El Ministerio de Educación envía los borradores del nuevo currículo para Primaria (6-12 años) a las autonomías

  • Los nuevos contenidos de la asignatura de Lengua Castellana y Literatura en la Educación Primaria hacen hincapié en saber buscar fuentes de información fiables, detectar riesgos de manipulación y desinformación, y valorar la diversidad lingüística y acentual de España, en la que cada variedad geográfica tiene su norma culta y, por tanto, “no puede establecerse una de ellas como la más ‘correcta’”.

Los borradores del nuevo currículo para Primaria (6-12 años), han sido enviados por el Ministerio de Educación a las autonomías para su debate y van desde la nueva asignatura de Educación en Valores Cívicos y Éticos, a la Educación Física, Lengua Extranjera y Conocimiento del Medio Natural, entre otras.

Lengua Castellana y Literatura

Los contenidos de Lengua Castellana y Literatura se organizan en torno a las estrategias relacionadas con hablar, escuchar, leer y escribir para proporcionar al alumnado herramientas que le permitan responder a “los retos de la sociedad del siglo XXI, que demanda personas cultas, críticas y bien informadas”.

Los niños deberán ser capaces de hacer un uso eficaz y ético de las palabras; ser respetuosos hacia las diferencias; con capacidad de transformar la información en conocimiento y de aprender por sí mismos, trabajar en equipo, y comprometidos con el desarrollo sostenible, la defensa de los derechos humanos y la convivencia.

El elemento clave de este currículo son las competencias específicas, que identifican qué, cómo y para qué queremos que el alumno haga sus tareas de aprendizaje.

La primera de estas competencias se orienta al reconocimiento de la diversidad lingüística y dialectal del entorno y de España, para “favorecer actitudes de aprecio hacia la diversidad étnica y cultural, combatir prejuicios y estereotipos lingüísticos”.

“El castellano es una lengua universal y policéntrica, con una enorme diversidad dialectal, en la que cada variedad geográfica tiene su norma culta. No puede, por tanto, establecerse una de ellas como la más ‘correcta’”, explica el documento ministerial.

Por otra parte, afirma que “saber leer hoy implica también saber navegar y buscar en la red y seleccionar información fiable con distintos propósitos”.

En consecuencia, subraya la importancia de saber buscar, seleccionar y contrastar información procedente de dos o más fuentes, de forma planificada y con el debido acompañamiento, evaluando su fiabilidad y reconociendo algunos riesgos de manipulación y desinformación.

Otras competencias esenciales son: comprender e interpretar textos orales identificando el sentido general y la información más relevante; producir textos orales con coherencia, claridad y registro adecuados para expresar ideas, sentimientos y conceptos; entender textos escritos, reconociendo el sentido global, las ideas principales y la información explícita, y leer y analizar obras o fragmentos literarios.

Lengua Extranjera

En cuanto a la nueva asignatura de Lengua Extranjera en la Primaria se señala que su objetivo será tanto la adquisición de la competencia comunicativa como el desarrollo y enriquecimiento de “la conciencia intercultural” de los alumnos, favoreciendo “la curiosidad por el conocimiento de otras realidades sociales y culturales”.

Los niños deberán poder comprender el sentido general e información concreta de textos breves y sencillos; producir textos de manera estructurada; interactuar con otras personas usando expresiones cotidianas, y apreciar la diversidad lingüística, cultural y artística a partir de la lengua extranjera identificando las diferencias y semejanzas entre lenguas y culturas para aprender a “gestionar situaciones interculturales”.

“En la Educación Primaria, la interculturalidad, que favorece el entendimiento con los demás, merece una atención específica porque, a diferencia de otros aspectos, es probable que no se encuentre en la experiencia previa del alumnado y que su percepción esté distorsionada por los estereotipos y constituya el origen de ciertos tipos de discriminación”, añade el documento, al que ha tenido acceso.

Educación en Valores Cívicos y Éticos

La nueva asignatura de Educación en Valores Cívicos y Éticos, que se impartirá en primaria a partir del curso 2022-2023, abordará problemas de carácter ético y fomentará el compromiso de los alumnos con valores como la justicia, la paz, la solidaridad, la igualdad de género y el rechazo a la violencia.

En cuanto a los contenidos de la nueva materia de Educación en Valores Cívicos y Éticos, el texto traza cuatro ámbitos competenciales fundamentales.

El primero es el del autoconocimiento y el desarrollo de la autonomía personal; el segundo, la comprensión del marco social de convivencia y el compromiso con los principios, valores y normas que lo rigen; el tercero se refiere a la adopción de actitudes compatibles con la sostenibilidad del entorno y, finalmente, el cuarto, dedicado a la educación de las emociones, se ocupa de desarrollar la sensibilidad y la actitud afectiva adecuada con respecto a los valores y problemas éticos, cívicos y ecosociales.

Educación Física

Incorpora, entre otros, conocimientos relacionados con la vida activa y saludable -física, mental y social-, y la autorregulación emocional e interacción social en situaciones motrices.

