El Ministerio de Educación debe dejar de dar la espalda al profesorado

EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN DEBE DEJAR DE DAR LA ESPALDA AL PROFESORADO

Entre las 24 medidas para la mejora de la profesión docente, ni una sola supone un avance en los derechos del profesorado, mientras se eleva el nivel de exigencia

El jueves pasado, 27 de enero, el Ministerio de Educación presentaba el documento “24 propuestas de mejora para la reforma de la profesión docente”. Este texto pretende ser la base para la elaboración de un futuro estatuto docente, que la LOMLOE obligaba a presentar al Ministerio en el plazo de un año desde su entrada en vigor.

Después de una primera impresión genérica emitida el mismo día de la entrega del documento, la Confederación de STEs-i quiere hacer una valoración más sosegada de la propuesta ministerial. Y esa valoración -desgraciadamente- coincide con las percepciones que tenemos del trato que, en diversos temas, el Ministerio de Pilar Alegría está dispensando al profesorado: el reconocimiento de la labor docente no deja de ser palabrería hueca en declaraciones de los responsables ministeriales, que cada vez que los hechos le ponen en disposición de actuar y legislar, siempre lo hacen en contra del prestigio de profesoras y profesores y no promueven medida alguna que le beneficie. Al contrario, las iniciativas que van adoptando nunca suponen una mejora de las condiciones de trabajo y sí mayores obligaciones y exigencias.

Si las condiciones en las que el profesorado está teniendo que enfrentarse a la pandemia en las aulas este curso ha llevado a situaciones críticas en numerosos centros, la propuesta del Ministerio presentada la semana pasada para reformar la profesión docente supone un nuevo golpe a la imagen y a las aspiraciones del profesorado. El profesorado ha queda expuesto ante la opinión pública como primer objeto de crítica, cuando se pretende mejorar la calidad de la enseñanza. En las propuestas ministeriales se reflejan distintas medidas que elevan el nivel de exigencia hacia la profesión docente, tanto para acceder a ella, como en el ejercicio de la misma. Sin embargo, ese endurecimiento no tiene correspondencia con una mejora de las condiciones laborales, que no se contempla en ninguna de las 24 propuestas elaboradas por el Ministerio de Educación.

Resulta lamentable que diez años después de los recortes del año 2.012, todavía no se hayan recuperado para todo el profesorado, las condiciones laborales que existían hasta entonces. Es muy decepcionante que, cuando se aborda una regulación de la profesión docente, el Ministerio solo se preocupe de elevar el nivel de exigencia hacia el profesorado y no reconozca de manera efectiva, ninguna compensación.

El malestar dentro del colectivo es, cada vez mayor. Centrados, como estamos, en resolver situaciones muy complicadas y en las que la salud y el bienestar de las personas es la primera prioridad, el esfuerzo docente se dirige a atender clases más numerosas que el curso pasado (hay 13.000 docentes menos en nuestras aulas que en el curso 2020/21). En el mes de enero la situación ha sido de auténtico caos en muchos centros educativos, con el número de contagios disparado, con muchas sustituciones sin cubrir y con el problema añadido de quien tiene menores a su cargo confinadas por contacto, pero no positivos, sin poder solucionarlo.

Pero la paciencia no es eterna y tiene límites y la Confederación de STEs-i va a estar muy atenta al sentir del profesorado para modular las manifestaciones de protesta por una situación cada vez más injusta.

CAMPAÑA PARA EL ACCESO DEL PROFESORADO TÉCNIDO DE FP AL GRUPO A1

 

La primera acción que vamos a llevar a cabo los STEs es una campaña para exigir el acceso del Profesorado Técnico de Formación Profesional al grupo A1. La LOMLOE, en vigor desde enero de 2.021, establece en su disposición adicional undécima que “se integran en el cuerpo de profesores de enseñanza secundaria las especialidades de formación profesional incluidas en el cuerpo a extinguir de profesores técnicos de Formación Profesional…”. Trece meses después, el Ministerio no solo no ha hecho efectiva esta disposición, sino que ni siquiera ha iniciado el proceso para desarrollarla. Ante ello, vamos a iniciar una campaña para reivindicar que el profesorado técnico de FP tenga las mismas condiciones que sus compañeros del Cuerpo de Secundaria, con los que comparte centro de trabajo y alumnado. Esta campaña tendrá dos vertientes:

  • La exigencia de la integración inmediata en el Cuerpo de Secundaria de todo el profesorado de FP con la titulación necesaria. Esa integración debe hacerse de manera automática y con efecto retroactivo de enero de 2021.
  • Petición de que se abra la negociación para determinar las titulaciones equivalentes a efectos de docencia que permitan acceder al subgrupo A1 al resto de PTFP que en su momento accedieron a dicho cuerpo con una titulación diferente a la que se contempla en la Disposición Adicional Undécima de la LOMLOE. Consideramos que la apertura de negociaciones para la elaboración del Estatuto Docente debe ser el momento adecuado de abordar esta reivindicación.

De la misma manera, la Confederación de STEs-i va a valorar la propuesta recibida por parte de colectivos de este profesorado para convocar una concentración en la fecha en la que se apruebe la Ley de Formación Profesional, actualmente en trámite parlamentario, en demanda de las reivindicaciones expuestas.

Esta puede ser la primera de un proceso de protestas, si el Ministerio de Educación no varía sustancialmente su forma de actuar hacia el profesorado. De momento, debe cambiar de manera considerable su propuesta de reforma de la profesión docente.

Secretariado de STEs-intersindical.

2 de febrero de 2.022

 

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.