servicio de Asistencia jurídica* y acabaron en juicio.

Las incidencias en las relaciones entre el alumnado computaron 3.185 (3.088; 13,16% en el 2011/12). De éstas los posibles casos de acoso/intimidación entre iguales (“bullyng”) detectados por los centros fueron 203 (0,06% del alumnado); en el anterior 166. De ellos fueron confirmados y comunicados al servicio de inspección 24 en el curso 2012/13 y 8 en el anterior.

Finalmente, señalar que sobre el total de incidencias comunicadas por los centros (casi veintidós mil, como dijimos) las relacionadas con destrozo y robo de materiales fueron el 3,7% (el 3,5% en el anterior) y las llamadas faltas graves de interacción entre iguales supusieron el 1,2% (1,1% en 2011/12).

Por centros (el número de centros incluidos en las actuaciones de convivencia es de 1.115) aproximadamente un cuarenta por ciento no reseñan ninguna incidencia y menos de un tres por ciento tienen cincuenta o más alumnos/as con incidencias. Si consideramos las medidas de corrección llevadas a cabo, sólo el 4% de las incidencias acabaron en apertura de expediente y el número de alumnos/as con expediente abierto se aproxima a 850 (un 0,24% del alumnado); también se observa que un 81% de los centros (904) no han abierto ningún expediente. Entre el total de las actuaciones de corrección, más de un 17% son actuaciones de mediación y de acuerdo reeducativo, Así las cosas, concluye en Observatorio para la convivencia escolar de Castilla y León “La situación de la convivencia escolar en Castilla y León es satisfactoria. Apenas se registran problemas graves de convivencia en los centros. Esta situación es debida al carácter preventivo de muchas de las actuaciones incluidas en los Planes de convivencia que actúan directamente en beneficio de la convivencia escolar.

También el Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar realizó en el curso 2007/2008 un estudio sobre la convivencia en Secundaria en el que participaron 301 centros de Educación Secundaria de todo el Estado, 23.100 alumnos/as y 6.175 profesores.  La situación que describe el estudio puede calificarse de buena, aunque persisten problemas que es preciso abordar a fondo.

La mayoría del profesorado y del alumnado (entre el 85 y el 90%) valora positivamente el clima de convivencia que hay en el centro y las relaciones entre alumnos, entre profesores y de ambos entre sí.

Pero también este estudio pone de manifiesto problemas de convivencia: Así, la mayoría de los profesores mantienen una relación difícil con otros sectores no profesionales y más del 10% manifiestan que dejarían la profesión si pudieran. Un 1,5% del profesorado dice haber sufrido con frecuencia o muchas veces insultos por parte del alumnado y un 0,6% haber sido objeto de agresiones físicas.

En cuanto a la interacción de las familias con el profesorado, el 0,7% reconoce haber recibido con frecuencia un trato ofensivo por parte de los padres y un 0,2% habérselo dado a los padres. Pero, aun siendo poco frecuente el trato ofensivo entre familias y profesorado, la violencia entre ambos es especialmente preocupante e indicadora de un déficit muy grave en la tarea educadora.

Sobre las conductas disruptivas se dan sobre todo en los primeros cursos de la ESO. Estos comportamientos disruptivos están protagonizados en un 75% por alumnos varones; dos tercios son alumnado repetidor; una cuarta parte del alumnado acumula el 70% de las sanciones. Entre el profesorado, un 75% manifiesta que apenas tiene problemas y un 25% promueve la mayoría de los procedimientos sancionadores por comportamientos disruptivos. Los incidentes están muy vinculados a la metodología y recursos del profesorado y no se producen por igual en todas las asignaturas.

Para más información y situación por provincias se puede Consultar los Informes del Observatorio en esta página web: http://www.educa.jcyl.es/convivencia/es/informacion-especifica/observatorio/informes-anuales-convivencia

Para mejorar la convivencia escolar, tal y como señala el Observatorio autonómico “es preciso seguir incidiendo en la necesaria implicación de todos los sectores de la comunidad educativa en la mejora de la convivencia, profesorado, alumnado y, en especial, familias dado el importante papel que juegan en la educación de sus hijos”. Pero también los/as docentes queremos añadir que el clima escolar en las aulas se puede mejorar aplicando un conjunto complejo de medidas educativas y sociales que permitan al profesorado atender a la diversidad de las aulas, atenuando las actitudes de objeción escolar y la sensación de fracaso.

La Administración educativa primero debería de dotar de más recursos humanos (entre ellos profesorado de servicios a la comunidad- trabajadores/as sociales-) y materiales a los centros que tienen más problemas. Además habría de favorecer el trabajo en equipo del profesorado que imparte clases al mismo grupo de alumnos/as, propiciar un mayor reconocimiento de la tutoría y la mejora de la formación inicial y permanente del profesorado. Es necesario también adecuar las ratios a la diversidad, eliminar el exceso de burocracia innecesaria que está aumentando exponencialmente en los últimos cursos y promover la reflexión conjunta de los docentes en los claustros.

El clima del aula puede mejorar además con contenidos y metodologías que animen la participación y el interés del alumnado y contando con sus valoraciones y propuestas para mejorar nuestros centros. También tiene importancia que los centros reflexionen sobre sus normas y sus planes de convivencia, mejorando en asuntos de prevención y en la mediación de los conflictos así como en la aplicación rigurosa del régimen disciplinario vigente en los centros educativos.

Pero además y fundamentalmente con la colaboración e implicación de madres y padres, animando las expectativas ante la educación de sus hijos y los valores que se trasmiten en los hogares, entre ellos el respeto hacia sus enseñantes. No queremos ejercer jurisdicción propia. No queremos ni porras ni gorras. Pedimos respeto. Somos únicamente maestros y maestras, profesores y profesoras como nos denominan.

Nuestra tarea es “imponer/transmitir conocimiento” y asimismo motivar al aprendizaje, favorecer el pensamiento científico, la discusión razonada, el diálogo, y la convivencia democrática. Pedimos que se nos facilite desde la administración y las familias, que no han de olvidar una obviedad: la autoridad en el aula la tiene el profesor/a.


Convivencia_escolar

Stecyl reclama más medios para abordar los problemas de convivencia en los centros y un mayor reconocimiento a la función y profesionalidad del profesorad

… retrato alarmista de la situación de la convivencia en los centros docentes sin negar la existencia de problemas de convivencia escolar.

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Simple Share Buttons