Carta al director. Una baremación más justa

Espacio de Opinión

Una profesora interina, que prefiere mantener su anónimato para evitar represalias, replica en esta carta al director a la consejera de Educación en funciones, Rocío Lucas, sobre su deseo de una baremación más justa para los opositores sin experiencia.

Mano_alzada

Suena mi despertador a las 7:00 horas. Otro día más dispuesta para ir a trabajar.

Mientras desayuno enciendo como todos los días la Tablet para ver las noticias.

Sntmi mi sorpresa veo un artículo «Baremación más justa para los opositores sin experiencia«, en el que cual nuestra consejera educativa en funciones, Rocío Lucas, muestra su desacuerdo con la baremación planteada en las oposiciones educativas.

Lo leo perpleja, estupefacta, rabiosa, dolida, TRISTE… un montón de sensaciones se agolpa en mi mente.

Sra. Lucas: soy INTERINA, llevo casi 30 años trabajando como maestra/profesora para la administracaión. En un primer momento para el MEC y desde que la Junta tiene las competencias educativas, para la Junta de Castilla y León.

Permítame que le cuente mi experiencia personal. No porque considere que soy «importante» sino porque mi realidad refleja la de muchos interinos que han sufrido y padecido durante años el ninguneo y abandono por parte de la administración.

Las primeras veces que oposité para conesguir una plaza de maestra, existía un «pacto» allá por los años 90, mediante el cual accedieron a la función pública miles de interinos que llevaban años trabajando. En aquel momento se valoraba toda la experiencia y muchos compañeros actuales accedieron incluso cn un 0,5 de nota de examen. Necesitaba para poder entras 16,5 puntos. Algo inalcanzable. Pese a obtener un 8,5 en el examen, lógicamente no sólo no obtuve plaza, sino que ni siquiera pude entrar como interina.

Tras dos años trabajando «de cualquier cosa» conseguí entrar de interina. Por fín podía trabajar en lo que me gustaba, aunque ahí comenzó mi calvario personal.

Tengo varias especializaciones, que me he ido sacando poco a poco, más de 5.000 horas de formación. He hecho «de todo» en los colegios que me ha tocado trabajar. Incluso he trasladado mesas y armarios de un edificio a otro por cambio de colegio (eso antes lo hacíamos los maestros). Algo actualmente impensable…

He sido tutora de prácticas, de muchos alumnos, pese a no tener la plaza.

A pesar de todo, siempre he trabajado con una sonrisa y sobre todo me he preocupado por mis alumnos. Simplemente porque la enseñanza ES MI VIDA. Sólo así he podido aguantar tantos años.

He sufrido «los números clausus ocultos, pero reales» oposición tras oposición. He salido publicada en varias ocasiones como aprobada, pero continúo como interina. No tenía puntos de experiencia y me quedaba fuera. Actualmente tengo esos puntos pero sigo obteniendo cuatro con lo que sea y no puedo entrar. He llegado a tener de nota final hasta 4,99999.

He llorado, sufrido e incluso he necesitado ir al psicólogo para poder seguir opositando…

Y sigo aquí.

He aceptado sustituciones de un día. En mi coche he llevado ruante años una maleta con lo imprescindible, para poder marcharme inmediatamente donde me llamasen a trabajar, o simplemente por si nevaba y no podía volver a mi domicilio.

En algunos centros, (afortunadamente los menos) he sufrido situaciones de verdadero «acoso laboral» por parte de algunos compañeros, simplemente por ser interina.

Y sigo aquí.

He visto como compañeros opositores, han ido abandonando, porque ya no aguantaban la presión y no se sentían capaces de seguir, pese a ser unos profesionales excelentes porque eran incapaces de sacar la plaza. Usted no es consciente de la presión que se tiene año tras años en una oposición, contando que cada año a pesar de seguir estudiando, los años se echan encima y no es tan fácil memorizar, las cargas familiares van aumentando y todo se vuelve cada vez más difícil y complicado…

Mi salud se ha visto afectada en varias ocasiones por la presión de las oposiciones.

Llegándome a aconsejar mi médico de cabecera, que abandonase, que cambiase de trabajo o me iba a costar caro. Pese a eso no he faltado, más que lo estrictamente necesario, de mi trabajo.

