Es necesario introducir nuevas medidas ante la actual situación de crisis pandémica

EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS NO PUEDEN PONER EN JUEGO LA SALUD DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA

La vuelta a las clases tras el periodo vacacional navideño está suponiendo una prueba especialmente dura para toda la comunidad educativa, en la actual situación de crisis pandémica, con los contagios disparados y ninguna medida adicional con respecto a las habilitadas a principio de curso.

En Castilla y León con la prórroga del acuerdo de medidas educativas derivadas de la situación de pandemia por COVID-19 a finales de julio de 2021 se garantizó el mantenimiento de los desdobles en las aulas y la contratación de profesorado. La realidad nos ha dado la razón y la sexta ola está siendo especialmente complicada en nuestros centros.

En este momento es necesario introducir nuevas medidas, y esto supone una mayor implicación de los responsables educativos apostando por la salud de su profesorado. Es necesario que se aborde (como hace tiempo que venimos exigiendo) la situación particular de aquellos docentes que, por diferentes razones, por ejemplo: por patologías crónicas, profesoras embarazadas, etc. están más expuestos y su salud corre más peligro que el resto de personas que trabajan en los centros educativos. Desde la Confederación de STEs-i y STECyL-i exigimos que se busque una solución para todas estas personas y que les evite estar expuestas al contagio dentro de un aula, al menos durante este periodo álgido de casos producidos por la variante Ómicron.

La sustitución inmediata del profesorado de baja es también imprescindible para evitar la multiplicación de contagios. Ni se puede permitir que se pierdan horas de clase, ni mucho menos arriesgar la salud de la comunidad educativa teniendo que pasar cada hora por un aula, diferentes profesores para cubrir una sustitución, exponiéndose así a más contagios. Si el actual ritmo de contagios se mantiene durante mucho tiempo, puede que haya centros que entren en una situación de colapso por falta de profesorado, los equipos COVID están desbordados y no podemos esperar a que esto ocurra para tomar medidas.

Es necesario asegurar que todos los centros educativos dispongan de todo el material anti-COVID necesario, especialmente mascarillas FFP2 para todo el profesorado que son las que permiten mayor seguridad. También exigimos, para este periodo invernal, que se revisen las dotaciones de los medidores de CO2 que se instalaron en febrero de 2021 en los centros educativos de nuestra comunidad que van a contribuir a regular de manera más racional la ventilación y, en consecuencia, a hacer un poco más confortables las aulas, precisamente ahora en la parte del curso más cruda climatológicamente hablando.

Pedimos también que se realicen telemáticamente todas las actividades (reuniones de órganos colegiados, de coordinación, etc.) que no son propiamente lectivas.

En definitiva, exigimos a los responsables educativos que no miren hacia otro lado ahora que los problemas derivados de la variante Ómicron están golpeando con dureza en los centros educativos de nuestro país. La situación que nos hemos encontrado en esta vuelta a clase de enero es complicada, pero puede volverse caótica si los contagios siguen creciendo y por parte de las Administraciones no se toman medidas. La comunidad educativa apuesta por mantener la enseñanza presencial, pero esto requiere dotar a los centros del profesorado y de los medios y medidas que la hagan sanitariamente segura.

El Secretariado de STECyL-i, 13 de enero de 2.022

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.