Matemáticas

La nueva asignatura de Matemáticas para Primaria que prepara el Gobienco tendrá un «sentido socioemocional» con el objetivo «combatir actitudes negativas hacia la materia» y ayudar a los alumnos a «gestionar sus sentimientos» y pretende «erradicar ideas preconcebidas con el género» con el fin de «fomentar el bienestar del alumno y el interés por las Matemáticas».

La doctrina de la OCDE atribuye la falta de vocación entre las chicas en esta disciplina a la «poca confianza que tienen las niñas en sí mismas respecto a su dominio de las Matemáticas». El Ministerio de Educación busca así «empoderarlas para que le cojan el gusto a la disciplina».

El Ministerio ha estructurado los ‘saberes básicos de las Matemáticas’ en «sentidos». En dichos principios añade a los básicos que ya estaban (el sentido numérico, el de la medida, el espacial, el algebraico y computacional y el estocástico – la interpretación de datos -) el «sentido socioemocional» que trata de desarrollar «destrezas personales» para «reconocer las fuentes de estrés, mantener una actitud positiva, ser perseverante y pensar de forma crítica y creativa», tal y como afirma el borrador. El docuemnto también plantea como actividad «esencial» dar a enseñar a los alumnos las contribuciones de las mujeres a las Matemáticas a lo largo de la Historia.

Esta nueva perspectiva de género en las Matemáticas estará presente en el primer ciclo de Primaria (entre seis y ocho años) y en el tercer ciclo (entre los 10 y los 12 años) y también estará vigente en otras asignaturas como Educación Artística y Educación Física.

Orientación

El segundo ciclo de Primaria (entre ocho y 10 años) no quedará excluido de las nuevas perspectivas de género en cuanto a Educación. En tercero y cuarto de Primaria se impulsarán las tutorías de orientación académica y profesional «que incluyan el progresivo descubrimiento de las profesiones y la generación de intereses vocacionales libres de estereotipos sexistas». La idea es orientar a los alumnos desde estas edades a que las niñas se quieran dedicar a profesiones como ingenieras y los niños, maestros.

En el modelo competencial que presenta el Ministerio pierden peso los contenidos «memorísticos» y lo ganan las «destrezas» al igual que en la educación en la igualdad entre hombres y mujeres, en diversidad, o en ecologista, tal y como apunta el borrador.

Nueva asignatura de Educación en Valores Cívicos y Éticos

Se impartirá en primaria a partir del curso 2022-2023, abordará problemas de carácter ético y fomentará el compromiso de los alumnos con valores como la justicia, la paz, la solidaridad, la igualdad de género y el rechazo a la violencia.

El borrador de real decreto que el Ministerio de Educación ha enviado a las comunidades para su debate, afirma que la Educación en Valores es un requisito para el ejercicio responsable de la ciudadanía y da las herramientas para adoptar un compromiso activo con los principios y normas de la convivencia democrática.

En segundo lugar, contribuye a la formación intelectual, moral y emocional necesaria para que “niños y niñas comiencen a construir su propio proyecto vital y emprendan una reflexión propia en torno a los retos del siglo XXI”.

La nueva materia se estructura en cuatro ámbitos: convivencia, autococimiento y autonomía personal; actitudes compatibles con la sostenibilidad del entorno y la educación de las emociones.

Dentro del primero se trata de deliberar y argumentar sobre problemas de carácter ético, buscando y analizando información fiable, para promover el autoconocimiento y la autonomía moral.

De esta manera, los escolares deben aprender a dirigir su conducta según criterios propios, equilibrar sus impulsos y gestionar sus emociones para, de este modo, constituirse como “ciudadanos libres y responsables, con dominio de sus actos y de sus vidas”.

En segundo lugar, se pretende que los niños aprendan a actuar e interactuar acorde a normas y valores cívicos y éticos que fomenten una convivencia pacífica, respetuosa, democrática y justa.

En este caso, el objetivo último es que el alumno adopte valores y actitudes de forma motivada y autónoma, analizando racionalmente conflictos cercanos, y ponderando aquellos ideales y comportamientos que permiten y enriquecen la convivencia, especialmente los que se derivan de los derechos humanos y los principios constitucionales.

En tercer lugar, se trata de generar hábitos responsables con el medio ambiente, actitudes empáticas con el resto de los animales, y sensibilidad ante las injusticias; todo ello a través de actividades que promuevan el conocimiento y cuidado por el planeta, la reflexión sobre nuestras acciones en él, y la consolidación de estilos de vida saludables y sostenibles.

Otro de los objetivos será la asunción de un compromiso activo con valores como la justicia, la paz, la solidaridad, la igualdad de género, el rechazo a la violencia y el respeto por las minorías y las diferentes identidades humanas y personales, a partir del diálogo sobre el problema local y global de la pobreza, la conducta sexista, la violencia contra las mujeres, y los conflictos bélicos.

Comparte:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.