Y que decir de los kilómetros y kilómetros que he hecho a mis coches, he llegado algún año a hacer 40.000, porque me tocaba lejos de mi domicilio y para seguir conciliando mi vida familiar, era lo que tocada.

Y sigo aquí.

Sra. Lucas: ADORO ENSEÑAR. ES MI VIDA. Y sin embargo, leyendo artículos como el de esta mañana me hacen plantearme el abandonar. Porque una y otra vez nos siguen NEGANDO la justicia.

¿Qué delitos hemos cometido?

Simplemente trabajar durante años para la administración, sea donde sea, y haciendo lo que sea (le recuerdo que las peores plazas son siempre para los interinos). Nunca nos hemos quejado, siempre hemos aguantado en silencio, tenemos asumida nuestra realidad, siempre hemos sido «ciudadanos cero». Ahora, quieren hacernos creer que somos los causantes de la degradación educativa, que no tenemos suficiente nivel.

Me entristece ver, que pese a mis casi 30 años de trabajo, no soy nadie. Usted no valora mis años de experiencia, pese a haber desempeñado multitud de funciones. Porque no se le olvide, que en uncentro educativo, no hay situaciones administrativas, sino aulas a las que atender. Y los interinos, realizamos LAS MISMAS funciones que un maestro/profesor con oposición.

Usted aboga por mejorar la educación, totalmente de acuerdo, necesitamos personas con aptitud y actitud pedagógica, no «titulitis» cuando todos sabemos lo «fácil» que es hoy en día conseguir una nueva habilitación, reconocida por la Junta, si se pone el dinero necesario y se busca una de las múltiples universidades privadas.

En nuestros centros, un profesor de cada cuatro es interino. Nosotros no somos culpables. La administración no ha sacado las plazas suficientes año tras año. Fomentando la interinidad, porque les convenía, ya no no nos pagaban ni trienios ni sexenios, algo ilegal, derecho que tuvimos que pedir en los tribunales.

Y ahora que, Europa le exige reducir la tasa de temporalidad, por incumplimiento, quiere culparnos a nosotros. Siempre nos han negado la justicia, y veo que seguirá siendo así. Le insisto: somos VICTÍMAS, NO VERDUGOS.

Hemos sido la generación «castigada» intermedia, no hemos llegado a nada, ni al inglés ni a la informática, hemos padecido multitud de cambios en leyes educativas. Ya todo nos hemos adaptado. llegando incluso a ser parte de los Equipos directivos, lo que tocaba en cada momento…

He tenido que recurrir en los tribunales por el sistema injusto de oposiciones y cuando y ame encontraba harta y casnada de poner mi dinero personal, por fin reconocieron por sentencia lo injusto del sistema opositor y a alguno (pocos) de mis compañeros opositores les dieron la plaza. Plaza, que por cierto, habían «sudado» a pulso. Esto no salió casi en prensa, no interesa.

Pedimos justicia, también para nosotros. Que se nos reconozca toda nuestra experiencia. ESTAMOS ORGULLOSO DE NUESTROS AÑOS COMO INTERINOS, eso nos ha enriquecido como personas y como profesionales. Esa es nuestra mejor aptitud pedagógica, el reconocimiento de padres, alumnos y de compañeros que hemos tenido durante años. Pese a no ser APTOS para la administración. Aunque sí lo somos para desempeñar el trabjao requerido año tras año.

No nos abandonen nuevamente.

NO ES UN PREMIO.

Es nuestro derecho.

Señora Lucas: en su artículo pide justicia para la gente que no tiene expriencia. ¿Y por qué no para nosotros también?

En otras administraciones (Sanidad, Justicia…) se realizan oposiciones restringidas para interinos donde se cuenta toda la experiencia… y NO son ilegales.

Hay que promover que la gente joven se queden en nuestros pueblos, en nuestra comunidad. Deben quedarse, tiene que exister el cambio generacional. Seguro que se le ocurren multitud de soluciones para que eso suceda.

Pero por favor… ladefensa de unos no pueden conllevar NUNCA la criminalización de otors.

No somos criminales, sólo somos víctimas.

Fdo: Una interina de tantas

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.